Inicio » Noticias » RSF exige libertad de mujeres periodistas encarceladas

RSF exige libertad de mujeres periodistas encarceladas

Por la Redacción
libertad_expQueretaro_JovanaEspinosa

En el contexto del Día Internacional de la Mujer, Reporteros Sin Fronteras (RSF) recuerdan y exigen la libertad de las 27 periodistas encarceladas, quienes se encuentran en condiciones inhumanas.

De acuerdo con el reporte de RSF, hasta febrero de este año, “en el mundo hay 334 periodistas encarcelados; de ellos 27 son mujeres, lo que representa 8 por ciento del total”.

Irán y Chile son los países con mayor número de periodistas encarceladas, cada uno con siete; seguidos de Turquía, que hasta hace unas semanas mantenía a cinco periodistas tras las rejas, pero la periodista e ilustradora Zehra Dogan ya fue puesta en libertad; Arabia Saudita, con tres; Vietnam, dos; y Egipto, Bahréin, Siria y Nicaragua, con una periodista cada uno.

A menudo, “a fin de callar para siempre las voces que les molestan”, los regímenes detienen a las periodistas para llevarlas a prisión sin pruebas y acusadas de supuestamente “pertenecer a grupos terroristas”, “hacer propaganda” o “tener contactos sospechosos con entidades extranjeras”, con penas severas, incluso a cadena perpetua, cuando realidad se debe a la información que publican en la prensa y sus redes sociales, informó la organización mundial en libertad de expresión.

De acuerdo con el secretario general de la organización, Christophe Deloire “las reporteras enfrentan todo tipo de represalias: pueden ser víctimas de sentencias desproporcionadas e injustas y, al igual que sus colegas del género masculino, padecer las peores condiciones carcelarias, tortura, incluso acoso sexual. RSF pide que estas periodistas sean puestas en libertad cuanto antes y de manera incondicional y exhortó a la Organización de las Naciones Unidas (ONU) a que actúe en torno a estos casos”.

En Irán, las periodistas encarceladas son: Narges Mohammadi, periodista y defensora de Derechos Humanos; Hengameh Shahidi, editora del blog Paineveste; y la iraní-británica Roya Saberi Negad Nobakht. Las primeras acusadas de “complot contra la seguridad nacional de la República Islámica” e “insulto al jefe del sistema judicial”; mientras que la tercera debido a publicaciones de Facebook. Asimismo, en otra prisión del país, tres colaboradores del sitio “Majzooban Nor”, las periodistas Sepideh Moradi, Avisha Jalaledin y Shima Entesari, han emprendido huelgas de hambre como protesta por las condiciones en que se encuentran.

En Turquía, la periodista de 74 años, Nazli Ilicak condenada a cadena perpetua agravada, “que significa que estarán recluidos en mayores condiciones de aislamiento, sin que puedan concederles permisos ni amnistía”, fue encarcelada debido a su participación en un programa de televisión que criticaba a las autoridades del Estado.

En Nicaragua, la jefa de información del canal de televisión 100 por ciento Noticias Lucía Pineda Ubau, fue acusada de terrorismo y durante 41 días permaneció en “El Chipote”, una cárcel de la dictadura militar de Somoza, cuyas condiciones son “infrahumanas”. En Vietman, Tran Thi Ngala, la bloguera y activista por los derechos de trabajadores migrantes, estuvo detenida en secreto durante más de seis de meses.

Algunas otras, torturadas, humilladas y en constante peligro de sufrir violaciones o acoso sexual, como Gulmira Imin, administradora del sitio web Salkin, en China, fue torturada para firmar documentos sin que su abogado estuviera presente. En Egipto, la fotoperiodista Shorouq Amjad Ahmed al Sayed “fue golpeada hasta que se desmayó” y amenazada con violarla hasta que aceptara una acusación falsa: “que creó una página web para amenazar la paz pública y que pertenecía al movimiento de los Hermanos Musulmanes”.

De acuerdo con la organización saudí, Al-Qst, la fundadora del blog Saudiwoman, Eman al Nafjan, y la bloguera colaboradora de “The Arab Noon”, Nouf Abdulazis Al Jeraw, son parte del grupo de “activistas feministas que fueron torturadas tras ser detenidas en la primavera de 2018” en Arabia Saudita; a quienes desnudaron y obligaron a besar a otras compañeras para fotografiarlas.

Otros casos más en los que “no se han dado a conocer los cargos”, son los de Eman al Nafjan y Nouf Abdulaziz; “en otras regiones del mundo, seis periodistas también están detenidas sin que se haya realizado algún juicio”, incluso a algunos casos se les ha perdido completamente el rastro. De acuerdo con Reporteros Sin Fronteras, “se desconoce lo sucedido con las periodistas-ciudadanas Zhang Jixin, Qin Chao y Li Zhaoxiu, en China; lo mismo con la bloguera siria de 18 años Tail al Mallouhi, detenida en 2011, quien ya debió haber quedado en libertad, pero desapareció cuando estaba detenida.

19/AMG/LGL

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más