Inicio Sobreviven cuatro de cada 10 nacidos con malformaciones genéticas

Sobreviven cuatro de cada 10 nacidos con malformaciones genéticas

Por Sonia del Valle

Cerca de 10 mil defunciones de recién nacidos y fetales al año se registran por malformaciones congénitas, anencefalia y anomalías similares, mientras que el porcentaje de menores que llegan al mundo con algún grado de deficiencia genética o malformación congénita es menor al cuatro por ciento.

Así lo afirmó la genetista Patricia Grether González, vicepresidenta de la Sociedad Iberoamericana de Diagnóstico Prenatal para América del Norte, quien abundó que en el país cada año se realizan 200 diagnósticos prenatales para determinar si el producto tiene malformaciones congénitas o genéticas graves.

A pesar de que la ciencia médica ha avanzado sorprendentemente en el mundo y en México, dijo, lo que permite que en la actualidad se pueda realizar un estudio prenatal y determinar padecimientos como la insuficiencia hepática, defectos en el tubo neuronal, displasias óseas, entre otras.

Sin embargo, indicó que el número de casos que se presentan de mujeres con diagnósticos prenatales adversos es muy bajo, y paradójicamente son tres mil los tipos de enfermedades genéticas.

Sin embargo, señaló que de cada 100 embarazos, tres tienen un diagnóstico prenatal que requiere que la pareja o la mujer tome la decisión de interrumpir el embarazo o continuar con él.

En conferencia de prensa, convocada por el Grupo de Información en Reproducción Elegida (GIRE), la especialista precisó que el fallo de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) al resolver la constitucionalidad del aborto eugenésico es trascendente y protege a las mujeres que quieren interrumpir un embarazo en estas circunstancias.

Al mismo tiempo, precisó, las y los médicos también podrán, sin que se les penalice por ello, realizar los abortos porque anteriormente “nadie quería tomar la responsabilidad por ello.

Y ejemplificó: “hace algunos años en el Instituto Nacional de Perinatología (Inper) todos los médicos estuvimos de acuerdo que una paciente requería urgentemente que se le interrumpiera el embarazo de ocho semanas de gestación, pero nadie dijo ¡yo!”.

La madre en esa ocasión, tomó la decisión –ante la falta de médicos que pudieran practicarle el aborto– de trasladar por avión a su hija hacia Estados Unidos, a pesar de que estaba inconsciente y ahí le practicaron el aborto.

La paciente había perdido mucha sangre, ello le provocó al feto la falta de oxígeno, “y en esos casos sabemos y está comprobado que el producto nacerá con quistes en el cerebro, los cuales se detectan hasta el momento de nacer, pero que irremediablemente llevan a la muerte del recién nacido.”

Sabiendo lo anterior, abundó, era preciso interrumpir el embarazo, no sólo por la inviabilidad del producto, sino porque la paciente requería de intervenciones quirúrgicas que se complicaban si el embarazo seguía su curso.

Dijo que el 98 por ciento de las personas que se enfrentan a este tipo de decisiones, una vez que saben qué tipo de alteraciones congénitas tiene el feto, y ante las repercusiones que ello conlleva, optan por el aborto.

       
atención
información producida por cimac, comunicación e información de la mujer
disponible para periodistas y medios de comunicación impresos y electrónicos
por favor citen la fuente

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content