Inicio Sexualidad va más allá de la reproducción

Sexualidad va más allá de la reproducción

Por Mónica Pérez

Todas las personas sin importar edad, situación social o económica, estado civil, religión o cualquier otra condición, somos seres sexuados durante toda la vida. Sin embargo, todavía se cree que la sexualidad tiene que ver sólo con los órganos genitales y con la reproducción.

La sexualidad como una forma de comunicación, está relacionada con lo que sentimos, pensamos y hacemos con nuestro cuerpo. En consecuencia, las relaciones sexuales son parte de nuestra sexualidad y éstas no sólo están encaminadas a la procreación.

De ahí que a lo largo de la historia de la humanidad se buscara la forma de limitar el número de hijos e hijas a través de diversos métodos anticonceptivos y separar así, la sexualidad de las funciones reproductivas.

De acuerdo con diversos documentos sobre la historia de los métodos anticonceptivos, en 1850 a. C, un texto médico egipcio conocido como papiro Petri, ya hablaba de utilizar excremento de cocodrilo como un dispositivo para cerrar el cuello de la matriz y evitar el paso de los espermatozoides.

En 1550 a. C, el papiro Ebers describió un tampón anticonceptivo hecho de hilaza e impregnado con miel y acacia, la cual contiene una sustancia que hasta hoy se considera espermicida. Ya en el siglo 4 a. C, se dice que Aristóteles recomendaba untar la matriz con ungüento de plomo y aceite, pues este filósofo pensaba que se podía servir mejor a la civilización manteniendo una población estacionaria en las ciudades estado de Grecia.

En Grecia y Roma, uno de los métodos aconsejados, basado en la mística de los amuletos, era que la mujer llevara un talismán hecho con las entrañas de una leona, el hígado de un gato o el diente de un niño. Asimismo se recomendaba que cuando el hombre estuviera a punto de eyacular, la mujer contuviera la respiración, se levantara y estornudara.

A lo largo de la historia también se emplearon infusiones preparadas con raíces, hierbas, flores y hojas de árboles; píldoras de mercurio y hasta pócimas con venenos como el arsénico que la mayor parte de las veces causaban la muerte de las mujeres.

En el siglo II el Talamud, libro santo de los judíos, menciona por primera vez algunas sustancias esponjosas que servían para impedir la entrada de los espermatozoides y en 1564 el descubridor de las trompas de Falopio, Gabriel Falopio, diseñó una funda de lino para el pene, la cual se puede considerar una versión del condón moderno aunque se cree que los romanos ya lo conocían.

En 1700 surgieron las primeras tiendas de preservativos, los cuales podían ser de lino o de intestino seco de cordero. Se dice que el nombre de condón proviene de un médico del rey Carlos II de Inglaterra de apellido Condom. En 1780 las esponjas impregnadas de cognac fueron el anticonceptivo más popular en Francia.

En 1880 se inventó el diafragma y se empezaron a producir condones baratos de caucho en grandes cantidades. Posteriormente en Europa y América del Norte se comenzaron a producir los condones del látex proveniente de Asia

En el siglo IV A.C., Hipócrates fue quien descubrió un objeto antecesor de lo que hoy conocemos como dispositivo intrauterino (DIU), ya que evidenció el efecto anticonceptivo derivado de la colocación de un cuerpo extraño en el interior del útero. Diversas versiones del DIU moderno se presentaron a partir de 1928 y en 1967 Zipper diseñó el dispositivo conocido como la T de cobre.

Fue en 1880, cuando un médico de apellido Lungren realizó el primer procedimiento de esterilización definitiva en una mujer después de una operación cesárea. Desde entonces se han presentado más de cien técnicas diferentes de intervenciones quirúrgicas para la esterilización femenina definitiva; mientras que la cirugía para los varones conocida como vasectomía se inicia en 1930.

La primera píldora anticonceptiva fue aprobada en Estados Unidos en 1960, pero las elevadas dosis de hormonas que contenía tuvieron algunos efectos negativos para la mujer, por lo que posteriormente dichas dosis se modificaron y aparecieron nuevas píldoras.

La píldora que nació en los años 60 es muy diferente a la que se consume actualmente, ya que gracias a los avances científicos se han logrado mayores beneficios para la salud femenina.

Actualmente los métodos anticonceptivos se pueden clasificar en orales (píldoras); inyectables; métodos de barrera (diafragma, condón masculino y femenino), los cuales se recomienda utilizar con óvulos, espumas, cremas o jaleas que contienen sustancias para inactivar a los espermatozoides antes de que puedan llevarse a cabo la fecundación.

Asimismo existe el dispositivo intrauterino (DIU), la esterilización definitiva (ligadura de trompas para las mujeres y vasectomía para los varones), los implantes, los métodos naturales (abstinencia periódica o ritmo y coito interrumpido), los cuales representan mayor riesgo de embarazo y de contagio de Infecciones de Transmisión Sexual.

2004/MP/GV

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content