Inicio » “No podemos consignar a un muerto” dice PGJDF por caso Yakiri

“No podemos consignar a un muerto” dice PGJDF por caso Yakiri

Por Anaiz Zamora Márquez
Yakirirubio15cesarmartinezlopez

A un año de la violación sexual de la que fue víctima Yakiri Rubí Rubio Aupart que derivó en su encarcelamiento tras ser acusada de homicidio contra uno de sus agresores, la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal (PGJDF) aún no le garantiza el acceso a la justicia.
 
La averiguación ACI/T3/405/13-12 D01 por violación sexual que se encuentra en la Fiscalía de Investigación para Delitos Sexuales de la Procuraduría capitalina, se mantiene abierta porque la defensa de Yakiri no ha dejado de aportar pruebas y no por el interés de las autoridades correspondientes de investigar si la joven fue víctima de este delito, sostuvo en entrevista la abogada Ana Katiria Suárez Castro.
 
Cabe recordar que aunque el mismo día de la agresión (9 de diciembre) Yakiri acudió a la agencia 50 del Ministerio Público de la PGJDF a denunciar el delito de violación, no se abrió una averiguación previa por los hechos y al contrario, fue detenida y acusada de homicidio (Cimacnoticias 27 enero 14).
 
En entrevista con Cimacnoticias a un año de los hechos, la abogada de Yakiri, Ana Katiria Suárez Castro, enfatizó en la necesidad de que la Fiscalía de Delitos Sexuales realice de manera adecuada la investigación y reconozca a Yakiri como víctima de violencia sexual.
 
LA HISTORIA
 
El 9 de diciembre de 2013, cerca de las 7 de la noche la joven de  entonces 20 años, salió de trabajar y se dirigía a la cita que había acordado con su novia cerca del metro Doctores, su trayecto fue interrumpido por los hermanos Miguel Ángel y Luis Omar Ramírez Anaya, quienes la secuestraron y la llevaron a la fuerza al hotel Alcázar, ubicado en la colonia Doctores.
 
Según la declaración de Yakiri –que consta en la indagatoria inicial a la que Cimacnoticias tuvo acceso– ambos la llevaron al hotel, al ingresar los encargados del hotel saludaron Miguel Ángel (quien la llevó adentro) con familiaridad. Sin registrarse, sin pagar y sin llave, ella y su agresor subieron al primer piso y entraron a la habitación  27 que se encontraba abierta.
 
Una vez adentro, ella suplicó que no le hiciera nada. En ese momento entró Luis Omar. Ambos la aventaron de espaldas contra la pared. Miguel Ángel abusó de ella. Para dominarla, el sujeto usó la navaja y la hirió en el brazo. En medio de la violencia Luis Omar salió de la habitación. 
 
Miguel Ángel sostenía la navaja. Para evitar que se la clavara en el pecho ella agarró el filo. Con sus dos manos Yakiri logró doblarle la mano y herirlo en el cuello. Él se agarró la herida, tomó su ropa y se fue.
 
Enseguida ella salió desnuda y pidió auxilio en la recepción del hotel, pidió que lo agarraran, que no lo dejaran ir. Gritó que la habían violado e intentado matar.
 
Como nadie la ayudó, regresó a la habitación, se vistió a medias y salió en busca de auxilio. Al ver una motopatrulla sobre la avenida Niños Héroes solicitó ayuda, contó brevemente lo ocurrido a los policías y se dirigieron a la agencia 50 del Ministerio Público que está a una cuadra de donde fue agredida.
 
A las 8:50 de la noche del mismo 9 de diciembre, Yakiri denunció la violación sexual ante el MP quien en lugar de tomar la denuncia por violación la acusó de homicidio doloso.
 
“COMPLICIDADES” TRABAN INVESTIGACIÓN
 
De acuerdo con Suárez Castro “la única razón por la que no se inició la averiguación previa por violación sexual ese día fue por la corrupción y los manejos diabólicos con los que se condujo la PGJDF”.
 
La abogada recordó que en el momento en que Yakiri presentó su denuncia, Luis Omar, uno de sus agresores, entró al MP y la acusó del asesinato de su hermano Miguel Ángel.
 
Fue así que la denuncia de Yakiri se levantó como probable responsable de un delito y no como denunciante de violencia sexual.
 
La abogada señaló que independientemente  de que el MP integrara una denuncia por homicidio, tenía la obligación de generar un desglose de la denuncia presentada por Yakiri y enviarla a la Fiscalía de Delitos sexuales “su obligación en ese momento era darle la doble calidad (de denunciante y probable responsable) pero no lo hizo”.
 
A ello se sumó que a Yakiri no se le dio contención emocional, ni anticoncepción de emergencia o retrovirales (para prevenir una posible infección por VIH), cuestiones a las que está obligada la Procuraduría cuando se trata de denunciantes de violencia sexual, lo que representa en sí una violación a Derechos Humanos, dijo.
 
Recalcó que basta con que una mujer haga del conocimiento de una autoridad que ha sido víctima de una violación sexual para que se le apliquen los protocolos  y las medidas de seguridad correspondientes.
 
Fue hasta el 17 de diciembre que la abogada logró iniciar la averiguación por violación sexual en la Fiscalía de Investigación para Delitos Sexuales, el mismo día en que el Juzgado 68 Penal, a cargo de Santiago Ávila Negrón, dictó auto de formal prisión en contra de Yakiri.
 
Suárez Castro relató que una vez que logró la libertad de Yakiri, la PGJDF le advirtió que sería practicamente imposible comprobar la violación sexual y la participación de Luis Omar en los hechos, por lo que “le aconsejó” no continuar con la denuncia. No obstante, ella y Yakiri se han empeñado en mantener abierta la investigación al continuar aportando pruebas al proceso. 
 
Yakiri recobró su libertad en marzo de este año luego de que la Quinta Sala Penal del Tribunal Superior de Justicia del DF (TSJDF) reclasificó el delito de homicidio doloso a homicidio con “exceso de legítima defensa” y el pago de una fianza de 423 mil 800 pesos.
 
“Veladamente me anunciaron que no me van a dar la razón porque ‘no pueden consignar a un muerto’ (Miguel Ángel) y supuestamente no existen las pruebas suficientes para imputarle a Luis Omar una violación, es claro que no busco la consignación del muerto quiero que resuelvan que en efecto Yakiri fue violada, porque eso es lo que les corresponde”, agregó.
 
Relató que durante 2014 aportaron diversas pruebas al proceso que se sigue en contra de Yakiri entre las que destacan declaraciones, ampliación de declaraciones, peritajes y reconstrucción de hechos para comprobar que Yakiri fue víctima de violación y que ante eso, ella sólo trató de defenderse.
 
Abundó en que muchos peritajes que prueban la participación de Luis Omar (uno de sus agresores) no pudieron realizarse debido a los “malos manejos” que la PGJDF hizo de algunas pruebas encontradas en el lugar de los hechos.
 
En tanto, Yakiri Rubio acude semanalmente al Juzgado 23 a firmar su libertad condicionada; se espera que en breve el juez determine el cierre de instrucción e inicie la etapa de presentación de conclusiones.
 
Esta no es la primera ocasión en la que la PGJDF es señalada por la deficiente atención que ofrecen las agencias especializadas en delitos sexuales, y el maltrato a las mujeres que los denuncian.
 
En el año 2000 la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF) emitió la recomendación 3/2000 que evidenció que la procuraduría no actuaba de manera adecuada cuando se trataba de atender a víctimas de violencia sexual.
 
14/AZM/LGL 

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más