Inicio » Más violencia de género contra mujeres sirias refugiadas en Irak

Más violencia de género contra mujeres sirias refugiadas en Irak

Por Anaiz Zamora Márquez
informeonumujeressiria01especial

Las mujeres sirias que huyeron de la guerra civil por la que atraviesa su país desde 2011 para refugiarse en Irak, viven en condiciones de hacinamiento, inseguridad, sin acceso a servicios de salud, educación o empleo, y están altamente expuestas a ser víctimas de violencia de género, violación sexual o matrimonios forzados.
 
Recientemente ONU-Mujeres publicó el informe “Nosotras sólo guardamos silencio. Violencia de género contra refugiadas sirias en la región Kurdistán iraquí”, que da cuenta de la realidad que enfrentan las mujeres desplazadas del país árabe y que buscaron asilo en el vecino Irak.
 
El texto destaca que a la par que el conflicto en Siria entra en su cuarto año, se puede visibilizar con mayor fuerza el devastador impacto que los enfrentamientos han tenido en la población, pues además de las pérdidas humanas se pueden contabilizar por millones a las y los refugiados. 
 
Hasta febrero pasado, el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados registró 2 millones 450 mil 513 refugiados sirios; de ellos, 224 mil 356 se encontraban en Irak, el 97 por ciento viviendo en tres provincias de la Región de Kurdistán (entidad federal autónoma de Irak).  
 
De acuerdo con los reportes, el 47.5 por ciento de las personas refugiadas en Irak son mujeres, quienes se exponen a violencia de género por el inadecuado acceso a viviendas seguras, a lo que se suma el hacinamiento y la falta de oportunidades para empleo y educación, así como el estrés provocado por el desplazamiento. 
 
A partir de entrevistas e informantes, la investigación encontró que por ejemplo la mayoría de las sirias refugiadas (44 por ciento) no tiene educación o cuenta con educación informal y cerca del 55 por ciento no puede leer o lee con dificultad.
 
En ese contexto, uno de los graves riesgos que enfrentan estas mujeres es la violencia sexual. El 54 por ciento reportó que percibía un alto riesgo de ser abusada sexualmente en lugares públicos o privados.  
 
Mientras que una de cada cinco mujeres dijo que le había sido ofrecido dinero por sostener relaciones sexuales, y una de cada 10 indicó que había sido presionada por oficiales gubernamentales, personal de seguridad o policías para tener sexo contra su voluntad.  
 
ONU-Mujeres destaca que en Siria los niveles de violencia contra la población femenina eran altos incluso antes del conflicto, ya que previamente se había detectado que 13 por ciento de los esposos cometían violencia y que 67 por ciento de las mujeres habían reportado ser castigadas por un miembro de su familia, “lo que de cierta forma permitió que se diera un contexto de normalización y cultivo de la violencia durante y después del conflicto”.
 
Por ejemplo, a cuatro años de enfrentamientos, se ha dado un aumento en los casos de “muertes de honor”, que en los primeros seis meses de 2013 cobraron la vida de 40 mujeres refugiadas.
 
14/AZM/RMB

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más

A %d blogueros les gusta esto: