Inicio » Reglamentar prostitución genera más violencia contra mujeres

Reglamentar prostitución genera más violencia contra mujeres

Por María de la Luz Tesoro

La prostitución ya está reconocida como una forma de violencia contra las mujeres, por lo que reglamentarla vendrá a generar más violencia en su contra, ya que los hombres ahora pensarán que no están haciendo algo ilícito, denunció Teresa Ulloa Ziaurriz, directora de la Coalición Regional contra el Tráfico de Mujeres y Niñas en América Latina y el Caribe.

Además, con ello se perpetúa el estereotipo de que los cuerpos de las mujeres y de las niñas son para el placer sexual de los hombres, agregó la especialista.

En entrevista a Cimacnoticias, Ulloa Ziáurriz se pronunció en contra de que se llegue a reglamentar la prostitución como un trabajo, porque al final la que está prostituida nunca está en una relación de iguales, sino en una relación asimétrica frente al que paga y, como ha sucedido en Australia, Holanda y Alemania, lo que se va a ocasionar es mucho más violencia contra las mujeres.

Al comentar la iniciativa con proyecto de decreto por el que se crea la Ley de Protección al Sexoservicio para el Distrito Federal, Teresa Ulloa, sostuvo que la ley genera mayor trata, una mayor explotación de las mujeres y de las niñas; no tiene un efecto de tutelar los derechos humanos de las personas que se dedican o que son explotadas en la prostitución.

“Es una ley hecha por hombres para beneficiar a los hombres; no está considerando las razones ni los motivos que generan pobreza, pobreza extrema y falta de oportunidades; por las cuales las mujeres tienen que llegar a esa situación, ya sea a ser explotadas por alguien o bien a prostituirse como un medio marginal de sobrevivencia”, aseguró la feminista.

Ulloa Ziáurriz comentó que en la última versión, que las comisiones unidas de Derechos Humanos y Procuración de Justicia trataban de votar el pasado martes, tiene cuestiones muy graves, como la prohibición de cometer el delito de lenocinio y trata –entre otras– en personas menores de edad, delitos que ya están previstos en el Código Penal.

Ulloa externó que más que reglamentar la prostitución, los legisladores de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF) deberían preocuparse por generar medios de vida digna para todas y todos los habitantes de esta ciudad. Agregó que “eso sería mucho más importante y evitaría los feminicidios, tantos hechos de discriminación y violencia por los que tienen que atravesar quienes se dedican al sexoservicio”.

Acusó que las demandas que aparecen en el dictamen no son de las mujeres, sino de las que dicen que las representan, que también viven de ellas, como una manera de seguir fomentando su modus vivendi, toda vez que les cobran cuotas, derecho de piso y de protección y hasta por realizarles los análisis, y forman parte de la cadena de explotación de las mujeres.

“El problema grave que tenemos, y que los señores diputados se niegan a escuchar, es que casi el 88 por ciento de las mujeres que están en prostitución callejera empezaron siendo niñas, y no se escapan porque las tienen amenazadas, sojuzgadas y reprimidas, o no saben vivir ya de otra manera”, apuntó.

La especialista en el tema mencionó que la mayoría se vuelve drogadicta o alcohólica para soportar lo que están viviendo. “Yo les pregunto a los diputados ¿eso es trabajo?, ¿dejarían a una de sus hijas ser prostituta, al fin es un trabajo lícito?”.

No, aclara Ulloa, “eso es violencia contra los cuerpos de las mujeres, es aprovecharse de su necesidad, de su vulnerabilidad, por eso insisto en que lo que están haciendo es perpetuar la idea de que los cuerpos de las mujeres y de las niñas están en el mundo para el placer sexual de los hombres”.

EXIGENCIA Y EDUCACIÓN

Explicó además que una norma universal es que nadie tiene que vender su cuerpo para poder sobrevivir y, en ese sentido, “creo que el camino es dotar de mecanismos de exigibilidad los derechos sociales, económicos y culturales, toda vez que nuestro marco jurídico no tiene medios de exigibilidad, que además es el único instrumento que va a permitir el combate a la pobreza”.

En segundo lugar, “creo que lo que tenemos que hacer es asegurar una correcta educación sexual y asegurar el derecho de todas y todos a relaciones sexuales en condiciones de igualdad y al derecho al placer”, y que esa personas –que ejercen la prostitución generalmente– las mujeres sobre todo, no tienen placer, ni disfrutan nada y en muchas ocasiones están ahí porque están forzadas por su situación económica o inclusive amenazadas, finalizó la directora de la Coalición Regional contra el Tráfico de Mujeres y Niñas en América Latina y el Caribe, Teresa Ulloa.

07/MLT/GG/CV

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más

A %d blogueros les gusta esto: