Inicio Temen las indígenas de Chiapas ser atendidas por médicos

Temen las indígenas de Chiapas ser atendidas por médicos

Por Valeria Valencia Salinas

En los municipios chiapanecos de Amatán, Chalchihuitán y Venustiano Carranza, las mujeres se “mueren de parto”, las clínicas, cuando las hay, sólo están de adorno porque nunca hay medicamentos y falta personal médico, en otros casos, las embarazadas se mueren en el camino en busca de un hospital.

Estos son los testimonios de mujeres indígenas que habitan en las regiones chol y tsotsil, experiencias vividas de cerca sobre mujeres que mueren por dar vida. Son los datos no registrados por la Secretaría de Salud porque las mujeres mueren en sus comunidades, en el camino de terracería, en silencio.

Así nos cuenta Luvia Hernández Castellano, quien desempaña trabajo pastoral dentro de la Coordinadora Diocesana de Mujeres. Ella participó en un reciente sobre el Plan Puebla Panamá y el Area de Libre Comercio de las Américas, celebrado hace dos semanas en la localidad de San Cristóbal de las Casas.

Las indígenas también nos platicaron sus vivencias. Una joven llamada Nazaria, oriunda de Chalchihuitán y otra mujer de ese mismo municipio, quien pidió el anonimato y a la que llamaremos Juana, además de Margarita, de Venustiano Carranza.

Entrevistada, Luvia comenta que en las comunidades de su municipio chol, Amatán, ubicado en la zona norte de la entidad, “no hay atención médica, las clínicas están como adorno porque no hay medicinas y el personal no responde a las necesidades de la gente”. Además, apunta “te cobran cinco pesos la consulta y sólo te dan la receta para que la vayas a comprar”.

Sin embargo, la situación se complica cuando se trata de mujeres embarazadas porque sólo reciben atención como condición para recibir el programa asistencialista del gobierno federal Oportunidades y la consulta, dice, es muy superficial.

-¿Muertes por parto? Si, hay muchas, porque no hay doctores y las parteras hacen lo que pueden pero hay veces que las tienen que trasladar a Tabasco – Amatán colinda con ese estado- pero como las clínicas no tienen ambulancias se tiene que solicitar al DIF –ahora IDH- y por esa tardanza muchas no alcanzan a llegar, asegura Luvia.

Por su lado Juana, del municipio Chalchihuitán ubicado en la zona Altos, cuenta también de otras “muchas”. Por ejemplo, ella sabe de dos mujeres que murieron después del parto en la comunidad Tzononil y platica con preocupación que en ese lugar “se está dando la tuberculosis pero en las clínicas sólo hay medicinas por tres días”.

“Nos dan un mismo medicamento para todo tipo de enfermedades y cuando se hacen análisis se tardan meses en dar los resultados”, cuenta. Otra de sus preocupaciones es respecto a la planificación familiar pues aún se practica la introducción del DIU de manera forzada a cambio, también, de recibir Oportunidades.

Ambas muertes que nos platica sucedieron momentos después del parto y ocurrieron en sus casas, “ellas prefieren tenerlo en su casa con una partera y no ir a la clínica donde no se sabe si la atenderán”, dice.

Nazaria, quien tiene más experiencia que edad, nos platica que en su comunidad, Emiliano Zapata, de ese mismo municipio, hay sólo una clínica en la que únicamente tienen “pastillas para diarrea, si dices que te duelen los ovarios te responden: planifícate”.

También ahí se repite la historia de obligarlas a “ligarse” como le sucedió a una mujer de 18 años, y de igual forma sólo reciben atención a través del programa gubernamental mencionado cuya consulta consiste en medirlas y preguntarles qué les duele.

“En julio del año pasado una mujer en pleno embarazo, empezó a sangrar, no la atendió nadie, su esposo no la quiso llevar a la clínica, él siempre la maltrató, y la dejó morir”.

En Zapata sólo hay una partera, y la cabecera municipal queda a una hora caminando. Cuando se requiere atención especial la misma partera se le lleva a San Cristóbal que queda a dos horas de Chalchihuitán en carro, precisa Nazaria.

Los casos de mujeres que dan a luz solas porque el esposo no permite que alguien los atiende son recurrentes, por ejemplo, en el municipio de Venustiano Carranza, donde los hombres no permiten que sus mujeres sean atendidas ni siquiera por las parteras, lo que causa todavía más muertes.

2003/VVS/MEL

       
atención
información producida por cimac, comunicación e información de la mujer
disponible para periodistas y medios de comunicación impresos y electrónicos
por favor citen la fuente

El servicio informativo se realiza gracias al apoyo
brindado por las siguientes instituciones:
John D. and Catherine T. MacArthur Foundation, UNIFEM,
Partners of the Americas, Fundación Heinrich Böll,
GLAMS y The William and Flora Hewlett Foundation.

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más