Inicio Mujeres indígenas: la expresión del rezago

Mujeres indígenas: la expresión del rezago

Por Guadalupe Vallejo Mora

La situación de las 12 millones y medio de mujeres indígenas, tanto en Michoacán como en el resto del país, es la expresión misma del rezago y, aunque en cada sexenio se hacen intentos por sacarlas de la exclusión y marginación en que se encuentran, “es un hecho: en la agenda nacional siempre están en segundo plano”, reconoce la titular del Instituto Michoacano de la Mujer (IMM), Rubí de María Gómez Campos.

Gómez Campos urge a establecer una agenda colectiva donde participen todos los grupos sociales y todos los sectores involucrados, incluidas las mujeres indígenas; “empecemos a ser incluyentes, pues me parece muy grave que se hable de pactos sociales y de una reforma política de Estado sin incluir a las mujeres o a los pueblos indígenas como parte de la democracia”.

En entrevista con Cimacnoticias, asegura que la situación de rezago de las mujeres indígenas tiene que ver con un proceso de educación que les ha sido “escamoteado, regateado cotidianamente” y que, mientras no se refuerce este aspecto, el fenómeno de la discriminación pasará inadvertido o como algo natural, lo que al final de cuentas resulta una forma de justificar incluso las carencias de los demás.

La titular del IMM reconoce que, debido a que la Constitución local de Michoacán no contaba de manera explícita con un principio de no discriminación que incluyera de manera especial a las mujeres y a las indígenas, se promovieron ya adecuaciones legales para prevenir la discriminación y contemplar el principio de igualdad entre la población femenina y los varones. “Hablar de que el rezago es profundo quiere decir que ni siquiera el principio mismo de los derechos humanos estaba vigente, ni es pleno”.

-¿Se debería empezar por cumplir las promesas, por aterrizar los acuerdos internacionales que México ha refrendado para otorgar la igualdad?

-Yo creo que estamos en ese proceso. En Michoacán ya se presentó una iniciativa y ahora falta el reglamento de la misma a fin de sancionar a quien viole este principio (la no discriminación). Estamos trabajando para hacer modificaciones al Código Penal del Estado a fin de establecer la sanción correspondiente, y creemos que debe ser una sanción mayor, porque hay una práctica sistemática de negación de los derechos no sólo de las mujeres y de las indígenas, sino de todos los diferentes, y todo tiene que ver con ese papel de concienciación que debemos realizar.

Sin embargo, para Gómez Campos “no es suficiente el cambio de leyes, sino un proceso de formación y educación que permita a las y los ciudadanos exigir el cumplimiento de sus derechos en forma clara, ya que de poco sirve que estén enunciados en la ley si no se conocen y si no se aborda una visión integral; esto es, hacer modificaciones al marco jurídico hasta lograr los acuerdos y compromisos internacionales y, simultáneamente, dar la batalla en términos de un proceso de formación de las comunidades.


MUJERES HACIA EL 2006

Respecto a la coyuntura política que vive el país, la maestra Rubí de María Gómez Campos reconoce que la participación de las mujeres y de las indígenas debe activa y no pasiva, porque las mujeres siempre son vistas únicamente de manera electorera cada que hay comicios.

“Ellas debían estar participando activamente en tanto ciudadanas pero, repito, parece un círculo infernal, porque para que ellas puedan participar electoralmente de manera crítica y comprometida -exigiendo el respeto a su dignidad y sus derechos- y para que al mismo tiempo se den propuestas que busquen atender sus necesidades, se requieren procesos de inclusión, formación y educación, así como espacios de participación ciudadana”.

Reconoce que las campesinas e indígenas “se han ido abriendo paso de manera gradual, aunque marginal. Ellas muestran con su trabajo lo que podrían hacer si les diéramos una forma de participación. Están dando la lucha y creo que lo que falta es la otra parte, la sensibilización de la sociedad que parece indiferente ante fenómenos que nos deberían lastimar simplemente porque están ahí”.

-Sin embargo, ¿ellas están conscientes de que nadie va a hacer nada que ellas no hagan en favor de su causa?

-Creo que nadie puede emancipar al otro; cada quien debe hacer su propio trabajo de emancipación, pero creo que sí estamos obligados como gobierno a brindar los elementos y la información necesaria en su lengua y en su idioma, porque ésta ha sido una de las formas de marginación y de rezago más evidentes para que salgan adelante.

“Debemos tener una visión integral, un compromiso real como gobierno, porque a nosotros no nos toca emancipar, pero sí dar los elementos de información y formación suficientes para que cada grupo pueda realizar este proceso de manera autónoma, y no un proceso de colonización, porque tampoco se trata de imponer medios o colonizaciones ajenas a las propias culturas; creo que es un nuevo valor que estaríamos defendiendo.

Sin duda, en la medida en que respetemos sus costumbres y su forma de pensar habrá futuro para las comunidades indígenas, porque “nadie puede sentirse libre mientras haya alguien que siga siendo esclavo; además, todas y todos somos indígenas y no debemos olvidar eso nunca. Ahí empieza todo..”

05/GV/YT

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content