Inicio Necesario, tipificar crímenes de odio

Necesario, tipificar crímenes de odio

Por Mario Alberto Reyes

Mientras no se reconozca la existencia de crímenes de odio, la situación que los motiva no será comprendida a cabalidad, por lo que la prevención e investigación de este tipo de delitos carecerá de eficacia, externaron activistas del colectivo lésbico, gay, bisexual y transgénero (LGBT).

Al convocar a rueda de prensa para exigir al Poder Legislativo cambios en las leyes que reconozcan los crímenes de odio como agravantes en las investigaciones, los integrantes de organizaciones civiles con trabajo en diversidad sexual aseguraron que la incorporación de esa figura jurídica permitiría discutir y reflexionar sobre lo que llamaron “una catástrofe moral y penal”.

De concretarse las modificaciones legislativas, añadieron, las autoridades judiciales estarían obligadas a llevar un registro puntual de este tipo de crímenes y de sus perpetradores, reporta NotieSe.

Asimismo, se indicó que de esta manera se podría conocer la dimensión real de la violencia y la discriminación ejercida contra sectores de la población considerados vulnerables, como las mujeres, las trabajadoras sexuales, las y los migrantes, las y los indígenas y las personas que no profesan la fe católicas.

Durante el acto, realizado en el restaurante BgayBproud de Zona Rosa, los activistas manifestaron su postura en torno a la detención de Raúl Osiel Marroquín Reyes, acusado de asesinar a por lo menos cuatro homosexuales. Dieron a conocer cifras recabadas por la Comisión Ciudadana Contra Crímenes de Odio por Homofobia (CCCCOH), las cuales indican que de 1995 a 2003 se registraron 303 asesinatos perpetrados contra homosexuales; 288 víctimas eran hombres y 15 eran mujeres.

De acuerdo con Alejandro Brito, director de Letra S, Sida, Cultura y Vida Cotidiana, durante ese periodo el Distrito Federal fue la entidad en donde se detectó el mayor número de agresiones en contra de personas no heterosexuales, pues se registraron 126 crímenes de odio.

Los estados que han registrado el mayor número de agresiones de este tipo son el Estado de México (62), Veracruz (37), Michoacán (15), Colima (9), Yucatán (9), Baja California (7), Hidalgo (6), Chiapas (4), Tamaulipas (4), Puebla (3), Morelos (3) y Nuevo León (3).


ESTADO GENOCIDA

Arturo Díaz, integrante de la CCCCOH, manifestó que en promedio se registran 39 crímenes de odio al año, los cuales tienen mayor incidencia en las zonas urbanas debido a que buena parte de los homosexuales dejan sus lugares de origen gracias al anonimato brindado por las grandes ciudades.

Asimismo, manifestó la preocupación que existe al interior del colectivo LGBT por la forma en que las autoridades han manejado el caso de Marroquín Reyes, “quien hasta el momento sólo está arraigado y no ha sido consignado, lo que deja abierta la posibilidad de que sea puesto en libertad luego de tramitar un amparo”.

El activista reprochó la inmovilidad de la Procuraduría del Distrito Federal, a cargo de Bernardo Bátiz, pues aseguró que en esta capital se han suscitado asesinatos con tintes homofóbicos y las autoridades judiciales no les han dado el seguimiento correcto debido a la homofobia institucional.

A su vez, Rodolfo Millán, abogado de la CCCCOH, calificó la detención del asesino de homosexuales como una “mera casualidad”, luego de que fuera investigado por secuestro. Indicó que las procuradurías estatales permanecen en el limbo, porque a pesar de que saben de la gravedad del fenómeno no actúan, ya que comparten la homofobia social.

Refirió que la falta de acción policíaca para resolver los crímenes de odio convierte al Estado mexicano en genocida, “pues su primera obligación es proporcionar seguridad a la ciudadanía”.

POR UN PERIODISMO SIN ESTIGMAS

En su oportunidad, Gerardo Espinosa, propietario de la cadena de restaurantes BgayBproud, manifestó el descontento de él y varios amigos de una de los víctimas del asesino por la forma como en que los periódicos de la Organización Editorial Mexicana etiquetaron el tema, al llamar “Matajotos” o “Matalilos” a Osiel Marroquín. Consideró que con “esos juicios de valor se promueve la estigmatización de las personas homosexuales desde los medios de comunicación”.

Mario Arteaga, del Comité Orgullo México, se pronunció en favor del periodismo con responsabilidad social. “Resulta que la estigmatización a través de los medios de comunicación de la comunidad LGBT lleva a la animadversión y el rechazo social contra quienes de por sí tenemos que soportar todos los días las consecuencias del prejuicio y las visiones oscurantistas”, concluyó.

06/AR/YT

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más