Inicio Prevalece en adolescentes capitalinas idea de “inmunidad” a embarazo

Prevalece en adolescentes capitalinas idea de “inmunidad” a embarazo

Por Anayeli García Martínez
embarazoadolescente08cesarmartinezlopez

Sin contar con suficiente información sobre salud sexual y reproductiva las y los jóvenes de la Ciudad de México –una de las ciudades con mayor desarrollo económico y social– comienzan su vida sexual antes de los 16 años.
 
La doctora e investigadora del Centro Regional de Investigaciones Multidisciplinarias (CRIM) de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Catherine Menkes Bancet, aseguró que hay una fuerte carencia de educación sexual en la adolescencia.
 
Así lo dijo al participar en la XIII Reunión Nacional de Investigación Demográfica en México, que se realizó en junio pasado, donde presentó los resultados de una encuesta sobre prácticas sexuales de adolescentes en la Ciudad de México y Nuevo León.
 
De acuerdo con los resultados de la encuesta realizada en 2012 y 2013 a 3 mil 135 estudiantes de 13 a 19 años de edad, de escuelas secundarias y de educación media superior de la capital, 38 por ciento de los hombres y 26 por ciento de las mujeres entrevistadas comenzaron su vida sexual antes los 16 años de edad.
 
La investigadora, quien se ha especializado en estudios sociodemográficos sobre salud sexual y reproductiva en la adolescencia, dijo que esto sucede en la Ciudad de México donde se presentan mejores indicadores en materia de salud reproductiva que el país en su conjunto.
 
Además la población capitalina atraviesa actualmente una fase avanzada de la transición demográfica con bajos niveles de fecundidad, es decir, para 2014, en promedio las mujeres en edad fértil que radican en esta ciudad tenían 1.43 hijos en promedio.
 
Aunado a ello, expuso Menkes Bancet, en esta capital el conocimiento sobre anticonceptivos es muy generalizado y la demanda insatisfecha (el número de mujeres expuestas a un embarazo que no usan métodos anticonceptivos pese a su deseo de espaciar o limitar su descendencia) es de las más bajas del país toda vez que en las adolescentes unidas fue de 12.4 por ciento en 2014, según información del Consejo Nacional de Población (Conapo).
 
En opinión de la especialista, en una ciudad con baja marginación económica y social –como lo es la Ciudad de México- todavía se enfrentan retos importantes en materia de salud sexual y reproductiva de la adolescencia, y es que inician sus relaciones sexuales a edades tempranas, sin usar anticonceptivos y sin conocer los posibles riesgos. 
 
Por ejemplo, de acuerdo con la encuesta,  28.4 por ciento de las y los jóvenes no usó algún método anticonceptivo durante su primera relación sexual; a decir de Menkes Bancet es probable que no lo hicieran porque persiste la creencia de que las consecuencias son para los demás y no para uno mismo.
 
De esta población adolescente que no usó un método para evitar un embarazo no deseado o una infección de transmisión sexual, 54.4 por ciento dijo que no lo usó porque no lo pensaron o no lo planearon, un 6.4 por ciento porque su pareja se opuso y un 6.1 por ciento porque desconocía los métodos.
 
En el libro “Salud reproductiva de los estudiantes de las escuelas de educación secundaria y media superior en el Distrito Federal” editado por el CRIM- UNAM, donde participa la investigadora, se abunda en que 11.6 por ciento de los varones y 12.6 por ciento de las mujeres encuestadas todavía creen que no se pueden embarazar en su primera relación sexual.
 
Otro tema donde hay desconocimiento es el aborto, y es que aunque en la Ciudad de México es legal hasta las doce semanas de gestación, 5.3 por ciento de los encuestados conoce esta información pero no todos saben cuál es el periodo legal en que se puede practicar la interrupción.
 
También es bajo el porcentaje de estudiantes que saben que hay servicios públicos para la interrupción legal del embarazo, ya que sólo 15.9 por ciento de los hombres y 21.7 por ciento de las mujeres conocen esta información; aunque conforme aumenta la edad se incrementa el conocimiento al respecto.
 
Ante este panorama, la investigadora explicó que convendría que las políticas de población y de salud tomaran en cuenta que persisten diferencias muy marcadas según el sexo tanto en la edad de inicio sexual, como en las características de la pareja y en los significados que le dan los jóvenes a su inicio sexual.
 
16/AGM/LGL

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content