Inicio Necesario fortalecer políticas públicas de prevención y tratamiento

Necesario fortalecer políticas públicas de prevención y tratamiento

Por Sandra Torres Pastrana

El informe mundial de 2008 presentado por ONUSIDA reveló que se ha producido un aumento en el número de mujeres que contraen la infección por el VIH en varios países de América Latina y el Caribe, además que los efectos de la desigualdad y violencia por razones de género aumentan la vulnerabilidad de mujeres y niñas por el VIH ya que ellas tienen menos acceso a la educación y menos oportunidades económicas.

En este contexto, mundial se realizó la V Reunión de la Coalición de Primeras Damas y Mujeres Líderes de América Latina, sobre mujer y SIDA, en la Ciudad de México los días 1 y 2 de agosto, en el marco de la XVII Conferencia Internacional sobre el SIDA, a la que asistieron alrededor de 200 representantes de 33 países de AL y las Primeras Damas de México, Honduras, Surinam y Colombia.

El objetivo de esta reunión fue observar y discutir la feminización de la epidemia, así como crear lazos entre México y otros países de América Latina para analizar la necesidad de fortalecer las políticas públicas que faciliten el acceso universal a los servicios de prevención, tratamiento, cuidado y apoyo como respuesta a la epidemia .

La Coalición de Primeras Damas y Mujeres Líderes de América Latina, se creó en 2006 por Xiómara Castro, primera dama de Honduras, es una red que integra activistas, académicas y primeras damas destinada a mejorar las condiciones de la mujer frente al VIH/SIDA.

Esta reunión se llevó a cabo, tomando en cuenta la declaración de la Asamblea General de las Naciones Unidas sobre el VIH/SIDA, la declaración de Panamá de la Comunidad Internacional de Mujeres Viviendo con SIDA 2006 y la plataforma de acción para detener la feminización de la epidemia en la región, aprobada por el pleno de la coalición, en Buenos Aires, en 2007.

Para que en esta V reunión se hiciera el pronunciamiento sobre la mujer y SIDA se consideraron cuatro aspectos.

El primero se refiere a la vulnerabilidad de las mujeres ante la infección por el VIH, que es mayor por razones biológicas y que se incrementa por situaciones producto de la inequidad de género.

La posibilidad de reducir el riesgo de infecciones de transmisión sexual, incluida el VIH, entre las adolescentes las jóvenes y las mujeres adultas, mediante procesos informativos y de educación sobre medidas eficaces de prevención y el acceso a servicios preventivos de salud y atención médica, es el segundo aspecto.

Los últimos dos señalan que es posible mejorar la salud, la calidad y la esperanza de vida de las mujeres que viven con VIH, mediante el acceso oportuno a tratamientos apropiados y que es posible prevenir la transmisión madre-hija e hijo del VIH, con la aplicación de protocolos de eficacia comprobada administrando durante el embarazo, el parto y la lactancia.

En el pronunciamiento, aprobado al termino de la V Reunión de Primeras Damas y Mujeres Lideres de América Latina, manifestaron su compromiso para apoyar los esfuerzos por detener la feminización de la epidemia, respaldar los esfuerzos para la prevención del VIH, especialmente en las mujeres, buscar que se sumen voces que manifiesten su solidaridad con las mujeres, adolescentes y niñas que viven con VIH, para que tengan una mejor calidad de vida.

También se fomente en la sociedad una atmósfera respetuosa hacía las mujeres para disminuir el impacto que tiene sobre de ellas el VIH/SIDA, apoyar los programas encaminados a suprimir la brecha que persiste entre los géneros, especialmente los diseñados para prevenir y evitar las situaciones que generan una mayor vulnerabilidad de la mujer al VIH en América Latina y el Caribe.

Trabajar, además, a favor del respeto de los derechos humanos y la erradicación de la discriminación hacia todas las mujeres que viven con VIH.

Así como contribuir a la disminución de la desigualdades sociales, que colocan a la mujeres en situaciones de vulnerabilidad al VIH, abogar para que en los demás países de la región sean instrumentados los programas de salud –incluyendo los destinados a la prevención de la transmisión madre-hijo de las mujeres que viven con VIH– y difundir los programas gubernamentales encaminados a educar e informar sobre la prevención del VIH, sobre todo los que están a disposición de mujeres adolescentes, jóvenes y adultas.

08/ST/CV

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content