Inicio Minera México derribó hace un mes 300 casas en zona minera

Minera México derribó hace un mes 300 casas en zona minera

Por Guadalupe Cruz Jaimes

Más de 300 viviendas de la región carbonífera de Coahuila fueron demolidas con maquinaria de Industrial Minera México (IMM), “supuestamente” para reubicar a las familias afectadas por el huracán Alex hace más de un mes, sin que a la fecha el gobierno local les brinde el apoyo económico para pagar una renta mientras les otorgan un lugar donde habitar.

Así lo informaron integrantes de la Organización Familia Pasta de Conchos (OFPC), durante la eucaristía que llevan a cabo mensualmente en las inmediaciones de Grupo México, desde el siniestro registrado el 19 de febrero de 2006 en la mina Pasta de Conchos, en el que fallecieron 65 mineros, de los cuales los restos de 63 permanecen sepultados.

En su intervención, Trinidad Cantú, madre de Raúl Villasaña, trabajador del carbón caído en Pasta de Conchos, denunció que personal de la IMM junto con representantes del gobierno local, días después de las inundaciones provocadas por el huracán, “llegaron a decir que nos iba a reubicar y que el gobierno de Coahuila iba a pagar las rentas, pero esto no ha pasado”.

IMM, propiedad de Grupo México, junto con las autoridades locales han derribado más de 300 viviendas, de las 600 que hay en las tres colonias de la región, que pretenden deshabitar, “sin que les den alguna garantía de que les van a dar otra casa para vivir dignamente, tampoco les han dado el dinero para la renta que prometió el gobernador”.

Por lo que, las familias desalojadas, “están ‘arrimadas’ con sus familiares o algunas están pagando la renta de su bolsillo”, en espera de que Humberto Moreira, titular del gobierno local, “cumpla con su palabra, porque de promesas la gente no come, ni tiene techo”, refirió Cristina Auerbach, de la OFPC.

En entrevista, Auerbach mencionó que las y los habitantes sospechan que los terrenos que quieren desocupar serán para Grupo México, ello, debido a que además de utilizar maquinaria de esta empresa para derribar sus casas, ningún ingeniero hizo el avalúo de las propiedades y tampoco las familias firmaron algún documento.

Además, a Trinidad Cantú un empleado de Grupo México fue quien le informó que su casa tiene que ser demolida y le mencionó también que esta empresa le daría una nueva vivienda.

A unos días del huracán Alex, comenzaron con el desalojo de las familias mineras, “aprovechando esta desgracia y la confusión”, indicó Auerbach, defensora de derechos humanos.

Otro de los factores que levantan sospechas, es que la zona que será desalojada está en las inmediaciones de los terrenos que ocupa IMM.

Asimismo, Antonio Nerio, presidente municipal de Nueva Rosita, San Juan Sabinas, cuyo padre tiene contratos con Grupo México, “salió a darle las gracias a esta empresa por su ayuda y colaboración”, para reparar el daño registrado en la región por el huracán Alex.

En este sentido, Raúl Vera, obispo de la Diócesis de Saltillo, quien ofició la misa, mencionó que el desastre registrado en la zona carbonífera evidenció que “ha sido inútil la presencia de las industrias mineras en la región, las cuales se enriquecen con el trabajo de los mineros, sin que implique progreso en estas comunidades”.

10/GCJ/LR/LGL

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más