Inicio Reconocimiento para las mujeres del mundo, el Nóbel de la Paz

Reconocimiento para las mujeres del mundo, el Nóbel de la Paz

Por la Redacción

Constructora de polémicas y defensora de sí misma y de otras tantas miles de mujeres en África, un continente olvidado, Wangari Maathai, premio Nóbel de la Paz 2004 es a sus 64 años de edad, una férrea luchadora social.

En una entrevista publicada en el portal la prensa gráfica, firmada por Javier Espinoza, precisa que la primera mujer africana en ganar el Nóbel de la Paz, es una ecologista, madre keniana y activista política.

Su marido se divorció de ella en 1980 porque, aseguró, “era demasiado educada, con carácter y éxito para poder controlarla”. Wangari Maathai no encaja, desde luego, en los patrones culturales de su país: fue la primera mujer en tener un doctorado en toda África Oriental y Central, y luego la primera decana en la Universidad de Nairobi.

En los noventa fue encarcelada varias veces por su oposición al régimen militar en Kenia y tras una intensa carrera como activista se presentó en 1997 a la presidencia, su partido se retiró unos días antes de aquellos comicios y actualmente es ministra adjunta de Medio Ambiente y ocupa el puesto más importante del Parlamento, tras lograr un respaldo del 98 por ciento de los votos.

La Premio Nóbel de la Paz 2004 no ha roto sustancialmente su rutina y esta mujer incansable, gestora de la plantación de 30 millones de árboles en las últimas tres décadas, dice que su fórmula para la paz es simple: plante un árbol. “Muchas guerras se luchan a costa de los recursos naturales”.

Fundadora del Movimiento Cinturón Verde, que busca reforestar terrenos áridos y luchar contra la desertificación en Kenia y que ha dado trabajo a más de 50 mil mujeres pobres y ha creado cinco mil guarderías, tiene tres hijos, defiende la condonación de la deuda externa y pese a sus múltiples reconocimientos no escapa a la polémica:

Ha afirmado que el Sida es un agente biológico creado deliberadamente. “Los negros morimos más de Sida que los demás pueblos de este planeta”, dijo en entrevista, concedida seis días después de que la academia sueca anunció su nombramiento. Sin embargo aseguró que sus palabras fueron malinterpretadas.

¿Qué significa que el comité del Premio Nóbel le haya otorgado a usted, una mujer keniana que lucha por el medio ambiente, el máximo reconocimiento de la lucha por la paz este año?

Con esto, el comité dice que el medio ambiente es extremadamente importante, porque no podemos vivir en paz si destruimos nuestros recursos naturales. Mire a su alrededor: muchas guerras se llevan a cabo en estos momentos por apropiarse de los recursos naturales.

Nosotros llevamos 30 años desarrollando nuestra actividad, y hemos estado diciendo a nuestros gobiernos y a los ciudadanos que podemos tener una vida mejor si trabajamos duro por el medio ambiente.

Tenemos que administrar nuestra tierra, bosques, agua, y podemos mejorar nuestra condición sin mucha ayuda, ni mucho dinero ni tecnología; sólo necesitamos usar nuestras manos y músculos y concentrarnos en el medio ambiente y en un buen gobierno y esto es importante, porque hemos tenido muy malos gobiernos en África.

Consideró también que el comité quiere reconocer la contribución de las mujeres y en ese sentido este premio es un estímulo para el pueblo africano, que muy a menudo sólo da malas noticias, especialmente de largas guerras.

¿Cree que la guerra en Irak es por los recursos naturales?

“El presidente Bush dijo que fue a la guerra en Irak porque quería prevenir lo que se consideraba una posibilidad de que ese país estuviera produciendo armas de destrucción masiva, y por supuesto sabemos que hasta el momento no han sido encontradas y la tragedia es que muchas personas han perdido la vida en ambos lados”.

“Esperemos que con la llegada de una nueva administración a Washington se encuentre una solución y que se recupere la paz en Irak y en el Medio Oriente en general”, añadió.

Acerca de la negativa de Estados Unidos y de otros países industrializados para ratificar el protocolo de Kioto, dijo que espera que con la nueva administración en ese país, se revise el documento y lo ratifique, porque Estados Unidos es un líder mundial y tiene mucho poder.

En caso contrario, dijo, es muy fácil que otros gobiernos tomen en serio el protocolo. “Pero creo, personalmente, que la próxima administración proveerá el liderazgo apropiado en lo que se refiere a este tema.

A pregunta expresa sobre a que candidato se refería, precisó que independientemente de quien ocupe la presidencia y que está segura de que habrá un nuevo gabinete y en ese sentido habrá cambios, nuevas políticas.

Sobre la relación que refiere entre plantar un árbol y la paz mundial dijo que el árbol es el centro para la protección del medio ambiente, y un medio ambiente destrozado no puede sostener la vida y la gente lucha cuando su vida está siendo amenazada. La relación entre lo que hacemos y la paz mundial es que estamos previniendo el potencial de que ocurran conflictos.

Sobre los obstáculos que tuvo que superar para llegar a ser una mujer pionera en su país, dijo que fue muy afortunada al poder estudiar fuera de esa nación en los años sesenta.

Esa exposición a otros estímulos “me dio una perspectiva diferente de un mundo que ahora entendía mejor. Estudiar en Estados Unidos me ayudó a entender la ecología y la relación entre el medio ambiente y muchos de los problemas que enfrentamos en África”.

Y aunque hubo gente que me molestó y que pensaba que estaba perdiendo mi tiempo y que estaba interfiriendo con el Gobierno en Kenia, tenía muy claro que esta conexión es real y es importante, y sabía que mi proyecto se podía llevar a cabo.

Por lo tanto me mantuve en la marcha, y estoy muy feliz y muy agradecida a todas las personas en mi organización que me apoyaron cuando entendieron lo que estaba haciendo. “No ha sido fácil, pero creo que mi bagaje académico me ayudó a entender esa conexión”.

Añadió que la mayor parte del dinero del premio lo va a usar para establecer una fundación que continúe el trabajo para proteger el medio ambiente.

En un mensaje para las mujeres en el mundo, dijo que “debemos seguir adelante y sentirnos extremadamente motivadas con este premio. Aunque me lo han dado a mí, es un reconocimiento para todas las mujeres en todas partes del mundo”.

Espero que se den cuenta de que lo que hacemos es importante, de que tiene un papel muy significativo que llevar a cabo en el mundo y de que el Comité Nóbel lo ha reconocido así. Debemos estar orgullosas y caminar con la mirada en alto.

Dijo tener una perspectiva positiva del futuro “se que nos debemos concentrar y que debemos vivir en paz con la naturaleza, porque no podemos vivir sin ella y cuanto más la destruyamos más estaremos labrando nuestra propia destrucción”.

2004/LR

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content