Inicio Ruella Frank, terapeuta estadounidense, visita México

Ruella Frank, terapeuta estadounidense, visita México

Por Carolina Velázquez*

A partir de este viernes, la psicoterapeuta estadounidense Ruella Frank estará en México para impartir el curso El proceso de desarrollo somático: un enfoque gestáltico, en el que compartirá con estudiantes de psicoterapia y terapeutas una innovadora estrategia de intervención que centra su atención en la consciencia del cuerpo, a partir de las sensaciones y percepciones del ser humano.

A invitación del Instituto Humanista de Psicoterapia Gestalt (IHPG), con ocho sedes en México y América Latina, durante tres días Ruella Frank presentará ejemplos de su práctica terapéutica y explicara sus observaciones mostrando su profundo conocimiento de las bases teóricas de la terapia Gestalt, del desarrollo evolutivo y de la anatomía humana.

En entrevista con Cimacnoticias Jorge Merino, terapeuta Gestalt y director regional del IHPG, fundado en 1985 por Myriam Muñoz Polit su actual directora general, informó que Frank forma parte de las y los profesores internacionales del Instituto y su llegada, por primera vez, a México permitirá conocer a quienes trabajen con ella como se integra, a partir del cuerpo, el proceso de desarrollo evolutivo del ser humano en la intervención terapeútica.

Actualmente, Ruella Frank ejerce la psicoterapia en Nueva York, ciudad donde es directora del Center for Somatic Studies y es integrante del equipo de formadores del primer instituto de Gestalt en el mundo: New York Institute for Gestalt Therapy, fundado por Paul Goodman, Fritz y Laura Pearl, y es miembra del Gestalt Assoaciates for Psychotherapy. Tiene una licenciatura en Educación para el Movimiento y un doctorado en Psicología Somática.

Examinar las experiencias del movimiento (corporal) a lo largo de todo el desarrollo del ser humano y comprender su contribución en la organización actual de la personalidad, es el centro del trabajo que la estadounidense Ruella Frank ha realizado como producto de su labor profesional: bailarina, coreógrafa, practicante de la terapia Gestalt y educadora del movimiento.

Ruella habla de su propuesta de trabajo en La consciencia inmediata del cuerpo, publicado en Estados Unidos en 2001 y traducido al español tres años después, texto que ha sido calificado por la gestaltista española Carmen Vázquez como “apasionante y didáctico”.

En el prólogo del libro, Vázquez señala que para Ruella Frank el desarrollo evolutivo del ser humano depende no sólo de las características organísmicas de cada persona sino que está “unido y afectado” por su cuidadora o cuidador durante los primeros años de vida.

En La consciencia inmediata… habla de su encuentro con distintas escuelas y maestros y explica como fue el proceso que la llevó a integrar su trabajo en un enfoque al que denomina “somático y del desarrollo aplicado a la psicoterapia”.

Fue a mediados de los años 70 cuando Bonnie Bainbridge Cohen, fundadora de la School for Body-Mind Centering, introdujo en ella la idea de que cuando las personas adultas se mueven en patrones similares a los de una niña o un niño, crean cambios musculares en sus sistemas neuromusculares desarrollando una mayor fuerza y flexibilidad.

Este concepto lo empezó a aplicar en el trabajo corporal con sus clientes, en sus clases y talleres, centrando la atención en incrementar la consciencia inmediata sensoriomotora, que enriqueció con lo que ella llama “movimientos del desarrollo”, descubriendo que “el material psicológico que surgía a la superficie parecía cada vez más intenso e inmediato y aparentemente más relevante para las preocupaciones actuales de las personas”, comenta.

Luego de su encuentro con la terapia Gestalt en los años 80, a partir de un modelaje que presenció de Laura Pearl con un cliente trabajando con el cuerpo, y sus estudios desde este enfoque sumó un elemento más a su trabajo: los patrones de desarrollo de la infancia.

Se dio cuenta entonces que estos patrones podían ser utilizados para analizar cada aspecto de los movimientos de un cliente, tales como postura, cambios en la distribución del peso, la forma de andar, los gestos de todas las partes del cuerpo, los cuales podían incorporarse a las sesiones para aumentar la consciencia inmediata (awareness) del cliente y reorganizar su experiencia en el momento actual.

EL PRESENTE DE LOS ORÍGENES CORPORALES

Convencida de la importancia que tiene para el ser humano la relación que se da, en sus primeros años de vida, entre la o el niño y su cuidadora o cuidador y cómo se influyen entre sí, al leer El mundo impersonal del Infante, del psicoanalista Daniel Stern, en los años 80 incorporó la idea de que, además, existe en las personas “una interacción en curso con el pasado en todas nuestras experiencias actuales”.

