Inicio Ríspido debate legislativo en torno a las mujeres en 2002

Ríspido debate legislativo en torno a las mujeres en 2002

Por Rafael Maya

Las actividades legislativas de la Comisión de Equidad y Género de la Cámara de Diputados estuvieron marcadas durante 2002 por un enfrentamiento constante entre las visiones conservadoras y progresistas, en la búsqueda de acuerdos en beneficio de las mujeres del país.

Otro punto de fricción entre las legisladoras y las dependencias federales fue la revisión del ejercicio presupuestal el año pasado, así como la realización, en agosto pasado, de la quinta versión del Parlamento de Mujeres de México (PMM) en el Senado de la República.

Ese encuentro demostró el avance de las posturas de la derecha en torno a temas como salud reproductiva, la participación política de las mujeres y el “feminicidio” en la norteña localidad de Ciudad Juárez, donde casi 300 mujeres han sido asesinadas en los últimos años.

La aprobación de las reformas al Código Federal de Instituciones y Procedimientos Electorales (Cofipe) –en abril pasado–, que garantizó un mínimo de 30 por ciento de candidaturas a diputaciones y senadurías para las mujeres, fue el único de los trabajos legislativos en el que las integrantes de la Comisión de Equidad y Género tuvieron consenso, y se enfrentaron unidas contra “el machismo” de sus colegas diputados de diferentes partidos.

EL PMM: LA IZQUIERDA CONTRA LA DERECHA

Los pasados 16 y 17 de agosto, el Senado de la República fue el escenario de la quinta versión del PMM, organizado por las comisiones de Equidad y Género del Congreso de la Unión. Aunque el mayor peso organizativo recayó en la comisión de la Cámara alta, presidida entonces por Susana Stephenson, del gobernante Partido Acción Nacional (PAN).

Stephenson, junto con otras legisladoras del PAN, jugaron un papel primordial para reducir la participación de las organizaciones civiles de mujeres en el PMM, y dar preferencia entre éstas a las vinculadas a la extrema derecha como por ejemplo la Asociación Nacional Cívica Femenina (Ancifem).

Luego de que el PMM en 2002 corrió el riesgo de ser boicoteado por el movimiento amplio de mujeres ante la posibilidad de que el evento “se derechizara”, la sospecha de las agrupaciones progresistas se hizo realidad durante la inauguración misma del encuentro.

Recién iniciado el PMM en la vieja casona de Xicoténcatl, un grupo de 10 mujeres vinculado a Ancifem, encabezado por Roxana Benavides, tomó por asalto la tribuna para demandar entre otras cosas que en México haya educación “con valores”.

La ira de las feministas progresistas se desató cuando la activista de derecha declaró ante más de 700 personas, que “en Ciudad Juárez las mujeres son asesinadas porque caen en la prostitución y los vicios”. Los gritos de “¡Fuera! ¡Fuera!” de decenas de mujeres bajaron a Roxana Benavides del estrado.

El tono de las discusiones en las cinco mesas de trabajo del PMM no fue muy distinto. Las representantes de ONG de derecha como Enlace, Ayuda a la Familia y Red Voz Mujer, tomaron la batuta en los debates, con la complacencia de las legisladoras del PAN.

De ese modo, temas como los derechos de los no nacidos, la ineficacia del condón para prevenir el VIH/SIDA y las bondades de la abstinencia sexual, así como el compromiso matrimonial permanente fueron algunas de las propuestas reiteradas en la mesa sobre salud, educación y familia.

En tanto, la diputada federal del PAN, Jessica Herrera, propuso modificar varios artículos de la Ley de Radio y Televisión, para prohibir en todos los casos “el lenguaje altisonante, la procacidad, el doble sentido y los sonidos ofensivos”.

LA PELEA POR EL PRESUPUESTO

Otra de las actividades ríspidas que tuvo la Comisión de Equidad y Género de la Cámara baja durante 2002 fue el seguimiento de la aplicación del presupuesto etiquetado para las mexicanas.

El ejercicio presupuestal en 2002, en particular respecto al dinero para las mujeres, se caracterizó por los recortes al gasto social, así como subejercicios o inejercicios de los montos aprobados para programas con enfoque de género.

Nuevamente en este caso, las diputadas de oposición (PRI y PAN) hicieron escuchar sus voces críticas hacia las dependencias federales, en especial contra la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, mientras que las legisladoras del PAN guardaban silencio cómplice.

Para la aprobación del presupuesto de 2003, las legisladoras del PAN, encabezadas por Silvia López Escoffie, intentaron recortar los recursos para programas sociales de mujeres (en este caso salud), para destinarlos al asistencialista Sistema Nacional para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF), presidido por Ana Teresa Aranda, conocida por haber militado en grupos ultraderechistas.

La intentona panista fue truncada por una férrea oposición de las diputadas del PRI y PRD, que integran la Comisión de Equidad y Género.

       
atención
información producida por cimac, comunicación e información de la mujer
disponible para periodistas y medios de comunicación impresos y electrónicos
por favor citen la fuente

El servicio informativo se realiza gracias al apoyo
brindado por las siguientes instituciones:
John D. and Catherine T. MacArthur Foundation, UNIFEM,
Partner of the Americas, Fundación Heinrich Böll,
GLAMS y The William and Flora Hewlett Foundation.

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más

Skip to content