Inicio » Programas de microcréditos son “inútiles” para las trabajadoras

Programas de microcréditos son “inútiles” para las trabajadoras

Los programas sociales que impulsa el gobierno federal para las mujeres no solucionan el grave problema del trabajo precario y el desempleo que ellas enfrentan, aseguraron expertas.
 
Al participar en el seminario “Por una justicia con equidad”, organizado por la Federación Mexicana de Universitarias en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), académicas y economistas coincidieron en que actualmente se ofrecen pocas oportunidades de empleo para las mujeres, las cuales –además– son precarias e informales.
 
Patricia Rodríguez López, doctora en Economía, informó que de más de 20 programas sociales vigentes a nivel federal, supuestamente orientados al desarrollo económico de las mexicanas, sólo uno –que es temporal– impulsa que ellas tengan empleos remunerados.
 
El resto de programas, sin excepción –según señaló la experta–, están dirigidos a ofrecer microcréditos para que las mujeres desarrollen pequeños negocios.
 
De acuerdo con el análisis de Rodríguez López, esta medida es “inútil” porque los microcréditos resultan muy costosos para las beneficiarias, y los negocios en los que invierten generalmente tienen poca duración.
 
La también académica recordó que el trabajo pleno es un Derecho Humano –reconocido internacionalmente y ratificado varias veces por el Estado mexicano–, que debe ser garantizado a las mujeres, sobre todo ahora que ingresan en mayor medida al mercado laboral.
 
Y recordó que el trabajo es la única forma de subsistencia en este sistema capitalista y un medio para el reconocimiento social. La economista señaló que para garantizar este DH, el Estado mexicano –a través de sus instituciones– debe proveer de empleo a todas las mujeres que lo requieran en condiciones de igualdad, remuneración y bienestar.
 
Una estrategia para hacerlo es expandir la red de protección social, garantizar un salario mínimo para todas las trabajadoras, y crear un sistema de ingreso básico universal para que todas las personas (incluso las desempleadas) cuenten con un ingreso.
 
Según algunos datos que se presentaron en el seminario, en 2012 el personal ocupado estaba integrado en 31 por ciento por mujeres; y de ellas, 42 por ciento gozaban de dos salarios mínimos. Las trabajadoras en México se concentran en el sector servicio y comercio, que se caracteriza por la informalidad, jornadas flexibles y salarios bajos.
 
Y en todo el mundo el desempleo femenino es mayor que el de los hombres; sin embargo, actualmente se observa que el desempleo de las mujeres va en descenso porque ellas resisten peores condiciones laborales que los varones.
 
15/AJSE/RMB

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más

A %d blogueros les gusta esto: