Inicio Subrepresentación femenina en el cine español

Subrepresentación femenina en el cine español

Por la Redacción

La Asociación de Mujeres Cineastas y de Medios Audiovisuales (CIMA) publicó su informe “La presencia de las mujeres en el sector cinematográfico”, correspondiente a 2015.
 
Entre sus conclusiones destaca que la reproducción de los roles de género en el cine ha crecido en los recientes 10 años: hay 7 por ciento más de trabajadoras en vestuario, maquillaje y peluquería (82 por ciento), y se ha elevado en 11 puntos porcentuales el número de empleados en sonido y efectos especiales (92 por ciento).
 
En cuanto a la llamada “segregación vertical”, el estudio demuestra el difícil acceso para las mujeres a los grupos directivos.
 
El trabajo, realizado por la especialista Sara Cuenca, se presentó en la tercera edición del CIMA Mentoring. Con base en sus resultados, es absolutamente necesario hablar sobre la representatividad de las mujeres en el mundo del cine, ya que la estructura laboral que lo conforma está ampliamente masculinizada.
 
La investigación busca conocer con exactitud el papel que ocupan las mujeres en la industria cinematográfica a través de los siguientes parámetros: analizar la representatividad femenina en los puestos de mayor responsabilidad, y el reconocimiento público a los trabajos en los que ellas han ocupado los cargos de directora y/o guionista.
 
La muestra del estudio son 143 largometrajes, por lo que no es un análisis sobre todas las películas estrenadas en el año, pero sí sobre la mayoría de ellas.
 
En las producciones participaron mil 876 personas, encabezando las especialidades de mayor responsabilidad, de las cuales 493 son mujeres y mil 383 son hombres. Es decir, ellas representan 26 por ciento de los puestos más importantes, frente a 74 por ciento que ocupan los hombres.
 
Los cargos con mayor feminización son maquillaje y peluquería, y diseño de vestuario, alcanzando 75 y 92 por ciento, respectivamente.
 
El resto de porcentajes los encontraríamos por debajo de la mitad, lo que muestra que sólo dos de las 12 categorías superan esa marca porcentual.
 
Con una media de 44 por ciento de mujeres está el puesto de dirección artística, y con 43 por ciento el de dirección de producción. Al descender los porcentajes encontramos los puestos de montaje (25 por ciento); producción y producción ejecutiva (24 por ciento); dirección (19 por ciento); guión (12 por ciento), o efectos especiales (11 por ciento).
 
En el caso de la animación, se analizaron cinco películas. La presencia de las mujeres en este género es reducida, pese a que el número de largometrajes de animación también lo sea. Los resultados develan que en este género la presencia femenina es de 8 por ciento respecto del total; es decir, sólo seis de los 72 cargos destinados a la elaboración de películas de animación fueron ocupados por mujeres.
 
En definitiva, ellas se ven afectadas tanto por la segregación laboral “horizontal” como “vertical”. La “segregación vertical” se refleja en la dificultad de acceso a los grupos directivos. La “segregación horizontal” se manifiesta de manera acentuada en la alta representatividad de las mujeres en los cargos relativos a maquillaje, peluquería y diseño de vestuario, mientras que ellos tienen los cargos técnicos, como sonido o efectos especiales.
 
Por otra parte y pese a que el porcentaje de representatividad de las mujeres es significativamente menor al de los hombres en las categorías de dirección y guión, el reconocimiento a los trabajos dirigidos y escritos por las mujeres es porcentualmente algo más elevado que el reconocimiento atribuido a los hombres en las mismas categorías.
 
Como explica la autora del estudio, “sólo cabe continuar y desarrollar medidas que apoyen los valores de igualdad entre los sexos, como el acceso de las mujeres a la diversidad de funciones necesarias en la creación fílmica en su más alta categoría”.
 
Las medidas, acciones y cambios que acontezcan en la estructura laboral del ámbito cultural adquieren especial importancia por ser este sector un agente activo de transmisión cultural. Si la estructura en la que se sustenta el mundo del cine es ampliamente masculinizada, podría pasar que se perpetúen valores que no ayudan a terminar con el sexismo y la visión androcéntrica.
 
Por una parte, no se recogen ni atienden necesidades y el discurso de más de la mitad de la población; por otro, no favorece el cambio de valores ni pautas culturales.
 
Es por ello que CIMA trabaja por cambios a favor de la igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres. Igualdad de oportunidades centradas en favorecer el acceso de las mujeres profesionales del mundo del cine y el audiovisual a puestos directivos y de responsabilidad.
 
CIMA pone especial énfasis en que haya más personajes femeninos protagonistas en los productos audiovisuales, y defiende que éstas representen modelos de mujeres activas, responsables y cuya actuación no quede supeditada al papel de los hombres protagonistas, así como la no complacencia ante la violencia machista.
 
16/RED/RMB

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content