Inicio Microcréditos prueban su eficacia para abatir pobreza

Microcréditos prueban su eficacia para abatir pobreza

Por la Redacción

En 1976, el profesor Mohamed Yunnus formulaba un sistema de crédito orientado a zonas rurales donde no llegaban los servicios bancarios tradicionales. Hoy, el microcrédito ya se ha convertido en un instrumento de referencia para luchar contra la pobreza.

Los datos del Informe 2005 de la Campaña de la Cumbre de Microcrédito, proyecto de la organización estadounidense Results Educational Fund, señalan que ya son más de 92 millones de clientes, de los que 66.6 millones son personas que viven con rentas inferiores a 1 dólar por día.

Además, el microcrédito también ha demostrado que es un instrumento eficaz para una parte de la población que sufre especialmente la discriminación: las mujeres. Así, el 84 por ciento de esos más de 66 millones son mujeres. Teniendo en cuenta que el tamaño medio de las familias que han accedido a un microcrédito es de cinco miembros, se puede afirmar también que este sistema ha beneficiado en total a 333 millones de personas.

Para el director de la Campaña, Sam Daley-Harris, se está hablando de “una población diez veces mayor que la de Canadá. Ya no se puede decir que su alcance es irrelevante”.

El informe fue presentado a principios de este mes en Ottawa, la capital canadiense, aunque los resultados definitivos se presentarán en la Cumbre Global de Microcrédito que se celebrará en noviembre de 2006 en Halifax, Canadá.

Las actividades económicas para las que se emplea el microcrédito son muy diversas: desde trabajos manuales como descascarar arroz, coser o comerciar al menudeo, hasta a actividades como la venta de tiempo de teléfono móvil en áreas rurales.

BANGLADESH LA PRUEBA DEL EXITO

Bangladesh, el país donde nació el microcrédito en su formulación teórica y práctica, también es el país donde más se utiliza esta herramienta financiera. En la actualidad se calcula que estos programas son los responsables del 40 por ciento de reducción de la pobreza moderada en las zonas rurales del país asiático.

Por otro lado, el Informe del Desarrollo Humano 2005 del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) destaca que, a pesar del alto crecimiento económico de India, Bangladesh supera a este país en índices como la reducción de la mortalidad infantil, pero el factor decisivo es la mejora en el acceso a la salud y la educación para las mujeres, principales beneficiarias del microcrédito.

TAMBIEN EN EUROPA

La pasada semana se celebró la Conferencia Euro Mediterránea del Microcrédito en Roma, donde 500 expertos y representantes institucionales analizaron el microcrédito como herramienta de cooperación entre los países que integran el área mediterránea.

El presidente de Caja Granada, Antonio-Claret García, quien acudió a la Conferencia como coordinador del Punto Focal español, aprovechó la ocasión para hablar de la necesidad de una legislación en el ámbito de la Unión Europea que regule la creciente actividad de las microfinanzas.

Para García, el microcrédito “está probando su eficacia en los países europeos no como un fin en sí mismo, sino como un medio para posibilitar la integración y disminuir los desequilibrios sociales”.

05/YT

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más