Inicio » Más participación laboral femenina para mejorar ingreso familiar

Más participación laboral femenina para mejorar ingreso familiar

Por la Redacción
libro_panoramasocial201401cepal

La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) llamó a los países de la región a impulsar políticas públicas, para incrementar la participación laboral de las mujeres y mejorar los ingresos en los hogares.
 
La Cepal presentó hoy el estudio “Panorama social de América Latina 2014”, un análisis anual sobre la evolución de la pobreza y la indigencia, la distribución del ingreso y el gasto social en la región.
 
El organismo regional detalló que la pobreza afectó en 2014 al 28 por ciento de la población de América Latina (AL) –es decir 165 millones de personas, aunque sin desagregar la cifra por sexo–, mientras que la indigencia pasó del 11 al 12 por ciento de 2012 a 2013.
 
De acuerdo con el informe, las mujeres son la población más afectada por la pobreza, ya que la desigualdad en la participación laboral y el ingreso salarial sigue siendo uno de los factores constantes que muestra la dinámica económica de todos los países.
 
Según observó el organismo, el mayor margen para el incremento de la participación laboral femenina se encuentra entre las mujeres que tienen bajos niveles educativos y mayores responsabilidades en el hogar, por lo que –según examinó la Cepal– la política pública enfocada debe centrarse en la capacitación, los servicios de cuidado y el “empleo activo”.
 
Cepal observó que la tasa de participación laboral femenina perdió dinamismo con relación a años anteriores, pero continúa en incremento “moderado” en algunos países, lo que dio como resultado que en promedio en la región la tasa de empleo de las mujeres representara un 65 por ciento de la de los varones en 2012, frente al 61 por ciento que mostró 10 años atrás.
 
Según el informe, la brecha de género en el ámbito laboral decrece en la medida en que aumenta el nivel educativo de las mujeres, lo que evidencia que ellas acceden al mercado laboral sólo en empleos de mayor calificación y, en consecuencia, mejor remunerados.
 
Bajo esta observación, la Cepal dijo que las naciones que registran menor participación laboral de las mujeres concentran también las brechas salariales más bajas.
 
Además, el organismo reportó que las diferencias entre la participación laboral de mujeres y hombres varían según la composición del hogar al que pertenecen, ya que cuando hay menores de seis años de edad las demandas de cuidado son muy altas, por lo que la razón (participación laboral entre mujeres y hombres) es de 75 por ciento, mientras que cuando no hay niños menores en el hogar, la razón alcanza hasta 80 por ciento.
 
El análisis de la Cepal indicó que las diferencias de participación laboral son más marcadas en los hogares más pobres, y que la cantidad de horas semanales trabajadas por ellas en el mercado laboral es de 37 frente a las 45 que trabajan los varones, patrón que se repite en todos los países.
 
En términos de la calidad del empleo, Cepal aseguró que la afiliación de mujeres y hombres a la seguridad social se ha incrementado de 2002 al 2012, y los niveles prevalecientes de formalidad son similares por sexo.
 
En el sector de baja productividad (que incluye agricultura, comercio y servicios) hay una mayor presencia de mujeres, donde además se encuentran ocupadas la mayor parte de las trabajadoras de la región.
 
La Cepal observó que una característica persistente de los mercados laborales de la región es que la remuneración mensual media de las mujeres es inferior a la de los varones.
 
Si bien las brechas varían en cada país, la diferencia salarial por sexo va del 10 por ciento (por ejemplo, Honduras y Panamá) hasta 50 por ciento (en Perú).
 
Criticó que el trabajo del hogar no remunerado, que realizan principalmente las mujeres, es pasado por alto en las estadísticas laborales y en la contabilidad de la actividad económica de las naciones.
 
Como consecuencia –reveló el análisis– “si se consideran los ingresos laborales totales de los hogares, el aporte de las mujeres es siempre inferior a la mitad; de hecho, en ninguno de los países dicha proporción llegó al 40 por ciento en 2012”.
 
La Cepal aseguró que es necesario reducir brechas de participación económica, de empleo y de ingresos entre mujeres y varones a través de políticas públicas focalizadas, ya que esto traerá ganancias de productividad y mayores ingresos para los hogares.
 
Detalló que si las mujeres de 14 a 65 años de edad presentaran tasas de participación económica similares a las de los hombres en AL, se produciría un incremento del ingreso medio de los hogares del 3 hasta el 10 por ciento en cada país de la región,
 
Según las proyecciones del estudio, se prevé en la región en los próximos años un escenario de crecimiento “modesto” y de desaceleración económica, que traerá como resultado que los indicadores del mercado laboral pierdan dinamismo, además de un incremento del trabajo independiente respecto del asalariado, que –de no reducirse las brechas de sexo– seguirá afectando en mayor medida a las mujeres.
 
15/AJSE/RMB

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más

A %d blogueros les gusta esto: