Inicio Para mujeres indígenas, sólo 2 por ciento de diputaciones

Para mujeres indígenas, sólo 2 por ciento de diputaciones

Por Anayeli García Martínez

La participación política de las mujeres indígenas en México es mínima; sólo alcanza el 2 por ciento, por lo que es necesario fomentar su inclusión en los procesos electorales, aseguró Mirna Cunningham, presidenta del Foro Permanente para las Cuestiones Indígenas de la Organización de Naciones Unidas (ONU).

En entrevista, la indígena miskita señaló que Naciones Unidas ha documentado la participación política de los pueblos originarios, en particular de las mujeres, y en estudios recientes encontró que la incorporación de las y los ciudadanos indígenas en los sistemas de partidos y otras formas de representación es todavía una tarea pendiente.

Cunningham explicó que el Foro Permanente para las Cuestiones Indígenas, organizaciones de grupos étnicos de México, dependencias federales y el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) fomentan la participación política de las indígenas a través de investigaciones realizadas en México, Guatemala, Nicaragua, Ecuador y Perú.

En estos estudios Naciones Unidas encontró que la participación política de las mujeres que pertenecen a una etnia en general es mínima, y limitada por los sistemas de partidos.

"Definitivamente es un tema que afecta a todos los países donde hay pueblos indígenas, se está trabajando la capacitación y formación de mujeres, estamos dando los primeros pasos y los estamos dando enfrentando enormes barreras, pero estamos seguras que con la capacidad de las indígenas vamos a salir adelante", sostuvo.

ESCASA PRESENCIA

Según datos del PNUD, en la Cámara de Diputados 1997-2000 sólo hubo dos legisladoras indígenas: Aurora Bazán, por el PVEM, y Soledad Baltasar, por el PAN. Hubo una senadora indígena, Cirila Hernández, por el PRI, del 2000 al 2006. Hasta 2008 no se había logrado ese número de indígenas en cargos legislativos a nivel federal, de acuerdo con el mecanismo de la ONU.

El PNUD precisa que en 2008, de un total de 224 diputadas locales en todo el país, sólo cuatro fueron indígenas; es decir, de los 32 estados sólo tres tuvieron representación de mujeres indígenas en sus congresos locales: Oaxaca, Puebla y Veracruz.

En ese periodo dos indígenas de Oaxaca lograron llegar al Congreso estatal, una de ellas chontal zapoteca y la otra de la etnia mixe; en Puebla y Veracruz fueron dos mujeres nahuas quienes lograron un escaño, lo que corresponde al 2 por ciento del total de diputaciones.

En Oaxaca 430 municipios están regidos por el sistema de "usos y costumbres", aún así sólo tres mujeres obtuvieron su lugar por este sistema mientras que cinco más fueron electas por el sistema de partidos políticos. En total, en el mismo periodo, hubo 1.8 por ciento de alcaldesas indígenas.

En el libro "Los espacios conquistados: participación política y liderazgo de las mujeres indígenas de México", publicado por el PNUD, señala que para 2006, de los 570 municipios que conforman el estado de Oaxaca, únicamente ocho estaban gobernados por una mujer indígena.

En un caso más reciente, cabe destacar que Eufrosina Cruz se convirtió en 2010 en la primera mujer indígena en ser presidenta del Congreso de Oaxaca, logro que alcanzó tras defender de manera infructuosa su triunfo en las elecciones para alcaldesa de Santa María Quiegolani, en octubre de 2008.

Mirna Cunningham confió en que el actual proceso electoral en nuestro país sirva para abrir más espacios a la población indígena. "Lo que yo encuentro en México es que hay mujeres indígenas capaces, que han estado conduciendo procesos importantes organizativos y que tienen toda la capacidad para ser candidatas idóneas", apuntó.

Sin embargo lamentó que, como se ha constatado en otros países de América Latina, son los grupos de poder quienes deciden al final si ellas pueden ser o no candidatas. "Tenemos todas las condiciones aquí en México, al igual que en otros países de la región, para que haya mujeres indígenas al frente de muchos espacios, esperamos que se puedan ocupar", sostuvo la mujer de la etnia miskita.

Agregó que México debe respetar la libre determinación de los pueblos indígenas y crear las condiciones para que su participación en el ámbito político deje de ser un discurso y se transforme en políticas públicas y acciones concretas, en este caso, a favor de las mujeres que quieren ocupar un cargo de elección popular.

12/AGM/RMB

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content