Inicio Simone de Beauvoir, centenaria y eterna

Simone de Beauvoir, centenaria y eterna

Por Gladis Torres Ruiz

No se nace mujer, se llega a serlo
Simone de Beauvoir

México DF, 9 enero 07 (CIMAC).- Un día como hoy, hace un siglo, nació Simone de Beauvoir, icono feminista que a más de dos décadas de su muerte continúa siendo un modelo de mujer libre.

Para festejar el inicio de su vida, en su natal Francia se realiza desde hoy un Coloquio Internacional, estrenarán varios documentales y reeditarán algunos de sus libros y nuevas biografías.

Según información de agencias internacionales, el Coloquio Internacional, organizado por la psicoanalista y escritora Julia Kristeva en la Universidad París-Diderot, forma parte de las celebraciones que especialistas iniciarán a partir de hoy por el centenario de la vida de Simone de Beauvoir.

Francia rinde así homenaje a Beauvoir e intenta recuperar a una de sus exponentes intelectuales más estudiada en el mundo anglosajón y en el norte de Europa. Entre los expertos y biógrafos que analizaran la vida y pensamiento de Beauvoir durante tres jornadas de trabajo destacan Claude Lanzmann, Danièle Sallenave, Deirdre Bari y Hazel Rowely.

CIEN AÑOS DE FEMINISMO

La feminista, escritora y filósofa Simone de Beauvoir dejó un acervo de datos que hoy en día continúa siendo de gran utilidad para los análisis de la condición femenina.

Hasta hoy, el Segundo Sexo (ensayo de cerca de mil páginas) es reconocido como obra fundadora del feminismo, ya que revolucionó los conceptos sobre la condición de las mujeres y posibilitó la presencia y expansión del feminismo en el mundo entero. Su dedicación a la elaboración del texto le significó soledad, pero le permitió desarrollar la teoría sobre la diferencia y la inequidad de las mujeres frente a los varones: su trato como a un segundo sexo.

Simone Lucie Ernestine Marie Bertrand de Beauvoir ingresó a los 21 años de edad a la Sorbona de París para estudiar filosofía. Ahí conoció a Jean Paul Sartre, quien la introdujo en la corriente existencialista y con quien además se unió en una relación amorosa libre, moderna y para muchas personas escandalosa.

Por ser mujer y porque desde muy temprano vio las condiciones en que vivían sus congéneres en todo el mundo, Simone aprovechó su preparación literaria y filosófica para plantear el problema de la condición femenina.

El feminismo no ha llegado al fondo del problema: la opresión a la que el hombre ha sometido a la mujer. Y debe ser liberada ya que no es considerada como ser humano, sino que ha quedado relegada a un segundo plano, ha sido reducida a objeto sexual para satisfacción del hombre, escribió en El segundo sexo.

Pero este libro pudo ser leído por las mujeres de América Latina hasta 1954, cuando la editorial Siglo XX de Argentina editó la obra en español. De esta manera, las lectoras españolas de la era franquista también pudieron leer, aunque clandestinamente, tanto éste libro como Los mandarines, prohibidos por la Iglesia católica de España.

Desde finales de los años veinte del siglo pasado y hasta los primeros de la década de los cuarenta se dedicó a la enseñanza de la Filosofía, con un acento marcadamente feminista y progresista. Su literatura se engloba en el marco del existencialismo, identificándose con los postulados de Sartre.

Su opera prima fue la novela La invitada, con la cual conseguiría tal éxito que no dudó en dejar la enseñanza para centrarse en la literatura, al tiempo que fundó y colaboró con la revista intelectual de izquierda Les Tempes modernes, que dirigía Sartre. En estos años viajó a Estados Unidos, China, recorrió Europa y llegó hasta Cuba.

Simone fue una figura emblemática del feminismo contemporáneo y activista del movimiento feminista francés en la década de los 70. En 1971 firmó el manifiesto de las intelectuales a favor de la despenalización del aborto y en 1972 se reconoció feminista y formó parte del Movimiento para la Liberación de la Mujer.

Algunas de sus obras más importantes son: La invitada (1943), La sangre de los otros (1944), Todos los hombres son mortales (1947), El segundo sexo (1949), su libro clave dentro de su reclamación feminista, Los mandarines (1954), novela con la cual consiguió el Premio Goncourt, las obras autobiográficas Memorias de una joven formal (1958) y La plenitud de la vida (1960).

En 1999 se publicaron sus cartas al escritor Nelson Algren, con quien mantuvo una relación desde 1947, año en que viajó a Estados Unidos, y que completan, junto con su Diario de Estados Unidos y Los Mandarines, una descripción de la relación de Beauvoir-Sartre y del ambiente intelectual de la época.

Simone de Beauvoir murió el 14 abril de 1986, en París. En el siglo XXI, sus obras son una referencia obligada para quienes buscan un mundo más equitativo y justo. El segundo sexo, que se publicó en 1949, se convirtió en texto fundamental del pensamiento feminista.

08/GT/GG/CV

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content