Inicio Sobre derechos humanos, persisten intereses económicos

Sobre derechos humanos, persisten intereses económicos

Por la Redacción

Los desalojos violentos de campesinos, el asesinato de mujeres, la violencia, la impunidad y las violaciones a los derechos humanos, son parte del panorama que sobre este país muestra el informe 2005 de Amnistía Internacional, presentado en Londres, Inglaterra.

El documento abarca 149 países y destaca las violaciones a los derechos humanos cometidas a lo largo del año pasado; “los intereses económicos, la hipocresía política y la discriminación siguieron alimentando las llamas del conflicto en todo el mundo”, señala en uno de sus apartados.

En el espacio dedicado a Guatemala, Amnistía destaca casos de violación a los derechos humanos, como el registro de 527 mujeres asesinadas, muchas de ellas violadas y mutiladas antes de morir.

Durante el 2004 se aplicó de manera generalizada una política gubernamental no oficial de desalojos forzosos para resolver largas disputas sobre la propiedad de las tierras; según los informes se ejecutaron 31 expulsiones de campesinos, señaló la entidad Internacional.

Amnistía agregó que muchas de esas acciones fueron violentas y contravinieron normas internacionales sobre el uso de la fuerza, así como directrices sobre las prácticas de los desalojos.

Las amenazas e intimidaciones dirigidas en contra de activistas, defensores de los derechos humanos, operadores de justicia y periodistas, son otros de los temas que Amnistía destacó, al considerar que esos ataques eran ordenados o perpetrados aparentemente por grupos semioficiales, que actuaban con el aval de miembros de las fuerzas de seguridad.

En el tema de la impunidad, según la entidad, hubo pequeños progresos en el procedimiento de casos de genocidio o crímenes contra la humanidad perpetrados en el pasado, entre ellos la confirmación de la sentencia en contra del militar Juan Valencia Osorio, por haber ordenado el asesinato de la antropóloga Myrna Mack.

De acuerdo con Amnistía Internacional, los gobiernos no están cumpliendo con su promesa de establecer un orden mundial basado en los derechos humanos, sino que siguen una nueva y peligrosa agenda.

El informe destaca que en Darfur, el gobierno sudanés provocó una catástrofe de derechos humanos y la comunidad internacional hizo muy poco para abordar la crisis; en Haití se permitió ocupar de nuevo posiciones de poder a individuos responsables de graves violaciones, mientras que en el oeste de la República Democrática del Congo no hubo una respuesta efectiva a la violación sistemática de mujeres, niñas y niños.

Afganistán se precipitó en una espiral de desorden e inestabilidad; en Irak la violencia fue endémica en el 2004; en ese periodo se conoció que soldados rusos torturaron, violaron y agredieron a mujeres chechenas con impunidad, mientras que el gobierno de Zimbabue manipuló la escasez de alimentos con fines políticos, señala el informe de AI.

2005/SJ

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más