Inicio Presupuesto federal 2006: las mujeres no existen

Presupuesto federal 2006: las mujeres no existen

Por Román González

Como cada año desde el 2003 -cuando las integrantes de la Comisión de Equidad de Género lograron por vez primera la aprobación de mayores recursos para las mujeres- las legisladoras de la Cámara de Diputados tendrán que renegociar la redistribución de recursos que el Proyecto de Presupuesto de Egresos Federal (PPEF-2006) asignó a la población femenina.

Este año, en el PPEF-2006 que el Ejecutivo federal envió al recinto legislativo de San Lázaro no existen 16 programas que fueron contemplados en el presupuesto del año en curso, y los pocos que aparecen están muy mermados. ¿Cómo brindar entonces la atención que merecen a las mujeres mexicanas?

Actualmente, las legisladoras de la Cámara de Diputados se encuentran en plenas negociaciones presupuestales y por tanto aún no cuentan con cifras detalladas. No obstante, no reconocen derrota: “A pesar de que el Ejecutivo federal envió un documento que no esperábamos, el optimismo está latente porque vamos a dar una defensa, como la hemos dado en los dos años anteriores”, aseguró la presidenta de la Comisión de Equidad y Género de la Cámara de Diputados, Diva Hadamira Gastélum, del grupo parlamentario del Partido Revolucionario Institucional (PRI).

PRESUPUESTO CON ENFOQUE DE GENERO

Un presupuesto con enfoque de género plantea una pregunta simple: ¿están incluidos los intereses de las mujeres? No es un presupuesto separado para hombres y mujeres, sino una herramienta para identificar el porcentaje de recursos asignados a los temas relacionados con la población femenina.

Gastélum dijo que a pesar de lo mermado del proyecto presupuestal hay avances sustanciales: por primera vez la Comisión de Presupuesto y Cuenta Pública de la Cámara de Diputados creó una subcomisión para tener una mesa permanente con la Comisión de Equidad y Género; “así podremos sacar un verdadero presupuesto con perspectiva de género y retomar los 16 programas que fueron eliminados”, abundó.

Además, se tienen programadas reuniones con los enlaces del gobierno federal y se esperan propuestas de los grupos parlamentarios para incluirlas en un documento único. “Vamos a entregar buenas cuentas a las mujeres mexicanas”, resaltó Gastélum Bajo.

Sin embargo, la pregunta sigue en el aire: ¿contempla el proyecto de presupuesto 2006 las necesidades de las mujeres? En virtud del recorte que sufrió en rubros que atañen a la población femenina, la respuesta parece ser un no.

50 POR CIENTO MENOS PARA LAS MUJERES

“El año pasado, en términos de avances en el presupuesto dirigido hacia las mujeres, por primera vez se destinaron mil millones de pesos. En todo el proceso de negociación y cabildeo entre las fracciones parlamentarias se analizó qué recursos redistribuir”, destaca la asesora de la fracción parlamentaria del Partido de la Revolución Democrática (PRD), Lourdes García.

“El año pasado -continúa- la Cámara aprobó 3 mil 409 millones de pesos de gasto etiquetado para mujeres, pero con los ajustes que hizo la Secretaría de Hacienda disminuyeron de tal forma que al final solamente se asignaron 2 mil 173 millones de pesos”.

Así, según su análisis, el monto aprobado en 2005 para el gasto para mujeres representó originalmente el 0.18 por ciento del total; sin embargo, con los ajustes, bajó al 0.12 por ciento. De esta manera, el gasto programado para la atención específica de las necesidades de las mujeres no llegó ni al uno por ciento.

Este año, según destaca la asesora, en el PPEF-2006, el gasto etiquetado para mujeres descendió a 0.06 por ciento con respecto al año pasado, es decir, casi 50 por ciento (49.2 por ciento).

LA MAGIA PRESUPUESTAL

Lourdes García señala: “un programa importante que desapareció estaba dirigido a mujeres rurales por parte de la Secretaría de la Reforma Agraria. El Programa de la Mujer en el Sector Agrario (Promusac) tenía asignados 495 millones de pesos” que ahora ya no existen.

Lo mismo sucedió con el programa de Equidad y Género de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS), el cual sufrió una reducción de casi de 48.3 por ciento: de los 56.3 millones que ejerce este año, para el 2006 tiene asignados únicamente 29.1 millones de pesos.

Otro ejemplo es el Hospital de la Mujer, al que cada año las diputadas le asignan recursos. En el 2005, el hospital tenía siete millones de pesos asignados; las integrantes de la Comisión de Equidad y Género le dieron 200 millones de pesos más. “En el PPEF-2006 tampoco aparece ningún recurso para el nosocomio”, puntualiza García.

SOLO DISCURSO

En este contexto, cabe preguntarse qué clase de atención recibirán las mujeres del país si las autoridades encargadas de velar por su seguridad recortan el presupuesto o no asignan recursos a las instituciones que llevan a cabo esa tarea. Si no hay acciones, se trata sólo de palabras, discursos donde no caben la equidad y la justicia.

Para Rosalío Rangel, especialista de la organización Equidad y Género, Ciudadanía, Trabajo y Familia, dentro del PPEF 2006 continúan incorporándose criterios políticos en la distribución de recursos para disminuir las condiciones de desigualdad e inequidad en que viven las mujeres.

Rangel asegura que no hay acuerdos ni consensos de política pública para la aplicación de los recursos que ya han sido asignados anteriormente, “Hay que estar negociando constantemente”, señala.

FEMINICIDIO

En entrevista, Diva Hadamira Gastélum reveló que entre los temas prioritarios para las legisladoras está frenar la violencia feminicida. “No podemos dar marcha atrás en nada, porque es un tema recurrente que nos ha rebasado: el conflicto de los asesinatos y el número tan grande de todo tipo de violencia contra las mujeres, como la intrafamiliar, la doméstica, la sexual y el hostigamiento, que avanzan a pasos agigantados”.

Sin embargo, de acuerdo con Rosalío Rangel, aunque las diputadas asignaron recursos específicos para atender el feminicidio en Ciudad Juárez que no estaban contemplados en el proyecto de presupuesto del 2005, “hoy, para el2006, no aparecen recursos en este rubro”.

La situación, desde luego, es grave. El feminicidio es un problema de Estado que cada vez cobra más víctimas en el país, no sólo en Ciudad Juárez. Las cifras crecen. Si no se asigna una cantidad para la atención de este fenómeno, seguirá prevaleciendo la impunidad que hasta ahora ha cobrado la vida de cientos de mujeres.

Nuevamente comienza, pues, la lucha por reintegrar recursos etiquetados que ya habían sido asignados en el ejercicio anterior. Desgraciadamente, parece que en las altas esferas gubernamentales no hay conciencia de que para impulsar políticas públicas para la población femenina debe haber un respaldo económico que es, sencillamente, un acto de justicia para las mujeres de la nación

05/FR/YT/

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content