Inicio » Pese al miedo, miles de inmigrantes salieron a la calle

Pese al miedo, miles de inmigrantes salieron a la calle

Pese al miedo, hicieron presencia en las calles. Salieron portando banderas estadounidenses, mexicanas y de todo el mundo. “¡No somos ilegales, somos seres humanos!”. Eran miles exigiendo en todo el país una reforma migratoria, un camino a la legalización, alto a las redadas y a las deportaciones.

Chicago, Nueva York y Los Ángeles, Phoenix, Detroit, Miami, Washington, fueron escenario de la unidad inmigrante que marchó este Primero de Mayo.

El año anterior fueron decenas de miles de migrantes hispanos los que caminaron por las ciudades estadounidenses, hoy no tantos. Y no son tantos, dijo la activista Lidia Hernández, de Phoenix, Arizona, porque estamos trabajando, pero somos parte de América y no nos vamos a ir.

Las movilizaciones no incluyen sólo a las y los latinos, sino a migrantes de todo el mundo. Por eso en Washington, aproximadamente 400 migrantes asiáticos esperaban esta tarde hablar con legisladores.

Marcharon menos, pero todos estuvieron pendientes de lo que ocurrió en las calles. Una tensa calma se vivió en todo el país. Se calcula que en Los Ángeles salieron a las calles 20 mil, mientras que en Chicago 10 mil.

Iban muchos vestidos de verde, blanco y rojo, también de azul, que son los colores de las banderas de México y Estados Unidos.

El árbol de la unidad familiar pudo realizarse. Todo, con un sólo fin: una reforma migratoria comprensiva que legalice a más de 12 millones de personas y que termine con las redadas y las deportaciones en todo el país.

Al mismo tiempo, la Coalition Comprehensive Immigration

Reform (CCIR) inició una campaña de llamadas telefónicas al Senado a partir de hoy para concluir el tres de mayo. “Actúa ahora en favor de la reforma migratoria comprensiva”, dice el eslogan a los migrantes, que deben llamar al número 1 800 882 2005 para hablantes de español y el 1800 417 7666 para quienes hablen inglés. Para mandar el mensaje en otros idiomas se invita a visitar la página de Internet www.cirnow.org.

LAS MUJERES

Las mujeres inmigrantes siempre han luchado junto al hombre por una igualdad de oportunidades y este martes no es la excepción, pues continuarán activas durante la marcha, informó en conferencia de prensa Rosita Romero, del Centro de los Derechos de la Mujer.

Mientras que Diana Minchala, de Pachamama, hizo un llamado a las autoridades de inmigración de detener las deportaciones, “pues están utilizando esta vía para intimidar a la población”.

La participación de estudiantes también fue muy importante. Al respecto, Jenifer Cariño, estudiante de la Universidad de Nueva York, manifestó que el ambiente hostil que prevalece en las universidades en contra de las y los inmigrantes obligó a unir esfuerzos en pro de una reforma integral.

Al mismo tiempo las y los neoyorkinos expresaron su solidaridad con Elvira Arellano, quien se mantiene en huelga de hambre en una iglesia de la ciudad de Chicago.

Pachamama realizó un evento en Union Square en punto de las 3:00, en donde llevó a cabo un evento cultural y encabezó un minuto de silencio para las personas que han muerto en su intento por ingresar a los Estados Unidos.

La Coalición Comunidades Inmigrantes inició una campaña de concientización en el área de Washington Heights. De la calle 157 y Broadway se trasladaron a Washington Square, para después marchar hacia Union Square.

El Centro de Integración Latinoamericana se reunió en el 49-06 de la Avenida Skillman, en Woodside y de ahí se trasladaron a Manhattan para unirse a la manifestación.

Mientras tanto, la “New York Immmigration Coalition” inició su recorrido en punto de las 2:00 p.m. en la iglesia Judson Memorial Church para trasladarse posteriormente al parque Washington. Una vez congregados con otras organizaciones, se dirigieron a

Union Square.

Una vez que todas las organizaciones llegaron a Union Square, recorrieron la avenida Broadway, hasta el 26 de Federal Plaza, en donde los dirigentes hicieron uso de la palabra

En California y Chicago, dirigentes y activistas pro inmigrantes advirtieron que la participación en estas manifestaciones es muy importante, pues de esto depende el futuro de una reforma justa y no hacerlo podría postergarla.

“Ahorita lo que se está hablando en el Capitolio entre el presidente Bush y los republicanos es del puro programa bracero, no sobre la legalizacion y hasta de prohibir la reunión familiar”, dijo Angélica Salas, directora de la Coalición de Los Ángeles para los Derechos de los Inmigrantes (CHIRLA), poco después de reunirse con el Consejo Estratégico, que lleva a cabo los preparativos de las manifestaciones a nivel nacional.

La dirigente denunció además la falta de disposición de los partidos demócrata y republicano para discutir el punto. Al final lo que buscan es posponer el tema para culparse el uno al otro, dijo.

“El presidente y el Partido Republicano están peor que el año pasado porque les beneficia no hacer nada y echarle la culpa al Partido Demócrata, que ahora es mayoría”, insistió.

POR LA UNIDAD

En Chicago, las organizaciones siempre mantuvieron la confianza de que la marcha de hoy en esta ciudad seria igual o más nutrida que la del año pasado, pese a que algunos grupos han decidido mantener la línea del cabildeo antes de volver a tomar las calles.

Luego de resolver sus diferencias, el Movimiento 10 de Marzo y el Centro Sin Fronteras marcharon conjuntamente a fin de enviar un mensaje de unidad, que tanto se requiere para conseguir una reforma.

“Nos llena de alegría poder enviar un mensaje de unidad a la comunidad, no solamente aquí en Chicago, sino en toda la nación, pues hemos superado las diferencias a favor de la causa principal que es sacar la mayor cantidad de gente posible a la calle para mandar un mensaje fuerte a Washington sobre la necesidad de una reforma integral, justa e incluyente de inmediato”, dijo Artemio Arreola, integrante de la Coalición.

En tanto, Emma Lozano expresó su satisfacción de que las organizaciones volverán a marchar juntos desde Humboldt Park y Pilsen.

Algunos dirigentes han expresado sus dudas sobre la efectividad de las marchas, por lo que optaron por mantener su postura dialoguista en Washington. “Creemos que todas las actividades enfocadas en conseguir una reforma migratoria son importantes, no importa la vía”, dijo Catherine Salgado, coordinadora de la

Coalición por los Inmigrantes y Refugiados de Illinois.

Medios de comunicacion hispanos se comprometieron a realizar transmisiones en vivo de las marchas, entre ellos, Radiobilingüe y las televisoras Univisión y Telemundo.

La lucha por la reforma migratoria comprensiva está en marcha y todos esperan poder legalizar su situación migratoria.

LOS PLANES

Pero aunque las manifestaciones de este primero de mayo pretenden influir para lograr una buena reforma migratoria, en el nivel oficial las posibilidades de que eso ocurra se reducen a dos planteamientos gubernamentales: el plan Gutierrez-Flake y el del presidente Bush.

El primer proyecto es un plan bipartidista entregado al Comité Judicial de la Cámara de Representantes por los legisladores Luis Gutiérrez (demócrata de Illinois) y Jeff Flake (republicano de Arizona), basado en siete capítulos, entre ellos seguridad fronteriza, combate al fraude de identidad, visados temporales y una vía hacia la ciudadanía para aquellos indocumentados que se encuentran en Estados Unidos desde antes del 1 de julio de 2006.

Además establece una multa de dos mil dólares al iniciar el proceso. El inmigrante indocumentado recibirá una visa de residencia y, seis años más tarde y el pago de una segunda multa de mil dólares, recibirá la residencia permanente.

Cinco años después podrá iniciar el trámite para la ciudadanía.

El segundo proyecto anunciado por la Casa Blanca y que se está siendo redactado junto con senadores republicanos, se basa en cinco puntos. Incluye una vía de legalización a cambio de la compra de una visa temporal de residencia temporal de tres años, por un valor de tres mil 500 dólares. Luego, el extranjero deberá viajar a su país de origen, solicitar en la embajada estadounidense la residencia y pagar una multa de diez mil dólares.

El proyecto fue criticado por organizaciones nacionales a favor de los derechos de los inmigrantes y entidades religiosas, que urgieron al gobierno a cambiar de dirección y respaldar un plan amplio y justo que garantice la unidad familiar.

07/LP/GG/CV

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más

A %d blogueros les gusta esto: