Inicio » Stella Chiweshe, la música como instrumento de liberación

Stella Chiweshe, la música como instrumento de liberación

Por Redaccion

Stella Chiweshe Rambasai es ejemplo de cómo una mujer tocando un instrumento típico pudo contribuir a la independencia de su país, y tras alcanzarla, alentar el reconocimiento de las mujeres en la sociedad para situarlas en plano de igualdad con el hombre, informa la Agencia Informativa Latinoamericana (Prensa Latina).

Chiweshe nació a finales de los 40, en la localidad de Mhondoro, Zimbabwe, cuando esta nación del África Suroriental estaba bajo el dominio colonial de Gran Bretaña, que había instalado en Rhodesia (nombre antiguo del país) una minoría blanca, la cual actuaba como poder represor.

Aprendió a tocar mbira –un instrumento muy peculiar del grupo étnico shona de Zimbabwe– en 1964, cuando era muy raro ver a una mujer interpretar música tradicional, pues constituía una actividad predominantemente de hombres.

Eran los años en que el pueblo Zimbabwe libraba una enconada lucha por deshacerse del yugo colonial impuesto por Gran Bretaña. Las autoridades rhodesianas perseguían a los que tocaban mbira, que en la óptica colonial transmitía energía para la liberación.

Esta disposición obligaba a que los instrumentos se mantuvieran ocultos y solamente se tocaba en actos o ceremonias prohibidas, donde se entonaba la música espiritual tradicional. Los violadores de la norma eran juzgados y castigados con la prisión.

En esas circunstancias, la joven Chiweshe fue reconocida secretamente como una destacada intérprete. Después de tocar toda la noche en los actos prohibidos, volvía por el día a la lucha por la supervivencia como una mujer joven dentro de un ambiente colonial.

El 18 de abril de l980, Zimbabwe obtuvo su independencia. Casi un siglo había transcurrido desde que el aventurero inglés Cecil Rhodes formó en 1889 la British South African Company para explotar las riquezas de la zona y convertirla en protectorado. En su honor fue denominado Rhodesia.

NUEVA VIDA

Para Chiweshe, como para todo el pueblo, la liberación abría una etapa de esperanzas y realizaciones. Su arte podría florecer libre de ataduras y temores, le daría prestigio personal, también a la nación, y sería punto de referencia y orgullo para las mujeres.

En 1981 se unió a la Compañía de Ballet Nacional. Y con actuaciones en capitales de Europa y América contribuiría a que se conociera la cultura no sólo de su pueblo sino de África, cuyos valores autóctonos son muchas veces distorsionados.

En la compañía danzaria actuaría como intérprete del mbira y bailarina. Muy pronto se convertiría en una de las artistas más originales de la escena contemporánea africana, usando la música popular para demostrar la profundidad y energía de la tradición espiritual de Zimbabwe.

Desde 1983 ha lanzado internacionalmente siete álbumes y se la ha
calificado embajadora cultural de su país. Un experto destaca la
singularidad de Chiweshe y afirma que es renovadora del mbira: en sus manos el instrumento tiene el gusto de un xilófono, y conjuntamente los sonidos de la guitarra y el tambor.

Ambuya Chinyakare (la abuela de la música tradicional) como también se la conoce, ha tenido éxito en la fusión del mbira con la guitarra y la marimba, para proyectarla internacionalmente, pero sin perder las raíces tradicionales.

LA OTRA CHIWESHE

En su trayectoria, también está afincado el papel que debe desempeñar la mujer en la sociedad, y destaca especialmente su preocupación por las y los jóvenes.

Stella transita en dos direcciones, afirma uno de sus críticos. Al realizarse con el mbira, ella viaja a través del mundo de sus antepasados, preservando sus tradiciones, movida por los sonidos dinámicos del instrumento.

Pero también recorre las calles de Harare, la capital zimbabwense, e invita a la generación más joven, hombre o mujer, a sentir orgullo de su cultura, a que la influencia de los ritmos occidentales no desdibuje o aparte los tradicionales.

Con una hermosa imagen describe el papel de la mujer: Soñaba que debido a la violencia y desastres que están ocurriendo en el mundo, el suelo y la energía de la tierra comenzaban a hundirse de tristeza. Entonces venía un coro de voces femeninas tan hermoso, que la tierra dejaba de aplastarse, concluye la Agencia Informativa Latinoamericana (Prensa Latina).

08/GG/CV

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más

A %d blogueros les gusta esto: