Inicio Soberanía alimentaria, en el centro del debate

Soberanía alimentaria, en el centro del debate

Por Soledad Jarquín Edgar

Los diversos planteamientos de los países en materia de desarrollo agrícola tienen un camino común: hacer entender a la Organización Mundial de Comercio (OMC) que se busca un desarrollo sustentable, justo y equitativo, coincidieron ministros, expertos y dirigentes campesinos.

Con la pregunta “¿Quién alimentará al mundo?” concluyó la noche de este jueves el tercer día de trabajos del Foro Böll, que reunió a expertos de India, España y Filipinas, así como a un dirigente campesino y dos ministros, quienes aseguraron que es necesario que la agricultura quede fuera de la OMC.

Cada país puede producir los alimentos que necesita, y de ello depende la paz mundial, señalaron.

Moderada por la directora ejecutiva de la Fundación Heinrich Böll (FHB), Bárbara Unmüssig, uno de los puntos recurrentes fue el tema de los subsidios a los agricultores; se planteó que el comercio agrícola en el mundo es inequitativo y provoca desplazamiento, hambre y muerte.

La también ministra alemana de Protección al Consumidor, Alimentación y Agricultura, indicó que podría haber reducción en los subsidios, de entre un 10 y un 20 por ciento, a carne y lácteos en la Unión Europea (UE), pero los productores alemanes podrían recibir incentivos a través de “la caja verde” por cuidados ambientales, aunque aclaró que “las revoluciones nunca las han hecho los ministros”.

En tanto el ministro de Agricultura, Ganadería y Abastecimiento de Brasil, Roberto Rodríguez, apuntó que la globalidad ha producido un crecimiento de la exclusión social de los que menos tienen y la concentración de la riqueza en unos cuantos, misma que calificó como una amenaza a la paz mundial.

Coincidió en que el subsidio “doméstico” a los campesinos de los países ricos representa una competencia inequitativa con los países pobres. En ese sentido, dijo que han implementado el Plan Plus 20 que busca eliminar los subsidios a la exportación de productos, reducción de apoyo interno y acceso al mercado sin los condicionamientos de la OMC.

Fue la doctora Vandana Shiva, fundadora del Movimiento de Mujeres Diversas por la Diversidad de la India, quien puso el dedo en el renglón y señaló que además de sufrir los países pobres por las importaciones de productos alimenticios baratos, lo cierto es que no sabemos lo que estamos consumiendo.

“Se trata de una cena de negros entre los países”, en la que ellos parecen vendernos productos baratos, y pidió a las potencias que cuando vendan comida “sea realmente comida” y coincidió con la ministra Alemana en que la otra potencia del comercio son los consumidores.

Arze Glipo, directora de la Fundación para el Desarrollo Integral de Filipinas, también demandó detener el comercio libre de productos alimenticios que está afectando gravemente la agricultura de su país y de las naciones pobres, pero lo más grave es que pone en riesgo la seguridad alimentaria.

Dijo que en su país miles de mujeres y hombres han sido desplazados de los campos, principalmente los productores de arroz, que se está importando de Europa, modificando las estructuras sociales pues provoca migración, trabajo infantil y prostitución, además de afectar el medio amiente.

ALIMENTOS, UN DERECHO, NO UN PRODUCTO

Rafael Alegría, uno de los más importantes líderes de la Vía Campesina, reiteró que la alimentación es un derecho de los pueblos y no un producto que las trasnacionales puedan vender y ser adquirido por las bolsas de valores del mundo.

Los alimentos, añadió, es la vida de las personas y por ello no deben entrar al comercio ni al mercado de competencia, por eso queremos lanzar a la OMC fuera de la agricultura. Fue entonces cuando un grupo de campesinos de diversas naciones corearon “todos somos Lee, todos somos Lee”.

Después reviró hacia los ministros de Brasil y Alemania. Al sudamericano le cuestionó que pida más liberalización como lo hacen Estados Unidos y la Unión Europea. A la funcionaria alemana le dijo que no era entendible la alianza de la UE con Estados Unidos, “la alianza deben hacerla con los países del Tercer Mundo”.

El dirigente de la Coordinadora de Organizaciones Campesinas de Honduras entregó al ministro brasileño una carta para solicitarle su intervención contra la persecución que el gobierno de aquel país está realizando en contra de un grupo de campesinos, lo que “no es posible en un país democrático”.

El investigador de OXFAM Internacional España, Gonzalo Fanjul, criticó la estructura perversa de la OMC que permite que países ricos invadan los mercados de los países pobres; existe competencia desleal y se premia a quienes más producen y más afectan a otros países, puntualizó.

En la reunión se plantearon los casos de importación de leche holandesa a la India, país que hasta hace unos años era considerado el mayor productor de leche en el mundo; la introducción de arroz a Filipinas; la exportación masiva de azúcar por parte de Brasil, y la introducción de maíz de Estados Unidos a México, entre otros.

2003/SJE/GMT

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más