Inicio Persiste opresión de las mujeres afganas

Persiste opresión de las mujeres afganas

Por la Redacción

Las mujeres afganas continúan viviendo sin derechos en un país que para el mundo ya no es un peligro y tiene un gobierno “democrático”, pero su situación no ha cambiado mucho desde la intervención militar de Estados Unidos, según la Asociación Revolucionaria de las Mujeres de Afganistán (RAWA en inglés).

Fundada en 1977 para defender los derechos humanos femeninos, RAWA asegura que el pueblo afgano, en particular las mujeres, continúan sometidas por los fundamentalistas que rodean al presidente impuesto por Estados Unidos, Hamid Karzai, quienes violan, matan y reprimen a la población.

Danish Hamid nació en Afganistán pero siendo muy pequeña emigró con su familia a Irán, para acabar años más tarde en los campos de refugiados en Pakistán.

Desde que tiene uso de razón ha participado en las acciones humanitarias y políticas de RAWA y ahora, con 23 años, recorre el mundo para explicar la verdadera situación en la que se encuentran las mujeres afganas y su país, “olvidado” por la comunidad internacional.

En una entrevista difundida por RAWA esta joven afgana explica que, a pesar de la caída del régimen Talibán y la formación del nuevo gobierno, su pueblo “está sometido al terror y a la tiranía de los fundamentalistas”.

No podemos decir que las mujeres tengan libertad en Afganistán porque los fundamentalistas ocupan el poder y tienen la misma mentalidad que los talibán: están en contra de las mujeres y de cualquier tipo de progreso, explica.

En las ciudades, agraga, las mujeres no se sienten seguras ni libres para hablar o salir a la calle pero no porque sean cobardes. Hablamos de mujeres educadas pero que, por miedo a los grupos fundamentalistas, siguen llevando el burka (túnica que les cubre de la cabeza a los pies).

En las áreas rurales, explica Hamid, la situación es peor porque el carece de control. Los fundamentalistas tienen el poder, pistolas y dólares en los bolsillos y hacen lo que les apetece: matan, violan, maltratan, secuestran… En ningún lugar hay ni habrá seguridad para las mujeres mientras haya fundamentalistas en el poder.

DEMOCRACIA FICTICIA

La joven afgana asegura que la democracia en Afganistán no es real, pero en Estados Unidos y otros países la gente cree a los medios de comunicación e incluso a los fundamentalistas que dicen querer devolver la libertad al país.

“No podemos hablar de democracia o libertad, y muchos menos de seguridad si no hay paz en nuestro país. Antes del régimen Talibán, los grupos que ahora tienen el poder violaron y secuestraron a numerosas mujeres”, relata.

Karzai esta rodeado de fundamentalistas que muestran al mundo un país democrático y protector de los derechos humanos, pero cuando las fuerzas internacionales se vayan se enfrentarán entre sí y empezarán a matar, robar, secuestrar… y los peores crímenes serán cometidos contra las mujeres, advirtió.

EL PAPEL DE LA ONU

Para las mujeres afganas, continúa,. la única solución es que la ONU y la comunidad internacional nos ayuden y desarmen a todos los grupos fundamentalistas. Queremos un gobierno no fundamentalista y que pueda proporcionarnos paz y seguridad.

Hamid asegura que la presencia en el gabinete de Habiba Sarabi, vicepresidenta de Asistencia Humanitaria para Mujeres y Niños de Afganistán, es determinante pues hasta ahora ha logrado reconstruir escuelas y creado comités de ayuda para los más pobres, entre ellos las viudas que dejaron varios años de guerra civil.

Al saber del nuevo gobierno, las y los refugiados afganos en Pakistán regresaron a su país pues les dijeron que se estaba reconstruyendo, que no había muerte ni violencia, pero al llegar descubrieron que no había nada para ellos y muchos decidieron regresarse, relata.

Hace unos días mujeres afganas participaron en el seminario La Mujer y la Reforma Constitucional. Ellas pretenden que la nueva Carta Magna, que debe estar lista a finales de este año, reconozca sus derechos, pero temen que el control masculino y la interpretación ortodoxa de las leyes islámicas impidan su aplicación.

2003/MES/MEL

       
atención
información producida por cimac, comunicación e información de la mujer
disponible para periodistas y medios de comunicación impresos y electrónicos
por favor citen la fuente

El servicio informativo se realiza gracias al apoyo
brindado por las siguientes instituciones:
John D. and Catherine T. MacArthur Foundation, UNIFEM,
Partner of the Americas, Fundación Heinrich Böll,
GLAMS y The William and Flora Hewlett Foundation.

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más