Inicio » Monopolios y gobierno federal, enemigos de la industria textil

Monopolios y gobierno federal, enemigos de la industria textil

Por María de la Luz Tesoro

El enemigo de la Industria textil, integrada en un 60 por ciento por mujeres, son los monopolios y su aliado el gobierno federal, advirtió Alfonso Bouzas, investigador de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), al hacer un llamado a las y los trabajadores a enfrentar la ingerencia del Estado en las actuales condiciones de trabajo y para que se esfuercen en modernizar el sector, rescatándolo de sus líderes sindicales.

Desde la óptica de Bouzas, del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM, en la industria textil existen condiciones interesantes para que las y los trabajadores jueguen un papel importante en la Reforma laboral, siempre y cuando sean capaces de rescatar a sus organizaciones sindicales de manos de direcciones no vinculadas con las y los trabajadores, que los han conducido a operar como sindicatos de protección, sin serlo.

Enfatizó que después de las reformas a la Ley del ISSSTE, que no fue otra cosa más que una cena de negros, y de la reforma fiscal, viene la Reforma Laboral, por lo que hizo un llamado a todos los sindicatos a asumir su papel de vanguardia en la nueva legislación laboral y no sentarse a esperar a que decidan por ellos.

De igual forma, el abogado laboral Eduardo Díaz Reguera sostuvo que las y los trabajadores necesitan sindicatos propositivos, determinados a salvar la industria textil para que sea una parte fundamental en la economía nacional.

Dijo que mientras que para investigadores e integrantes de organizaciones no gubernamentales, el problema que enfrenta no sólo la industria textil sino todo el sector industrial son los bajos salarios, para las organizaciones sindicales pertenecientes a la Confederación Revolucionaria de Obreros y Campesinos (CROC) y a la Confederación de Trabajadores de México (CTM), la principal causa de la crisis por la que atraviesa esa industria es generada por el contrabando.

El asesor laboral de la Cámara Nacional de la Industria Textil (Canaintex), Fernando Yllanes Martínez, precisó que las y los mexicanos desean tener poder económico para poder comprar, no lo que puedan sino lo que verdaderamente desean, y esto no son los productos de baja calidad que vende el contrabando, sino mercancía que pueda disfrutar por más tiempo aunque le cueste más.

En el marco del Seminario: “El Futuro de la Industria Textil en México. Un Desafío para Todos”, organizado por la Fundación Friedrich Ebert Stiftung, se acordó hacer un exhorto a la Organización Mundial del Comercio (OMC) para que exija al gobierno de China el cumplimiento de las leyes, que se comprometió a respetar cuando se hizo miembro de dicha organización.

Y a la Organización Internacional del Trabajo (OIT), para que haga cumplir los derechos fundamentales de las y los trabajadores, principalmente los de China.

COMISIÓN DE DIRIGENTES

Para dar seguimiento a las conclusiones y acuerdo adoptados al término del seminario, se conformó la Comisión de Dirigentes Sindicales, en la que están representadas las diferentes organizaciones sindicales participantes.

La comisión, se dijo, va a unificar esfuerzos con los empresarios de la industria textil para exigir al gobierno federal que atienda el grave problema del contrabando pues, según datos oficiales, el 60 por ciento de las prendas que se usan en México vienen del contrabando.

Asimismo, se instituyó una mesa tripartita entre el gobierno federal, empresas y sindicatos de la industria textil, para buscar alternativas ante la gran crisis que sufre la industria.

CONTRATOS

Durante el evento, realizado en conocido hotel capitalino, tanto sindicatos como representantes de la Canaintex coincidieron en que deben seguir existiendo los Contratos Ley, aunque reconocieron que tendrán que adecuarse a la realidad actual del país.

Sobre los Contratos Ley, el jurista Alfonso Bouzas explicó que la libertad para celebrar este tipo de contratos se ve seriamente vulnerada, porque a diferencia del contrato colectivo -que se puede celebrar a solicitud del sindicato-, en aquellos es la autoridad la que, en términos del Artículo 409 de la Ley Federal del Trabajo, convoca a la convención cuando a su juicio es oportuna y benéfica para la industria y, en consecuencia, tiene la facultad de desecharla en caso de que sea solicitada por algún sindicato o grupo de sindicatos que así lo pretenda.

La facultad decisoria queda en manos del propio Ejecutivo federal, quien en caso de disputa, por los resultados de la convención, es quien resuelve en última instancia lo que serán los términos en que se dé la contratación en la rama (artículo 415 LFT), puntualizó el investigador Alfonso Bouzas.

07/MLT/GG/CV

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más

A %d blogueros les gusta esto: