Inicio Persiste discriminación femenina en sector público chileno

Persiste discriminación femenina en sector público chileno

Por la Redacción

En Chile, donde se especula que podría haber dos precandidatas a la presidencia, las actuales ministras de Defensa y Relaciones Exteriores, un estudio demuestra que las mujeres siguen siendo marginadas en el sector laboral, sobre todo en el servicio público.

En un despacho de la página Mujereshoy fechado en Chile, se destaca que aunque se han perfilado fuertemente las ministras Michelle Bachelet de Defensa, y Soledad Alvear, de Relaciones Exteriores, como aspirantes a la presidencia, la realidad indica que la legislación chilena no promueve el acceso de las mujeres a cargos públicos.

Chile es uno de los pocos países de América Latina que no cuenta con una ley que evite la discriminación y marginación de género hacia las mujeres y según los resultados de la investigación “El trabajo que tenemos. El trabajo que queremos. Estudio Diagnóstico de la Situación de la Mujer en los Servicios Públicos”, se demuestra que ese fenómeno esta muy arraigado en aspectos como la jubilación y el salario.

Actualmente, en Chile hay 15 millones 597 mil habitantes de los cuales más de 7 millones, es decir, el 50.9 por ciento, son mujeres. Sin embargo, sólo el 33 por ciento de ellas conforma la fuerza femenina de trabajo.

Un porcentaje que en el servicio público está completamente invertido, porque las mujeres constituyen el 56 por ciento del total de trabajadores de ese sector. Sin embargo, ganan en promedio sólo dos tercios del ingreso medio de los hombres y se calcula que trabajan 80 horas semanales, 48 en forma remunerada y más de 30 en tareas del hogar.

El total de la muestra utilizada en el estudio, que se presentó el pasado 4 de agosto en Chile, fue de mil 232 personas, de las cuales mil 138 fueron mujeres y 44 hombres, donde un 43 por ciento de las funcionarias públicas son jefas de hogar.

El estudio deja entrever que las relaciones sociales de género en este sector se expresan fuertemente en relaciones de poder, riesgo de acoso sexual y moral y dificultad en el ejercicio del derecho femenino, amparado en la rígida estructura de la carrera funcionaria.

En Chile, las remuneraciones de los funcionarios públicos se vinculan a una escala única de sueldos en un sistema de ascenso en los grados, según antigüedad y calificaciones de desempeño.

Según el estudio, en todas las plantas del gobierno central, las mujeres ganan en promedio menos que los hombres y la desfavorable diferencia se explicaría justamente por el sistema de postulaciones, las formas de remuneraciones y por la segregación ocupacional de las mujeres.

Se comprobó la existencia de vacíos legales y normas permisivas de discriminación hacia la mujer que no garantizan la igualdad en el acceso al sistema que promueve la carrera en el servicio público.

Igualmente, se detectó una fuerte tensión entre la vida privada y el trabajo, donde las mujeres tienden a transferir a su ámbito laboral el modelo “doméstico” de servir a los otros, donde las tareas ejercidas por ella son menos valoradas. Por consiguiente, se ha tendido a masculinizar el aporte de las mujeres que quieren tener éxito en el servicio público y al resto se les condena a cargos de menor importancia.

2004/LR/SM

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content