Inicio Reclusas sufren condena jurídica y social: CDHDF

Reclusas sufren condena jurídica y social: CDHDF

Por Román González

Las mujeres en reclusión sufren una doble condena: la jurídica y la social. Ello, porque quienes delinquen, no sólo ha infringido las normas penales de la sociedad, sino también han “atentado” contra los parámetros que la sociedad les impone: el de amas de casa, mujeres abnegadas y madres.

Coincidieron lo anterior especialistas en temas de derechos humanos, durante la presentación de las memorias del Seminario “Violencia contra las mujeres privadas de libertad en América Latina” y el manual para promotoras y promotores de derechos humanos, “Derechos de la mujer mecanismos para combatir la discriminación”, materiales que intentan contribuir a visibilizar la situación de las mujeres privadas de su libertad.

Al comentar ambos textos, el presidente de la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF), Emilio Álvarez Icaza, reconoció anoche que hay una doble sanción, penal y social para las mujeres que delinquen, pues son abandonadas por la familia y la sociedad, contrario a los varones, cuyos reclusorios en días de visita semejan pequeñas ciudades.

Un ejemplo de ello, dijo, es Reclusorio Norte donde conviven ocho mil 800 presos y los días de visita el lugar congrega hasta 20 mil personas. En cambio, en los reclusorios femeninos la situación es absolutamente distinta: hay mujeres que nunca reciben visitadas, son abandonadas por sus parejas o familiares, lo que dificulta su regreso a su casa.

Esta situación se complica cuando son madres, pues no hay una solidaridad de la familia como la que existe con los hombres. “Es impresionante ver las filas para llevarles alimentos u otros enseres a los varones, no así con las mujeres”.

El titular de la CDHDF aceptó que se han comprobado casos en los que la familia de la interna evita que vea a sus hijas e hijos, bajo el falso argumento de que “tiene que pagar por lo que hizo”.

La directora de la Comisión Mexicana de Defensa y Promoción de los Derechos Humanos (CMDPDH), Sylvia Aguilera, aseguró que se debe trabajar más por la defensa de los derechos de las mujeres para revertir la discriminación y violencia de que son objeto.

Con esos objetivos se editaron los textos mencionados que significaron un proceso de trabajo arduo. En el caso del manual, opinó que su contenido es un gran aporte en contra de la discriminación hacia las mujeres.

Las memorias del seminario realizado en el mes de abril de 2003 incluyen una serie de materiales presentados por especialistas, que recaban experiencias y estrategias concretas por la defensa de los derechos de las mujeres privadas de su libertad.

Por su parte, la investigadora del Centro de Investigaciones y Estudios en Antropología Social (CIESAS), Elena Azaola, dijo que estos dos materiales puedan ser de gran utilidad para los distintos sectores de la sociedad en su lucha por la defensa de los derechos humanos de la población femenina.

De tal suerte, confió en que ambos textos contribuyan a arraigar una cultura de los derechos humanos, basada en el principio de la no discriminación y el respeto pleno a la diversidad.

2004/RG/GV/SM

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content