Inicio Muerte Materna en los Altos de Chiapas

Muerte Materna en los Altos de Chiapas

Por Miriam Ruiz

Martha Pérez Pérez nació el 20 de enero de 1979 en San Pedro Chenalhó, Chiapas, y falleció a las 8.15 del 20 de marzo del 2001 por causa de Dios, dice su marido; de paro cardiorrespiratorio y hemorragia postparto, dice la autopsia verbal.

Martha, como tantas otras mujeres tzotziles estudió algunos años de primaria y luego se casó con Florentino Gómez Vázquez, con quien tuvo una niña hace 10 años y otro niño, a quien ya no conoció, ese 20 de marzo que toda su familia recuerda.

Su esposo contó en entrevista que el trabajo de parto ese día fue corto, que ella no había tenido problemas en el embarazo.

“Mi esposa murió porque estaba embarazada, entonces este… este… llego el tiempo del parto… pero no tardó mucho, tardó como cuatro horas el trabajo de parto… Entonces, este… y como pensé que a lo mejor iba a poner aquí nada más pues no la lleve a San Cristóbal.

“Ya no pedí ninguna ayuda a la presidencia, como sabemos que todas las mujeres de acá pues, este… aquí se alivian, pero… no pudo, ella no pudo… Entonces, cuando me di cuenta que se estaba poniendo mal fui a traer al doctor. Sí… cuando yo llegué pues ya estaba muerta, sí… así fue… pero sí, el niño nació.”

En los Altos de Chiapas, donde la partera es la persona a quien se suele recurrir para la atención del embarazo y los nacimientos, los niveles de conocimiento y confianza hacia cada una varían entre una y otra.

Tanto Florentino, el viudo, como la madre, María Luisa Pérez, coinciden en que ese día la partera no tenía medicamentos, que la atención fue deficiente y que poco hizo en los escasos minutos que pasaron entre el desmayo y el deceso de Martha.

La comunidad dice también que la partera no pudo detener, cuando le subió la “alteración”, un dolor que sube, como si tapara la respiración, y que si no se atiende produce la muerte, como explicó Francisco Pérez, tío de Martha y profesor en educación indígena nacido en Chenalhó.

“Ella murió en el momento en que nació el bebe, y al parecer estaba todo bien porque sí pasó bien la placenta, y ya cuando vimos se desmayó… se desmayó y ya no nos dijo nada, y todavía fuimos a llamar al doctor Vicente, que está en el pueblo, pero ya no, ya no pudo hacer nada porque ya se había muerto”, relató doña María Luisa.

Martha, lejos de los servicios de urgencias obstétricas y con un fuerte sangrado, dijo a su familia que se cuidaran, porque sentía que iba a morir: “Sí… sí… ya no oigo, se me está tapando la vista… veo todo nublado”, repetía.

Su marido, alejado del mundo de las políticas públicas de prevención de la mortalidad materna, a veces piensa que era una muerte anunciada, porque había soñado un deceso. Duda en ocasiones que un médico la hubiera salvado y se conforta pensando en la voluntad de Dios.

Pero cuenta también que fueron al control prenatal en la comunidad cercana de Taquiucum, por ser Martha usuaria de Oportunidades. Todo normal, dijo el personal médico al viudo.

El riesgo era anunciado también porque, al hacer memoria, Florentino dice que “cuando nació la niña… pero también igual se escapó de morir mi mujer”, porque “igual así… se estaba desmayando, pero como la partera sabía, entonces lo que hizo fue, este… sobarle su estómago… y es que ella decía que se le nublaba la vista y que se sentía desmayar, pero como la atendió luego la partera, entonces así fue que se salvo.”

Florentino sabe hoy lo importante que es cuidar el embarazo de una mujer “… para que el bebé nazca bien, para que estén bien tanto la mamá y el niño… porque cuando una mujer, este… este… pues los niños quedan solitos… y como nosotros no los sabemos cuidar… sí, porque tenemos, pues, que trabajar… entonces sufren mucho los niños.

*Basado en autopsias verbales recabadas en la investigación Mortalidad Materna en Regiones Indígenas de Chiapas: una propuesta metodológica por identificar municipios de Alto Riesgo en Salud Materna de la doctora Graciela Freyermuth

05/MR/YT

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content