Inicio Negro pasado del nuevo procurador de Chihuahua: defensores

Negro pasado del nuevo procurador de Chihuahua: defensores

Por Miriam Ruiz

Oscura como la de su antecesor es la historia del nuevo procurador de Chihuahua, Jesús Antonio Piñón Jiménez, vinculado como subprocurador con la detención de David Meza, quien fuera torturado el año pasado por el presunto asesinato de Neyra Azucena Cervantes en la ciudad de Chihuahua.

En un testimonio sobre su detención el 14 de julio de 2003 por la presunta violación y asesinato de su familiar Neyra Azucena –estudiante de computación en una de las escuelas ECO, de donde desaparecieron otras jóvenes–, David Meza refirió el uso de electrochoques, golpes y agua con chile para obtener su confesión.

“Me echaron más agua con chile, pero yo ya no podía mover mi cuerpo, tenía muchos judiciales sobre mí y otros tantos sosteniendo mi cara, yo ya no soportaba más y no podía pararlos, quería decirles algo pero no supe qué. Les prometí firmas y decir lo que ellos quisieran”, señaló Meza en un documento autógrafo.

El 21 de julio de 2003, el entonces subprocurador general de Justicia, Jesús Antonio Piñón Jiménez, avaló la detención de Meza en el oficio 1450/03 dirigido a la abogada Adriana Carmona, representante de la Comisión Mexicana de Defensa y Promoción de los Derechos Humanos (CMDPDH).

Por ello, las activistas muestran hoy reservas sobre el nombramiento del nuevo procurador estatal pese a su beneplácito por la renuncia de José Jesús Solís Silva, quien se retiró del cargo ayer de forma voluntaria al argumentar presiones de grupos externos y calumnias de las que se defenderá por la vía penal.

“La persona encargada de la Procuraduría estatal es gente que trabajó con José Jesús Silva Solís”, explicó Carmona, una de las responsables de llevar la denuncia sobre el feminicidio hasta la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH). Y que pese a las acusaciones sobre las narcofosas “la Procuraduría General de la República (PGR) no actúe.”

“Nos preocupa que la renuncia fuera voluntaria” y no una destitución del gobernador Patricio Martínez, coincidió Luz Esthela Castro, abogada de la organización chihuahuense Nuestras Hijas de Regreso a Casa, al recordar que la demanda de la sociedad civil ha sido además de la destitución, la investigación al ex procurador.

“Apenas el sábado seis de marzo, durante el Tribunal de Conciencia, se hicieron señalamientos sobre la corrupción que impera en los cuerpos policíacos, la forma en que se da la salida (de Solís Silva) nos parece que continua la impunidad porque no lo llamaron a cuentas.”

El nuevo procurador, según la nota publicada hoy por El Diario, versión digital del periódico de Chihuahua, declaró sobre Solís: “Para mí hizo una labor excelente, fue buen jefe, dejaba que todos realizáramos nuestros planes, nuestro proyectos, no creo que haya mucho qué hacer”.

Por el contrario, la CIDH, dependencia de la Organización de Estados Americanos, cuestionó a lo largo de 2003 la campaña de hostigamiento que dirigió contra activistas y familiares de algunas de las más de 370 mujeres asesinadas en Ciudad Juárez y Chihuahua.

Solís Silva llegó a encabezar la Procuraduría estatal en febrero de 2002 en un ambiente de protestas de la sociedad civil por denuncias de golpizas a niños, mujeres y ancianos para despojarlos de sus tierras; arresto de homosexuales, zafarranchos y actos de corrupción, del otrora titular de la Dirección de Seguridad Pública.

04/MR/GBG/SM

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más

Skip to content