Se triplican las denuncias por violencia familiar en Rosario, Argentina

VIOLENCIA
   Mujeres el 90 por ciento de las denunciantes
Se triplican las denuncias por violencia familiar en Rosario, Argentina
Por: Alberto Furfari
Cimac | Buenos Aires.- 11/05/2005

En los últimos cinco años se triplicó el número de denuncias por violencia en el hogar en Rosario, una ciudad de la provincia de Santa Fe, Argentina, y de acuerdo a un censo efectuado en el ámbito judicial, los tribunales colegiados de familia reciben por día alrededor de seis presentaciones que invocan la ley provincial 11.529 de violencia familiar.

Un informe realizado por el Centro de Atención a la Víctima de Delitos Sexuales (CAVDS) señala que en el 90 por ciento de las intervenciones por maltrato, las damnificadas son mujeres, según la Red Informativa de Mujeres de Argentina.

"Contrariamente a la suposición de que esos hechos ocurren entre personas de bajos recursos, la problemática afecta a todas las clases sociales", destacaron desde la dependencia. En la escala estadística siguen las niñas, los niños y los ancianos, aunque también se reconoce que "las personas discapacitadas" se encuentran en un gran nivel de vulnerabilidad.

De acuerdo a los datos aportados por los Tribunales de Rosario, si se mantiene la tendencia registrada en el primer cuatrimestre, la violencia familiar de 2005 superará a la del año pasado en casi un treinta por ciento.

La consulta incluyó a los nueve jueces de los tribunales, quienes advierten que la resolución de esos casos –en los que de acuerdo a la norma vigente se debe actuar con absoluta premura por razones de seguridad– "han superado a otros hechos como divorcios, separaciones, adopciones, alimentos y filiación".

Desde la vigencia de la ley 11.529 de violencia familiar en Argentina, las presentaciones se incrementaron en forma sostenida y, si se comparan las proyecciones de este año con las estadísticas de 2001, se comprueba un incremento del 147,7 por ciento.

Según registros anteriores, esa tendencia ya se venía observando año a año ya que mientras que en 2000 –el año en que se reglamentó la norma– se registraron solamente 526 presentaciones, el año pasado fueron más de mil 500 denuncias en los tribunales.

LAS MUJERES SON LAS MÁS AFECTADAS

Las organizaciones feministas señalan que "son las mujeres las más afectadas" e, inclusive, desde el Instituto de Género, Derecho y Desarrollo de Rosario se insiste en la necesidad de desagregar los datos entre varones y mujeres, un detalle estadístico no menor que ya puso en vigencia el Centro de Atención a la Víctima de Delitos Sexuales (CAVDS).

"Las actuaciones que efectuamos nosotros coinciden completamente con los parámetros judiciales que indican un aumento de situaciones de violencia", señaló la directora de esa dependencia policial, Mariel Arévalo.

La oficial sostuvo que, de acuerdo con las intervenciones realizadas desde el CAVDS, "se observa que el 90 por ciento de las víctimas son mujeres", tanto en casos de maltrato físico, psicológico o de otro tipo.

En esa línea, la dependencia señala que también se observan situaciones de violencia patrimonial en las que concubinos o esposos administran como propios bienes de sus mujeres o ejercen presión con respecto al dinero que les suministran.

"No es nada extraño encontrar en la dependencia a la esposa de algún reconocido profesional o comerciante que llegó a hacer una denuncia o consulta con un ojo negro", afirmó una fuente policial, en referencia a "un flagelo que involucra a todas las clases sociales".

En muchas de nuestras intervenciones –señaló Arévalo– advertimos como causas de violencia la falta de comunicación, de tolerancia o la falta de cumplimiento de ciertas reglas, a veces relacionadas con cuestiones económicas.

Desde el CAVDS se destacó la necesidad de que "las mujeres tomen conciencia de que son víctimas de violencia", todo un paso que contribuye a lograr una adecuada intervención para mediar, contener y auxiliar desde la Justicia, funciones que cumplen los profesionales de la comisaría.

Para la directora del Instituto de Género, Derecho y Desarrollo de Rosario, Susana Chiarotti, el aumento de denuncias tiene una doble lectura. Por un lado, las mujeres se animan a denunciar a medida que van conociendo cuáles son sus derechos, pero como contrapartida se agudiza la violencia masculina como una reacción al avance femenino, opinó.

Las integrantes de esa organización exigen que se desagregue el sexo en las estadísticas que realiza el Poder Judicial porque aseguran que las mujeres son las mayores damnificadas, aún más que los niños.

Con respecto a las nuevas actitudes de las mujeres frente al reconocimiento de sus derechos, señaló que cuando en el ámbito de una relación de maltrato abandonan posturas de debilidad y buscan alternativas para superar la dominación que las hace víctimas, muchas veces el varón reacciona con más violencia.

2005/MM-AF/SJ