Inicio » Pasantes médicos atienden emergencias obstétricas

Pasantes médicos atienden emergencias obstétricas

Por Guadalupe Cruz Jaimes

En México 4 de cada 10 mujeres con una emergencia obstétrica ponen en riesgo su vida al ir “de un lugar a otro” hasta encontrar un hospital donde puedan ser atendidas, debido a las serias deficiencias en los servicios de la Secretaría de Salud (Ss).

Ejemplo de la falta de capacidad es que de los 14 mil centros de salud que hay en el país, el 63 por ciento está a cargo de “pasantes, no hay personal permanente” calificado para resolver una urgencia de este tipo y así evitar una muerte materna (MM), informó Susana Cerón, directora del Centro Nacional de Equidad de Género y Salud Reproductiva (CNEGSR).

La funcionaria añadió que la problemática es compleja y se acentúa en comunidades alejadas como Palenque, Chiapas, donde el hospital cuenta con plazas y recursos, pero no hay médicos interesados en laborar en esa unidad.

La situación es preocupante porque los centros de salud son las unidades más cercanas a las mujeres, por ello es importante que el personal pueda identificar los síntomas de una emergencia obstétrica y estabilizar a las usuarias, para que después aseguren su traslado a un hospital donde puedan ser atendidas, explicó.

Poe eso el personal requiere comunicarse con las otras unidades de salud, incluso hay una línea telefónica (01800 MATERNA), creada en 2010 para este fin. Sin embargo, la estrategia “se cae” porque en 42 por ciento de los centros de salud no hay teléfono o radio para llamar a otras unidades.

Las debilidades en la atención no sólo ocurren en los centros de salud, también se presentan en los hospitales de segundo y tercer nivel de atención, ya que el 30 por ciento de éstos carecen de personal que labore en días festivos y en horarios nocturnos.

Cerón refirió que esta problemática se concentra sobre todo en estados como Chiapas, donde la razón de muerte materna (RMM) rebasa la media nacional situada en 55 defunciones de mujeres por cada 100 mil nacidos vivos.

El resultado del cúmulo de deficiencias es que 41 por ciento de las mujeres con una emergencia obstétrica “van de un lugar a otro, antes de quedarse en un hospital”, esta situación no es exclusiva del sureste también se registra en el DF, mencionó la directora del CNEGSR.

En la capital del país, dijo, “hay hospitales federales donde no las atienden porque no pasaron al primer nivel (centro de salud) o les dicen que ya no hay lugar y les cierran las puertas”.

Estas problemáticas fueron identificadas a partir de la estrategia Operativo Emergente o “Fuerza de Tarea”, que inició en septiembre de 2011 en los ocho estados con mayor RMM, y que consiste en monitorear las unidades de salud que han tenido casos de MM, identificar sus necesidades y brindarles capacitación o insumos para que puedan resolverlas.

En esta labor, realizada en el Estado de México, DF, Chiapas, Veracruz y Guerrero, entre otras entidades, participan distintas áreas e instituciones dependientes de la Ss, como el área de Calidad y de Transfusión Sanguínea, así como la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) y el CNEGSR.

El trabajo del centro, como parte de la “Fuerza de Tarea”, consiste principalmente en brindar talleres de capacitación al personal de salud, no sólo a las y los médicos, acerca del manejo de una emergencia obstétrica.

“Hay entidades que conocen sus debilidades; el DF pidió apoyo para sensibilizar al personal de salud porque tiene identificado un problema de actitud”, puso de ejemplo.

Los objetivos de la estrategia, que opera con el presupuesto del programa Arranque Parejo en la Vida y carece de una partida específica, son mejorar la calidad de la atención mediante la creación de redes entre las unidades de salud y la comunidad.

También pretende ampliar la capacitación del personal, pero en este rubro se encuentran con la dificultad de que en la mayoría de los centros de salud el personal está conformado por pasantes que reciben la formación, pero se van del lugar al concluir su servicios, y otra vez queda el vacío.

La especialista destacó que la capacitación para abatir la MM comienza con recordarle al personal la importancia de la anticoncepción pos evento obstétrico, como el primer paso para evitar el deceso ligado al embarazo, parto y puerperio.

Añadió que cuando una mujer de más de 35 o menor de 20 años recibe el método que necesita para prevenir un embarazo no deseado, se disminuyen los casos de MM, porque ellas corren 2.5 veces más riesgo de fallecer por esas causas.

El Operativo Emergente tiene como meta reducir entre 80 y 120 MM al cierre de 2012; hasta julio pasado hubo una disminución de 40 decesos, por lo que con esta tendencia será posible alcanzar ?a lo mucho? una reducción de 70 casos.

12/GCJ/RMB

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más

A %d blogueros les gusta esto: