Inicio Oaxaca, sede de la cumbre de mujeres indígenas

Oaxaca, sede de la cumbre de mujeres indígenas

Por Paulina Ríos Olivera, corresponsal

Al anunciar la próxima Primera Cumbre de Mujeres Indígenas de las Américas Rigoberta Menchú Tum, premio Nobel de la Paz, sostuvo que esta reunión mundial “servirá para renovar la esperanza de encontrar nuevos caminos a los problemas que siguen enfrentando las mujeres de todos los pueblos indígenas del orbe”.

En conferencia de prensa para dar a conocer los detalles de la próxima reunión que se llevará a cabo del 30 de noviembre al 4 de diciembre próximos en esta capital, la premio Nobel de la Paz aseguró que la lucha de los pueblos indígenas sigue caminando y ha logrado captar la atención de la población en el mundo desde hace más de 20 años.

Ante el gobernador de la entidad oaxaqueña, José Murat, la subsecretaria para Temas Globales de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), Patricia Olamendi; y de la directora del Instituto de la Mujer Oaxaqueña, Norma Reyes Terán, Menchú Tum aseveró que las mujeres indígenas no han tenido oportunidad para juntarse y debatir sobre el futuro.

Acompañada también de Enlace Continental de Mujeres Indígenas, Tarcila Rivera Zea, de la responsable de la Oficina de Representación para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas, Xóchitl Gálvez Ruiz, y el representante del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), David Atkinson, la indígena guatemalteca sostuvo que es necesario entender el papel de las mujeres indígenas en las naciones a fin de determinar los presupuestos futuros.

Asimismo Menchú enumeró las gestiones que se han hecho durante más de un año para llevar a cabo esa Cumbre, la cual –abundó- “es una cumbre muy deseada, porque es un anhelo de muchas mujeres desde hace mucho tiempo, porque las mujeres indígenas no tenían un espacio propio para discutir, debatir, soñar juntas y poner en la mesa los desafíos del futuro”.

Aseguró que la Cumbre permitirá completar una agenda del futuro para la educación, la espiritualidad, la salud y los efectos de las grandes políticas internacionales sobre las mujeres y sus hijas e hijos, así como de su función en la determinación de propuestas para lograr una mayor participación femenina.

“Después de esta Cumbre los países tendrán que asumir los retos de todas nosotras. Las líderes tienen que ser embajadoras permanentes de los acuerdos de la Cumbre”, advirtió la también promotora de esta reunión mundial.

Por su parte Patricia Olamendi señaló que la Cumbre será una gran oportunidad para discutir las condiciones de las mujeres indígenas y ver las estrategias de lucha que puedan llevarse a cabo para abatir las desigualdades e inequidades que enfrentan.

Por su parte Davir Atkinson, del BID, aseguró que para llevar a cabo la reunión mundial se aportarán 300 mil dólares; mientras que Tarcila Rivera Zea manifestó que en pleno siglo XXI los aportes de las mujeres indígenas aún no han sido reconocidos como debieran.

A su vez Xóchitl Gálvez manifestó que la agenda de las mujeres indígenas aún está por construirse, pese a que son las más pobres y las más excluidas de las sociedades porque se están organizando, sin apoyos pero con grandes esfuerzos.

En su oportunidad, el gobernador José Murat se pronunció porque el gobierno federal no realice políticas públicas ajenas a los asuntos de los pueblos indígenas, incluyendo a las mujeres, así como porque se respeten sus derechos, y confió en que la Cumbre encuentre respuestas porque no es posible que sigan habiendo inequidades para con los pueblos indígenas.

En tanto, la directora del IMO, Reyes Terán, expuso que el nombramiento para que Oaxaca fuese sede mundial de la Cumbre se debió a la composición pluricultural y étnica de la entidad; pero, desde su punto de vista, se debe sobre todo a las medidas jurídicas que aquí se han tomado en favor del reconocimiento de los derechos de los pueblos indígenas y las políticas en favor de las mujeres.

Al término de la conferencia el representante de la Unión de Pueblos Indígenas Zapotecas (OPIZ), Juan Sosa Maldonado, irrumpió en el lugar donde se llevaba a cabo la presentación para solicitarles a Xóchitl Gálvez y a Patricia Olamendi su intervención para la liberación de los 23 presos indígenas de la región Loxicha, acusados de pertenecer al Ejército Popular Revolucionario.

Tras de la entrega de un oficio que firmaron ambas funcionarias federales, Sosa Maldonado esperó afuera del lugar para dialogar con el gobernador oaxaqueño.

       
atención
información producida por cimac, comunicación e información de la mujer
disponible para periodistas y medios de comunicación impresos y electrónicos
por favor citen la fuente

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más

Skip to content