Así, desde un enfoque orientado a concebir al ser humano como un proceso, Ruella Frank agrega cómo –en el aquí y el ahora– vivimos en una constante interacción entre nuestra vida presente y nuestros orígenes.

Otra autora que influyó en ella fueron los descubrimientos de la doctora Esther Thelen y sus colegas, quienes “sacaron el estudio de los procesos del movimiento (del cuerpo) a partir del plano de la psicología del desarrollo (primeros años de vida)” volviendo a dar una importancia primordial a la experiencia humana, es decir, a la vida de cada persona.

Desde esta perspectiva, dice Frank, “mi desafío ha sido integrar esos patrones del movimiento del bebé y las más recientes investigaciones sobre el desarrollo humano con la teoría y práctica de la terapia Gestalt. En mi esfuerzo por unir esas dos hebras, ha surgido un nuevo enfoque terapéutico: el que hace claramente evidente que los procesos de desarrollo temprano continúan revelándose en el presente”.

A través de distintos casos tratados en su consultorio, en el libro La consciencia inmediata del cuerpo muestra cómo aplica este enfoque y en qué consiste su desafío.

Los patrones (del movimiento) de la respiración, de los gestos, de la postura y del modo de caminar que surgen en el cliente desde un encuadre del desarrollo (primeros años de vida) son atendidos desde la perspectiva de este enfoque somático y del desarrollo, cuenta.

Explica como el estudio de los casos “nos dice cómo, a través de una variedad de experimentos (mediante el lenguaje del cuerpo), nuestros patrones del movimiento pueden ser sutilmente modificados para enriquecer más que para inhibir nuestro funcionamiento actual”.

En este texto, Ruella Frank va desglosando, paso a paso, como es su trabajo en el consultorio, sin recetas, explorando, tras considerar que “el éxito de cualquier terapia está basado en la habilidad del terapeuta para estar receptivo con el cliente”, pues en su opinión cada profesional desarrolla un único estilo en su historia personal, talento individual y entrenamiento.

Desde una perspectiva de la terapia Gestalt, enfoque donde es fundamental la frontera de contacto que se da en la relación entre terapeuta y cliente, para ella es esencial que aquellas o aquellos que practican (terapeutas) “tengan claro lo que hacen y, al mismo tiempo, estén atentos a lo que ven y lo que sienten”.

LIBERAR LA AGRESIÓN SANA, FUENTE DE VIDA

En el último capítulo de su libro, Ruella Frank narra el caso de Annie, el cual le permite hacer una serie de señalamiento respecto a lo que en su opinión es fundamental en un trabajo terapéutico de largo tiempo.

Es importante saber, aclara, que desde el enfoque somático y del desarrollo, la terapia no se pone en práctica secuencialmente, es decir, de una etapa a otra de los primeros años de la infancia de la persona.

“El terapeuta no empieza con el primer patrón de bebé para desarrollar y continuar aplicando cada uno de los siguientes patrones al cliente”, sino que en el curso de la sesión terapeútica al mismo tiempo que los patrones somático y del desarrollo aportan una comprensión del desarrollo humano abarcan también la fenomenología del presente de la persona.

En su opinión, no es importante que el terapeuta interprete lo que ocurrió en la infancia del cliente para “adecuar” sus comportamientos en un encuadre del desarrollo, al contrario es el cliente quien a partir de su experiencia llega a su propia conclusión.

“Al proporcionar un conocimiento global del desarrollo somático del bebé, el terapeuta crea el experimento más apropiado y el cliente llega a su propia interpretación de la experiencia”, enfatiza.

A partir de su convencimiento de que el resultado de la terapia será producto de la relación exitosa entre el terapeuta y el cliente (alianza terapéutica), como lo explica al final del capítulo 6 de La consciencia inmediata del cuerpo, para Frank el trabajo crucial de cualquier terapia es liberar la agresión sana de la persona, entendida ésta como la fuerza vital de la vida.

Si la terapia tiene éxito, concluye, la persona será libre para vivir una vida espontánea y creativa.

Ya que, considera, “con menos inhibiciones en la fisiología primaria” (patrones de movimiento en su manifestación actual), cada vez más zonas del darse cuenta (consciencia) de la persona podrán ser asimiladas con sus propios recursos (background), lo cual le funcionará como “el apoyo indispensable para el contacto en la relación” con la o el otro.

[email protected]

*Periodista mexicana, facilitadora de grupos, terapeuta con Enfoque Centrado en la Persona y Gestalt, instructora asociada de Tao Curativo (www.taocurativomexico.com).

08/CV/GG

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content