Inicio Olga Poblete

Olga Poblete

Por Erika Cervantes

La democracia no sólo debe existir en el terreno político, sino también en la individualidad humana como una forma de llegar a una mejor convivencia, señaló en el Foro Pro-voto de la mujer Chilena Olga Poblete, en el año de 1937.

Poblete nació en la entonces ciudad chilena de Tacna en 1909, hija de una mujer soltera.

Siendo joven “Olguita” como le decían sus amigas y amigos, decidió alcanzar lo inalcanzable en los difíciles años 30, para transformarse al igual que Elena Caffarena en el símbolo chileno de la liberación de las mujeres, al fundar el Movimiento por Emancipación de la Mujer Chilena (Memch), y posteriormente llegar a su presidencia en 1947.

Al trasladarse a Santiago para iniciar sus estudios, descubrió diversas facetas de su vida y capacidades que desarrolló con gran habilidad, desde su interés por el piano sus inclinaciones deportivas que la transformaron en capitana de básquetbol estudiantil.

Pero su atención se fue volcando poco a poco hacia lo social y lo político. Fue así como participó en “Avance”, grupo decisivo en la definición política de los estudiantes de los años 20.

Al igual que muchos estudiantes, Poblete formó parte de las grandes manifestaciones para derrocar la dictadura del General Carlos Ibañez del Campo, en 1931.

Le tocó vivir su juventud en un mundo convulsionado en el que los jóvenes –que como ella definió “funcionan más con el corazón que con el cerebro”-, tomaron partido contra el fascismo y contra la guerra. Ella lo hizo con el corazón, pero también con inteligencia.

Más tarde, se solidarizó con la causa republicana en la guerra civil española participando en el “Socorro rojo” que juntaba alimentos y medicina para los refugiados que huían de España.

Trabajó para lograr el triunfo del Frente Popular y de su abanderado Aguirre Cerda. Esto como una manera de parar al fascismo e impulsar los cambios tan necesarios en el Chile de los años 30.

Pero su verdadero aporte fue la enseñanza de las nuevas generaciones chilenas al desempeñarse como profesora del liceo Experimental Manuel de Salas, y más tarde cómo catedrática Universitaria donde sus alumnas y alumnos aprendieron historia y con ello, la trascendencia de las ideas al no abandonar la enseñanza, aún cuando el golpe militar de la dictadura de Pinochet cerró la Universidad.

En esos años Olga con 75 años no se amedrentó y organizó las denominada s “canastas alimenticias” para las y los obreros; dio charlas y montó algunas exposiciones e incluso, impulsó con su ejemplo a las organizaciones de mujeres para unirse ante la dictadura.

Una parte muy importante para Olga Poblete fue la fundación del Memch en 1939. Allí es donde se une finalmente a otras luchadoras distinguidas como Elena Caffarena, Laura Rodig, Marta Vergara, Aída Parada y Amanda Perotti. A partir de entonces, nunca abandona la causa de los derechos de las mujeres y la lucha contra la discriminación.

Incluso, sus memorias dan cuenta de ello: “Puedo asegurar que el Memch fue mi verdadera escuela de civismo. A partir de ese encuentro me comprometí para siempre con la emancipación de las mujeres”.

Otra de las satisfacciones de Olga Poblete fue disfrutar el Día Internacional de la Mujer que por vez primera tenía lugar en Chile, un 8 de marzo de 1947, en la Casa Central de la Universidad chilena.

Esa celebración fue impuesta oficialmente por gestión del Presidente Salvador Allende, y fue interrumpida durante el Gobierno Militar.

La inquietud de Olga la lleva abrazar diversas causas como la lucha por la paz mundial y, es en los difíciles años de la posguerra cuando aún se tenía latente la amenaza de una tercera guerra mundial, cuando en 1948 se crea el Movimiento de Partidiarios por la Paz. Ella es nombrada Secretaria General, tarea que la llevó a exponer en diversos foros su tesis de que “Nada de lo Humano me es Ajeno”.

Olga Poblete murió en Chile en 1999 rodeada de su familia a los 90 años de edad, tiempo en el que compartió y heredó a la población chilena y mundial, el derecho al voto de las mujeres de su país, la lucha por la paz y el desarrollo de las personas.

2004/EC/GV

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content