Inicio No me gusta el futbol

No me gusta el futbol

Por Cecilia Lavalle*

Sin duda es una afirmación temeraria. Que alguien se atreva a decir que no le gusta el futbol, provoca varias reacciones, casi nunca gratas; pero en este mes, además, puede provocar sentimientos de fuera de lugar o de expulsión.

Algunas personas me miran como si proviniera de otro planeta. Otras me otorgan cierta conmiseración, como si padeciera alguna extraña enfermedad terminal y mereciera más pena que nada.

Pero me disgustan más los señalamientos sexistas, esos que suponen que porque soy mujer no me gusta el futbol.

Bajo ese supuesto se han filmado anuncios comerciales y algunos segmentos en la programación noticiosa, a cual más insultantes.

Así, vemos un segmento dedicado “a las mujeres que no les gusta el futbol”, donde muestran a los jugadores más guapos del mundo, “para que le encuentren el gusto”, dice el comentarista.

O vemos una marca de cervezas anunciarse, con escenas de tres o cuatro hombres que terminan su relación de pareja arguyendo que necesitan tiempo, fingiendo pena y tristeza, y solicitando un mes de separación, justo del 11 de junio al 11 de julio.
Y, ni el atractivo visual lo es todo ni somos idiotas.

Esa visión sexista impide ver que hay muchas mujeres a las que les gusta el futbol (de mis tres sobrinas, dos son grandes aficionadas, y una de ellas juega en el equipo de su escuela).

De igual modo hay muchos hombres a los que no les gusta. Acaso ven algún partido cuando juega la selección nacional, o ni eso.

Que a los hombres les gusta el futbol y a las mujeres la cocina es una de las muchas mentiras que nos han dicho a lo largo de siglos.

Además, de acuerdo con los datos que presentó el analista Sergio Sarmiento (Reforma, junio 10), tampoco es cierto que seamos una población que respira futbol.

Los estadios suelen estar semivacíos, a diferencia de lo que sucede en otros países. Y la gente que ve los partidos por televisión es considerablemente menor a la afición de otras partes. De hecho, ocupamos uno de los últimos lugares con apenas el 2.0 de rating en partidos de futbol, comparado con el 12.4 en Croacia, el 11.9 en Noruega o el 10.5 en Uruguay.

En fin, a mí no me gusta el futbol como muchas otras actividades no me gustan. No me gusta la ópera o el ballet, el tenis o el ajedrez.

Y ni vengo de otro planeta ni me picó ninguna mosca extraña ni vivo infeliz y desapasionada, ni transforma mi mundo un par de cuerpos masculinos hermosos, ni me siento perdida si los hombres a mi alrededor deciden dedicarle todo su tiempo y atención a partidos de futbol o a cualquier otra cosa que le guste.

Simplemente ni yo, ni miles de mujeres y hombres le encontramos mayor gracia al futbol.

Como sea, mucho me temo que durante el mundial me sentiré a menudo fuera de lugar, cuando no, francamente expulsada; porque sólo hay algo peor que decir que no me gusta el futbol: expresar una opinión desfavorable o cierto escepticismo respecto a los probables resultados que entregará la selección nacional.

Eso puede ser el principio del acabose en cualquier reunión social donde coincidan dos o más personas mexicanas aficionadas al futbol.

Y ya mejor ni le cuento cómo me vieron cuando expresé mi beneplácito por el empate en el partido inaugural México-Sudáfrica, porque, dije, me parecía una absoluta descortesía ganarle al país anfitrión.

Presiento que será un largo mes.

Apreciaría sus comentarios: [email protected]

* Periodista y feminista en Quintana Rooo, México, integrante de la Red Internacional de periodistas con visión de género

10/CL/LR/LGL

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content