Inicio Tejedoras guatemaltecas, 10 años de lucha por sus derechos

Tejedoras guatemaltecas, 10 años de lucha por sus derechos

Por Argelia Villegas López

Las mujeres guatemaltecas miran hacia el futuro como el “kabawil re ixoquib” que en lengua maya significa “pájaro de la doble mirada”.

“Avanzamos como el kabawil: sin dejar a un lado el pasado y visualizando el futuro, desde el tejido social femenino seguimos reconstruyendo un país que estuvo diez años en guerra”, declaró en entrevista a AmecoPress, Claudia Méndez, representante de la Asociación Mujeres Tejedoras de Desarrollo (Amuted).

Y en este reciente cambio de gobierno “permanecemos a la expectativa pues muchas de las promesas lanzadas en campaña no se están cumpliendo”, agregó Claudia en su reciente visita a España, a donde vino para reforzar vínculos y generar redes con organizaciones que buscan objetivos comunes.

“Amuted surgió de un movimiento político tras el que fue electo en Quetzaltenango el primer alcalde indígena de la ciudad. Su esposa reunió a las mujeres del lugar y las organizó, no sólo a nivel institucional, pues ella tuvo la visión de realizar un trabajo conjunto para enfocarse a la población femenina del ámbito rural.

Durante dos periodos no se logró avanzar con todo el trabajo dirigido a mujeres, por lo que se fundó esta asociación dirigida por un comité femenino municipal, explicó Méndez, mujer indígena originaria de Quetzaltenango durante el Encuentro-charla organizado por la Organización ACSUR, Las Segovias.

Bajo el eslogan “rompiendo barreras” Amuted lleva trabajando diez años por el desarrollo y posicionamiento de la población femenina indígena en diversos espacios, y capacitando liderezas indígenas que construyan una ciudadanía que permita a las mujeres incidir política y socialmente desde espacios públicos.

— ¿Qué se ha logrado estos diez años desde AMUTED?, preguntamos.

— Hemos logrado –expuso Claudia– la participación de mujeres indígenas en espacios donde antes ni siquiera podían acceder. Para empoderar a la población indígena femenina realizamos una segmentación dentro de las mujeres liderezas comunitarias, liderezas señoras, y liderezas potenciales señoritas. Es la misma temática pero abordada desde una diferente metodología, pues no es lo mismo trabajar con mujeres que han vivido o viven violencia, que con mujeres muy jóvenes que inician su trabajo enfocado al ámbito de género”.

Desde Amuted se capacita de diversas formas a la población femenina, se capacita desde varios ámbitos para que sean ellas las autoras de su propio desarrollo. Entre sus logros más destacados es el producir desde Quetzaltenango un programa televisivo que es el primero a nivel nacional dirigido por mujeres indígenas, explica.

Trabajamos en grupos vocacionales productivos, bordado a máquina, tejido a palito, formamos en grupos de base a mujeres, se tienen dos talleres en las comunidades, en el cual se trabaja autoestima, género, reconocimiento del cuerpo, detalla Claudia. También tenemos el proyecto de escuela de promotoras para la participación ciudadana de mujeres, que durante cuatro años hemos trabajado enfocadas en cómo las mujeres pueden construir su ciudadanía para ejercer sus derechos. Aquí se capacita a 120 promotoras que durante un año reciben enseñanza sociopolítica.

— ¿De qué forma las mujeres ponen en práctica sus aprendizajes?

— Se realizan prácticas en sus comunidades, que se dividen en cinco municipios de Quetzaltenango, y dentro de sus prácticas están las jornadas de documentación. Ellas impulsan todo lo que son la entrega de documentos a mujeres, que durante años han vivido bajo la sombra de los hombres, pues sólo a través de estar casadas podrían acceder a ser propietarias de tierras que en origen era de ellas, pero sólo con el matrimonio las podían exigir como suyas.

“Desde el ámbito educativo se las busca nivelar para que acaben la primaria, y algunas ya inician su universidad. Este diploma que las acredita como promotoras, tienen el aval de la Universidad de San Carlos de Guatemala. Es una manera en el cual se le reconoce su trabajo.

— En Guatemala existe un asesinato permanente hacia las mujeres, una constante amenaza dirigida hacia el gran tejido asociativo que ha conquistado la población femenina. Desde Amuted, ¿cómo se vela por los derechos humanos de ellas?

— Hay un observatorio de derechos humanos de la mujer, que se llama: “Kabawil re ixoquib” en lengua maya significa: pájaro de doble mirada. El kabawil va viendo al futuro sin perder de vista el pasado, las mujeres guatemaltecas avanzamos así.

“Este observatorio lo coordinamos con más redes de mujeres que trabajan en Guatemala, nosotras les damos todo el acompañamiento a las señoras que llegan a la asociación con casos de violencia. En este reciente cambio de gobierno las mujeres no estamos representadas a nivel político, no era lo que esperábamos, pues el presidente Álvaro Colon impulsaba la presencia de población femenina en su campaña, pero no es así, en la realidad vemos que el tema de la mujer se ha ido rezagando y desvinculando a las y los indígenas de la participación directa para reconstruir nuestro país luego de diez años de guerra.

“Nuca hemos recibido apoyo por parte del gobierno, y el mismo sistema nos ha impedido a nosotras participar, las organizaciones nos hemos dado cuenta de cómo nos impide participar nuestra realidad, si muchas veces las mujeres indígenas no tenemos ni para comer, cómo vamos a participar en política.

“Las prioridades se van desviando, estamos en expectativa para ver qué propuestas irá planteando el gobierno para tomar en consideración a la población femenina, y claro que desde el movimiento asociativa las mujeres velaremos para presionar y exigir que se cumplan las promesas hechas en campaña.”

— ¿Qué tipo de apoyos da Amuted para acercar a las mujeres indígenas a las nuevas tecnologías?

— Lo hacemos desde algo que llamamos “el telecentro” en el cual acercamos a las mujeres a las nuevas tecnologías de la información y trabajamos para que las utilicen de forma continua en sus vidas. Es todo un reto, no es fácil, pero queremos que sepan lo básico para que las nuevas tecnologías sean utilizadas por ellas como una base y no como un fin de su trabajo.

— ¿Qué mensaje deseas dejar ahora que has venido a España, qué es importante decir desde aquí para Amuted?

— Creo que al estar aquí mi mensaje se inclinaría a favor de reforzar redes y valorar el trabajo que realizan mujeres en todo el mundo, uno de mis objetivos al venir aquí es contactarme con mis compañeras españolas, y con el tejido de asociaciones que aquí trabaja por objetivos comunes, también debemos saber que no estamos solas en esta lucha, porque nuestro trabajo ya es una lucha, en el momento en que nos damos a conocer podemos también ir buscando aliadas y aliados.

“Para Guatemala es importante que todos sepan que las mujeres indígenas vamos dando pasos, vamos avanzando Es bueno saber que en cualquier parte del mundo estamos unidas, que tenemos que luchar por objetivos comunes, y seguir esas brechas”, concluye Claudia, quien lleva tres años trabajando en el movimiento de mujeres, fue impulsada por su madre a participar en el trabajo en redes de mujeres y declara que al haber sido víctima directa de violencia familiar entiende la problemática directamente.

08/AVL/GG

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content