Inicio Niñas y mujeres deportistas rompen estereotipos de género

Niñas y mujeres deportistas rompen estereotipos de género

Por Gladis Torres Ruiz

Las niñas y mujeres que se dedican al deporte rompen las restricciones que imponen los estereotipos de género y acceden a la esfera pública, aunque el deporte en el mundo sigue estando dominado por los varones jóvenes, señala el Fondo de Población de las Naciones Unidas (por sus siglas en inglés, UNFPA).

En su documento, titulado: “Generación del Cambio los Jóvenes y la Cultura”, suplemento del Informe Sobre el Estado de la Población Mundial 2008: Ámbitos de convergencia: cultura, género y derechos humanos, el organismo internacional afirma que el deporte forma parte de la vida de las y los jóvenes, pese a ello muchas culturas impiden que las niñas y mujeres participen en él.

El deporte ha comenzado a figurar en la agenda de muchos países y organismos internacionales, pues la participación regular en actividades deportivas promueve el buen estado físico, fortalece la autoestima, la confianza y disminuye el estrés y la depresión.

Las niñas y mujeres, abunda el documento del UNFPA, que se dedican al deporte abren restricciones que imponen los estereotipos de género, obteniendo también gracias al deporte el acceso a la esfera pública, ya que les proporciona canales hacía la información y el aprendizaje.

“Les permite trabar amistades, expandir sus redes sociales y disfrutar de la libertad de expresión en movimiento”.

De igual manera, a través del deporte las niñas también pueden beneficiarse de la tutoría de adultos de confianza. Al enfrentarse a niñas que asumen un nuevo rol, los niños aprenden de sus fortalezas, capacidades y contribuciones, lo que puede ayudar a que reformulen sus ideas de sobre lo que las niñas deben o no hacer.
“El deporte puede contribuir a transformar los modos en que las niñas se ven así mismas y el modo en que las ven sus familias, sus pares y sus comunidades”.

LA HISTORIA DE GRITA

Grita y su hermano Elías siempre habían estado juntos, jugando juntos, peleando juntos: cuando su hermano comenzó a jugar futbol, Grita lo siguió corriendo descalza por las calles de tierra detrás de la pelota, mientras los chicos de su barrio ubicado en Maputo, capital de Mozambique, se burlaban de ella.

A veces le gritaban: “Uy, otra vez el varoncito vino a jugar, vete a cocinar, varoncito”.

Grita, que nació en Maputo en 1987, la cuarta de cinco hijos, señala que practica un deporte porque le gusta y quiere. “Pero también para mostrar que nostras podemos hacer lo mismo que ellos. Pero para ello las mujeres tendríamos que tener mejores condiciones”.

Ella relata: cuando las mujeres jugamos el futbol, la gente cree que los que juegan son hombres, pero se equivocan los que creen que por practicar éste deporte somos menos mujeres, “homosexuales o marimachos”, enfatiza Grita.

En 2004 Grita entró a la selección de futbol de su país y ahora es una de las estrellas. Allí compartió equipo con María Mutola, la gran atleta mozambiqueña, campeona olímpica de los 800 metros, que dejo el futbol para dedicarse al atletismo.

Graciasa la selección, Grita conoció lugares como Zambia, Argelia, Francia. El año próximo tratará entrar a la Facultad de Medicina y está convencida de conseguirlo.

08/GT/GG

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más