Inicio Sincretismo de género: tradicionales y modernas a la vez

Sincretismo de género: tradicionales y modernas a la vez

Por Guadalupe Cruz Jaimes

A pesar de la diversidad y especificidades de las mujeres: nacional, etnia, edad, clase, formación educativa y cultural, visiones de vida y del mundo, las mujeres del mundo están caracterizadas por el sincretismo de género que, aunque es doloroso, puede conducir a fortalecer su autoestima.

Para Marcela Lagarde y de los Ríos, feminista mexicana doctora en antropología, “las contemporáneas somos sincréticas porque cada una posee atributos de género tradicionales y modernos de manera simultánea”.

En su manuscrito Claves feministas para la autoestima de las mujeres, Lagarde y de los Ríos considera “El sincretismo es complejo en cuanto al poder de género: cada una es un entreverado de poderes afirmativos y democráticos y de formas tradicionales y modernas de opresión de género”.

Dicho sincretismo “nos hace sentir ciudadanas a medias o de segunda, sin derechos plenos y por las instituciones sociales, el Estado e iglesias y también por otras mujeres”, refiere.

La mayoría de las mujeres están excluidas de todos los niveles elevados y poderosos de liderazgo, gobierno, educación, designadas por el llamado techo de cristal a ocupar puestos medios en los que ejercen toma de decisiones.

El sincretismo impacta la vida cotidiana de las mujeres, las relaciones entre mujeres y hombres y con las instituciones.

La situación de las contemporáneas puede apreciarse con la sobremodernidad, término que se refiere a la doble vida que llevan millones de mujeres en el mundo, llenas de actividades simultáneas, explica Lagarde.

Las contradicciones que surgen a partir del sincretismo, de la parte tradicional y la moderna en las personalidades femeninas “pueden ser dolorosas pero a la vez impulsar a realizar ajustes y cambios para resolver los conflictos de escisión y, al lograrlo, llevan a fortalecer la autoestima”, afirma la especialista en temas de género, desde su visión antropológica.

Sin embargo, más allá de las personalidades, la mayoría de las mujeres tienen baja autoestima, donde prevalecen formas de convivencia, socialización y cultura sexista, así como mecanismos contradictorios y complejos para la elevación de la autoestima.

“La baja autoestima total o parcial es generalizada: se debe vivir a formas concretas de desvalorización, discriminación, precariedad y violencia de género”, asevera la autora.

Tanto en el ámbito público como en el privado, mujeres de diferentes edades y formas de vida sufren en todo el mundo la “jerarquía de género” que hace vivir bajo un sometimiento, servidumbre y discriminación.

“Nombradas y tratadas en un segundo término, el control y la dependencia son las experiencias políticas subjetivas más profundas”, explica Lagarde y de los Ríos.

La baja autoestima, afirma la antropóloga, se debe a la posición política de segundo género, al segundo plano, al cual el sistema patriarcal nos ha relegado, a la violencia de género y a la pérdida de derechos fundamentales.

Para mejorar y fortalecer la autoestima, Marcela Lagarde considera que la voluntad y la reafirmación positiva son insuficientes: “Porque la autoestima es el resultado de una biografía ubicada en la historia, porque mejora o languidece al mejorar o empeorar las condiciones de vida y al avanzar en el desarrollo”.

Por ello, para “la política feminista es fundamental considerar la autoestima como resultado de un proceso social y político acotado por las relaciones entre poder y autoidentidad, entre poder y condiciones de vida”, concluye Marcela Lagarde.

08/GCJ/GG/CV

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content