Inicio Terapias psicocorporales, toma de conciencia y visión de integralidad de “tu yo soy corporal”

Terapias psicocorporales, toma de conciencia y visión de integralidad de “tu yo soy corporal”

Por Carolina Velásquez

El ejercicio y el deporte no te garantizan necesariamente una buena coordinación y relajación, para conseguirlo es importante que busques otras alternativas.

Para saber si tu “yo soy corporal” se encuentra bien integrado, es recomendable que revises otros aspectos: agilidad, coordinación, fuerza, equilibrio y flexibilidad. Una opción para saberlo o desarrollar cualquiera de ellas es a través de una terapia psicocorporal.

La lista es amplia, la mayoría requiere de un instructor o terapeuta especializado, entre sus principales características están: ayudar a tomar conciencia de quien eres desde el cuerpo –postura, forma de caminar, tensiones, expresión– y su visión de integralidad, pues desde esta perspectiva no es posible aislar completamente una parte del cuerpo y trabajarla sin afectar a las demás.

“Cuando hagas algún ejercicio comprueba cómo afecta a todo el cuerpo: todas las extremidades y órganos están vinculados y son interdependientes. Por ello, una tensión excesiva o una mala postura realizando un ejercicio en una zona del cuerpo, inevitablemente se reflejará en las otras”, señala Alix Kirsta (Superar el estrés. Cómo relajarse y vivir positivamente, 1986).

Rolfing, Alexander, Feldenkrais, Bioenergética, Pilates, son algunas de las terapias pcicocorporales más conocidas. Cada una tiene su particularidad, algunas con sistemas completos, otras únicamente aplican técnicas que mediante la observación, manipulaciones, ejercicios y/o movimientos buscan reestructurar, estirar y reforzar el cuerpo.

Fernando Ortiz, terapeuta psicorporal alumno de los pioneros en esta rama en México, las define como: “Cualquier tipo de psicoterapia que utilice sistemáticamente el movimiento, la respiración, la postura o el contacto físico, en el contexto de una relación profesional, con el fin de propiciar la expresión de emociones, la ampliación de la conciencia, alivio al sufrimiento, mayor capacidad de sentir placer y en general crecimiento y desarrollo personal” (La relación cuerpo-mente. Pasado, presente y futuro de la psicoterapia corporal, 1999)

La imagen es uno de los problemas de la terapia psicocorporal, en opinión de este autor, pues se les asocia con prácticas poco éticas, doctrinas esotéricas, falta de fundamentos teóricos y de una metodología. Aún cuando su auge se debe al Movimiento del Potencial Humano que surgió en los Estados Unidos en los 60 y principios de los 70, cada una de ellas tiene su propia historia, sobre esto hablaremos en la próxima entrega.

06/CV/LR

*Periodista mexicana
[email protected]

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content