Inicio » Suenan las alarmas

Suenan las alarmas

Por Cecilia Lavalle*
trabajo15cesarmartinezlopez

Las alarmas se han prendido. Las consecuencias son predecibles. El iceberg está a la vista. Pero en mi país no veo a quienes gobiernan tomar las decisiones adecuadas para salvar el barco del naufragio.
 
Pensaba en el Titanic conforme leía el informe que recién difundió la Organización Internacional del Trabajo (OIT), titulado “Trabajo decente y juventud en América Latina. Políticas para la acción”.
 
Resulta que América Latina (AL) y el Caribe se califica como “el continente joven”, ya que 7 de cada 10 personas tienen menos de 40 años. ¡Un lujo comparado con Europa! Por ejemplo.
 
Resulta también que contamos con la generación de jóvenes más preparada que haya existido en la historia.
 
Total, es un Titanic extraordinario. Pero las políticas económicas han dejado enfrente un iceberg enorme. El mercado laboral es tan limitado que ofrece desempleo o, en el mejor de los casos, trabajos mal pagados, autoempleo o la informalidad.
 
En 2013, según el informe de la OIT, en AL y el Caribe contábamos con 108 millones de jóvenes entre 15 y 24 años de edad, y buena parte ya está en problemas.
 
Del total de personas desempleadas, 40 por ciento son jóvenes. Hay 7.8 millones de personas jóvenes desempleadas. Y de las empleadas, más de la mitad (55.6 por ciento) trabaja en la informalidad, y sólo 4 de cada 10 cotizan a un seguro de salud y a un sistema de pensiones.
 
Por si fuera poco, todo indica que la pobreza pasará a la siguiente generación, a pesar de que jóvenes de muchas familias pobres hayan concluido estudios universitarios.
 
La tasa de desempleo para jóvenes que pertenecen a familias pobres es de 25.5 por ciento; mientras que es de 8.5 por ciento para jóvenes que pertenecen a familias con los mayores recursos.
 
Asimismo, jóvenes del quintil más bajo tienen 77 por ciento más posibilidades de caer en la informalidad en comparación con jóvenes que pertenecen a familias con más recursos, quienes tienen 41 por ciento de posibilidades.
 
Pero no es todo. El informe precisa que en este contexto adverso a las mujeres les va peor a que a los hombres.
 
Las jóvenes en la región presentan altos niveles de educación, pero tienen menos posibilidades de empleo formal y ganan menos que los hombres.
 
La tasa de desempleo para las jóvenes a nivel regional alcanzó 17.7 por ciento, comparado con 11.4 por ciento en el caso de los jóvenes.
 
Además, 20 por ciento de las jóvenes se ocupan de tareas domésticas en comparación con sólo 2 por ciento de los jóvenes.
 
De hecho, las tareas domésticas y de cuidado que históricamente se han asignado a las mujeres sólo por nacer con este sexo, implican para las jóvenes limitaciones en las perspectivas para obtener un empleo formal o mejor pagado.
 
Todas estas brechas, que son reflejo y origen de la desigualdad en nuestra región, son brutales porque evidencian que no se parte del mismo piso, que no es verdad que todo dependa del esfuerzo personal. Ni entre mujeres y hombres, ni entre personas ricas y pobres.
 
En este escenario es previsible la frustración, decepción, enojo social y conflictos de gobernabilidad.
 
La emergencia está a la vista. Y es evidente que se requieren acciones inmediatas. ¿Usted ve a nuestros gobernantes tomando decisiones para prevenir el desastre?
 
Puede consultar el informe en: http://www.ilo.org/wcmsp5/groups/public/—americas/—ro-lima/documents/publication/wcms_235577.pdf.
 
Apreciaría sus comentarios: cecilialavalle@hotmail.com.
 
*Periodista y feminista en Quintana Roo, México, e integrante de la Red Internacional de Periodistas con Visión de Género.
 
14/CLU/RMB

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más