Inicio Que se detenga la contaminación en la bahía de Zihuatanejo

Que se detenga la contaminación en la bahía de Zihuatanejo

Por Soledad Jarquín Edgar

La Red de Organizaciones no gubernamentales Ambientalistas de Zihuatanejo (ROGAZ) solicitaron la intervención del Tribunal Latinoamericano del Agua (TLA) para demandar a las autoridades municipales, estatales y federales, así como a la inmobiliaria Punta del Mar por los efectos negativos que genera la contaminación de agua negras y la construcción de un nuevo complejo turístico, que incluye una nueva terminal de cruceros.

Por primera vez, en el quinto caso que se presenta en la audiencia pública del TLA que analiza 13 casos y cuyas sentencias dará a conocer el próximo lunes 20 cuando concluya el foro, se presentaron funcionarios de la Comisión de Agua Potable de Zihuatanejo, bahía localizada en el litoral del pacífico sur en las costas del Estado de Guerrero.

En representación de cerca de 100 mil habitantes, entre prestadores de servicios turísticos, lancheros y pescadores, los defensores del ambiente solicitaron que el tribunal ciudadano intervenga para buscar una solución a más de 300 denuncias interpuestas por la población del municipio guerrerense de José Azueta, donde se asienta este complejo turístico que en los años setenta cambió la vida de un pequeño poblado.

José Arturo Macías, del Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez, pidió a los ocho jueces del TLA que se ordene la cancelación de la construcción del proyecto Puerto Mío que le fue autorizado a la Inmobiliaria Punta del Mar y se suspenda la descarga de aguas residuales de la laguna Las Salinas y el vertimiento de aguas negras del canal de la Boquita a las playas.

El caso de contaminación de la playa de Zihuatanejo, el segundo mexicano presentado ante este tribunal ciudadano, ha generado –explicaron los organismos no gubernamentales- efectos negativos al ambiente y a la salud de los pescadores y lancheros, pero además podría favorecer la privatización de playas, la exclusividad y efectos negativos al derecho al trabajo, por lo que pidieron la integración de una comisión interdisciplinaria y científica.

Macías demandó la constitución de una comisión, con diferentes sectores de la sociedad para construir propuestas de saneamiento, mejoramiento y conservación de Zihuatanejo y abrir procedimientos administrativos y penales contra los funcionarios públicos e inversionistas que han consentido y ejecutado obras que dañan el ambiente de ese desarrollo turístico.

Explicó que aún cuando la expropiación de tierras se realizó desde que fue concebido este proyecto durante el gobierno de Luis Echeverría Álvarez, el Fideicomiso Bahía de Zihuatanejo (FIBAZI) no ha indemnizado a todos los afectados.

Hoy, la pesca que era una actividad tradicional es una “actividad folclórica” y con la construcción de un muelle para cruceros, con una zona comercial y turística, evitaría que los turistas permanecieran en el lugar al menos por una noche, lo que ahorcaría un alto porcentaje de comerciantes y prestadores de servicios turísticos originarios del lugar.

Otros daños son los efectos a la salud, que de acuerdo con datos de la Secretaria de Salud en Guerrero, más de 10 mil personas reportan casos de amibiasis intestinal, casi seis mil ascariasis y cinco mil presentan problemas de conjuntivitis, mientras que pescadores y lancheros sufren problemas de dermatitis.

En relación a las denuncias efectuadas señalaron que estas se han interpuesto ante diversos organismos como la Secretaría del Medio Ambiente, Recursos Naturales y Pesca, la Procuraduría General de la República y la Comisión Nacional de Derechos Humanos sin que ninguna de estas responda a las demandas.

El director de la Comisión de Agua Potable de Zihuatanejo, Sergio Legorreta, señaló a su vez que las cinco plantas de tratamiento de aguas residuales que se vierten a la bahía operan con eficiencia, al grado que el agua tiene niveles de contaminación por debajo de los exigidos por la norma oficial.

Erika Serrano, integrante de ROGAZ, detalló que el vertimiento de aguas residuales no tratadas por las plantas municipales, los asentamientos irregulares permitidos por el municipio y la operación de un canal a cielo abierto son los principales focos de contaminación de la bahía con coliformes fecales, además de nitratos, ortofosfatos y otros productos nocivos para la salud humana.

En contraparte, el doctor Héctor Santiago Veles Muñoz, investigador titular de la Universidad Autónoma Metropolitana- Iztapalapa, sostuvo que lo cierto es que los peces en esa bahía están muriendo, hay un hedor insoportable y la lógica es que los análisis no pueden decir lo contrario frente a los resultados.

06/SJ/LR

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más