Inicio Prácticamente napalm cayó a niñas y niños de guardería ABC

Prácticamente napalm cayó a niñas y niños de guardería ABC

Prácticamente les cayó napalm a las niñas y los niños de la guardería ABC el pasado 5 de junio donde 44 de ellos fallecieron en un incendio, y 24 más continúan graves, afirma el doctor Rafael Cabanillas López, especialista en transferencia de calor, de la Universidad de Sonora.

El doctor Cabanillas explica que la mezcla compuesta básicamente por benceno y poliestireno, adicionada con un agente iniciador de la ignición como fósforo blanco, se le conoce como napalm.

El poliestireno se utiliza para darle cuerpo a la mezcla, lo que produce una especie de gel que una vez encendido difícilmente puede ser sofocada, además se comporta como un plástico pegajoso que se adhiere a la piel o los objetos con los que tiene contacto y permanece encendido durante bastante tiempo, dice el especialista.

En el suceso trágico del pasado viernes en la guardería privada subrogada del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) se unieron varios factores que en conjunto conformaron lo que se conoce como “la tormenta perfecta”, es decir las peores condiciones posibles para producir el peor efecto, afirma.

Como se informó, el techo de la guardería ABC tenía un recubrimiento con este material, tal como se acostumbra hacerlo en Hermosillo, en edificaciones con fines de almacén, maquiladoras, talleres, y negocios que requieren de grandes extensiones, pues es más económico instalar techos de lámina, y recubrirlos con poliestireno para mitigar el calor, que fabricarlos de concreto.

Si bien esta suma de factores tiene baja probabilidad de suceder, eventualmente suceden y los efectos son terribles, opina el especialista académico.

De la información vertida por testimoniales publicadas en los medios, y declarado preliminarmente por las y los actores del incidente, considera se pueden concluir algunos puntos: El primero es que la guardería poseía un techo falso o plafón formado por poliestireno expandido (comúnmente denominado frigolit o estirofoam).

Que ese techo estaba en el interior de una gran bodega que se compartía con otras áreas que almacenaban distintos materiales. Se habla de una explosión, de que hubo una confusión total y todo pasó demasiado rápido para responder con celeridad, analiza Cabanillas.

Que las y los niños tenían una especie de plástico derretido en su piel. Que los detectores de humo no dieron alarma, que los extinguidores no se pudieron encontrar. Las puertas de salida de emergencia no funcionaron.

ALCANCES DEL POLIESTIRENO

El poliestireno expandido es un polímero termoplástico que se obtiene de la polimerización del estireno. Tiene, como la gran mayoría de los polímeros, su base en elementos como el carbón y el hidrógeno. El poliestireno expandido es de fácil ignición y es inestable a bajas temperaturas ya que empieza su degradación a 100°C aproximadamente.

Rafael Cabanillas indica que el poliestireno está prohibido en muchos países como material de construcción si no se encuentra tratado con retardantes de fuego o “encarcelado” entre paredes de concreto u otros materiales “secos”.

Recuerda que a escala mundial se han tenido terribles incendios donde el poliestireno jugó un papel central: el 11 de abril de 1996 el segundo aeropuerto en importancia de Alemania se incendió, donde 17 personas perdieron la vida y otras más tuvieron que ser internadas por intoxicación debido a la inhalación de los gases y vapores de combustión.

Otro más, fue el 18 de noviembre de 1996 en el túnel que une Francia con Inglaterra se presentó un incendio que involucró al poliestireno, el cual era transportado por los vagones de carga del tren. Este accidente afortunadamente no tuvo víctimas fatales pero si muchos daños materiales que obligaron a las compañías involucradas a tomar medidas precautorias muy rígidas.

En nuestra entidad ya se habían presentado incendios que involucraron al poliestireno. En Ciudad Obregón hace algunos años, se incendió un súper (VH) que usaba un gran plafón de poliestireno, hubo muchos heridos y las condiciones fueron muy parecidas a la guardería ABC.

LA “TORMENTA PERFECTA”

En un documento académico, el también maestro universitario explica que si alguien ha tratado de quemar una lámina de poliestireno se dará cuenta que no es tarea fácil y que una vez encendida el fuego se propaga lentamente si no es que se extingue.

Parecería impensable entonces creer que el poliestireno es el culpable de tantos y tan terribles incendios. La forma de actuar es que un pequeño fuego iniciado, por ejemplo por un corto circuito o un pequeño mueble, genera gases calientes que pueden llegar a los 1000°C. Estos gases suben rápidamente buscando las partes altas de la vivienda o edificio, es aquí donde los gases calientes entran en contacto con el poliestireno, nos detalla.

Como se describió anteriormente, el poliestireno se degrada después de los 100°C así que ante un flujo de gases de combustión con alta temperatura, el poliestireno se empieza a descomponer en sus elementos básicos que son carbón e hidrógeno (y combinación de éstos) con benceno.

Todos estos gases forman una mezcla la cual resulta muy explosiva. La continua exposición del poliestireno con los gases calientes genera una gran cantidad de vapores, de esta mezcla explosiva que sólo necesita de una descarga eléctrica (como la que sucede cuando portamos electricidad estática) o que las llamas del pequeño incendio inicial toquen esos vapores y ocurra una explosión generalizada.

Si nos regresamos unos instantes antes de la explosión, deberíamos aquí decir que estos gases en general son más livianos que el aire y que como están calientes tienden a subir y a esparcirse por todo el techo, detalla el experto.

Es decir, esta mezcla gaseosa explosiva en esos momentos cubre una gran parte del techo y difícilmente será descubierta por los detectores de humos, entre más tiempo pasa, más grueso es su espesor y más concentración de gases explosivos. Los gases y los vapores se encuentran confinados, ya sea por debajo o por encima del plafón, como no existe ventilación alguna.

Todos los gases y vapores producidos se acumulan y se acumulan. Aquí solo falta una chispa para desatar “la tormenta perfecta”, sentencia el maestro Cabanillas.

Lo que las personas testigas y víctimas observaron en el súper de Ciudad Obregón comentaron que nunca vieron el incendio, nunca les dio olor a quemado y de pronto el techo se desplomó como una lluvia de fuego sobre sus cuerpos, tal como ocurrió en la guardería ABC.

Posiblemente fue lo mismo que sucedió en la guardería, el incendio quizás se originó fuera de las instalaciones de la propia guardería, pero en un recinto tal que tenía contacto con el poliestireno del plafón, éste se gasificó y posteriormente se presentó la explosión de los gases.

Esta secuencia de sucesos explica por qué fue tan repentino todo el acontecimiento, y el sonido de una explosión en la que coinciden vecinos y personal de esa guardería subrogada del IMSS.

Este no es el caso de un incendio común que inicia en una parte determinada y que lentamente se desplaza conforme encuentra material inflamable, aquí la explosión de los gases extendidos por todo el techo, son el medio por el cual el fuego se propaga.

Como es el techo el que se colapsa, cae como un baño de aceite hirviendo e inflamado sobre todas las superficies, prácticamente como una bomba de napalm. Para esos momentos no hay solución posible.

La única forma de evitar estos terribles accidentes es reglamentar el uso de materiales como el poliestireno en viviendas y edificios y utilizarlo sólo bajo estrictas medidas de seguridad.

Finalmente el especialista en transferencia de calor afirmó que en distintos foros e incluso frente a legislaciones estatales pasadas, ha hecho el intento de interesar a los diputados, constructores y colegios de profesionistas sobre la importancia de reglamentar estos puntos. “Como es evidente con efectos nulos”, lamenta Cabanillas López.

09/SNE/GG

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content