Inicio Sin control de calidad los productos de higiene femenina

Sin control de calidad los productos de higiene femenina

Por Martha Martínez

Las mujeres somos un magnífico negocio para las industrias que fabrican productos de higiene femenina como Johnson & Johnson, Kimberly-Clark y Procter & Gamble, cuyos productos son puestos en el mercado sin ningún control de calidad, ante la falta de un marco legal que regule su comercialización.

Durante el taller “El impacto de la globalización en la salud de las mujeres mexicanas”, Susana Vargas aseguró que los productos de higiene femenina –como toallas femeninas y tampones- no son considerados productos médicos, por lo que pueden salir al mercado sin ninguna regulación.

En México no es requisito legal listar los componentes de las toallas femeninas y los tampones, esto beneficia los intereses económicos de las empresas ya que las pruebas que determinan la calidad de estos productos pueden ser omitidas sin ningún problema, señaló como ejemplo.

Lo anterior, señaló Vargas, es preocupante ya que diversos estudios realizados en Estados Unidos muestran que la dioxina –organicloro que se encuentra presente en los conductos de agua, el aire y el papel-está presente en todas las toallas sanitarias, a pesar de ser un químico potencialmente cancerígeno, tóxico para el sistema inmunológico, además de estar asociado a la endometriosis, la disfuncionalidad de los ovarios y la esterilidad.

Pese a ello, resaltó, la información con la que cuentan las mujeres proviene sobre todo de las compañías que de ninguna manera operan bajo el concepto de beneficio social, sino que manejan ésta de acuerdo a sus intereses económicos.

Vargas subrayó que la falta de regulación a las industrias de productos de higiene femeninos les resulta beneficioso toda vez que de acuerdo a un estudio realizado en Estados Unidos cada mujer utiliza 10 mil tampones y toallas femeninas durante su vida fértil, lo que equivale a un gasto de dos mil 137 dólares.

Ante este panorama, Vargas advirtió que el uso de productos de higiene femenina, sin conocimiento previo de sus componentes, hace millonarias a las empresas a costa de nuestra salud, “por lo que debemos crear un frente común para pugnar por que se legisle en esta materia”.

Asimismo, promover que el trabajo doméstico sea compartido ya que esta transición de los paños o el algodón a las toallas sanitarias o los tampones, se nos vendió como una idea de practicidad que reafirma los estereotipos tradicionales.

       
atención
información producida por cimac, comunicación e información de la mujer
disponible para periodistas y medios de comunicación impresos y electrónicos
por favor citen la fuente

El servicio informativo se realiza gracias al apoyo
brindado por las siguientes instituciones:
John D. and Catherine T. MacArthur Foundation, UNIFEM,
Partner of the Americas, Fundación Heinrich Böll,
GLAMS y The William and Flora Hewlett Foundation.

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más