Inicio » Tlaxcala: trabajadoras sexuales, adheridas a La Otra Campaña

Tlaxcala: trabajadoras sexuales, adheridas a La Otra Campaña

Laboran en una casa pequeña, desgastada por el tiempo, pero estrictamente limpia y cuya renta pagan ellas mismas. No tiene un número que la identifique del resto de las viviendas, excepto por el gran portón rojo afuera y, adentro, la fotografía del subcomandante Marcos, enmarcada y colgada de una pared de la casa.

Cuando se entra al lugar, ubicado en Apizaco, Tlaxcala, se ingresa a una zona restringida para la prensa y donde domina el silencio, tan profundo como el silencio que se apodera de ellas cuando algún extraño busca conocer su vida.

No son prostitutas, ni sexoservidoras, aclaran, son trabajadoras sexuales independientes de la ciudad de Apizaco y, ante la foto del subcomandante Marcos, se muestran orgullosas de estar adheridas a La Otra Compaña.

Desde entonces, dicen, “saben que tienen derechos”, aún cuando sean discriminadas y muchas veces enfrenten la violencia “pero es el único trabajo que les da la remuneración suficiente para mantener a su familia”, dicen.

Pasan alrededor de siete horas en la casa, son cerca de 10 mujeres, todas ellas jóvenes. Promueven entre sus clientes el uso del condón y, si se rehúsan a usarlo, simplemente no trabajan con él. Se defienden unas a otras y no es exceso de precaución: ya anteriormente han sido objeto de abuso por parte de la autoridad tlaxcaltense.

En entrevista con Cimacnoticias, Luz Rivera, del Colectivo Mujeres en Pro de sus Derechos y del Consejo Nacional Urbano y Campesino (CNUC), explica que el local donde actualmente trabajan las mujeres adheridas a La Otra Campaña fue clausurado porque no pagaban impuestos: “si quieren que paguen impuestos, tiene que ser reconocido su trabajo, porque pagan impuestos a quienes se les se les reconoce el trabajo”.

La detención y el cierre de los dos lugares –pues hay otro grupo de trabajadoras sexuales en Apizaco también adherido a La Otra Campaña– ocurrió de manera brutal y arbitraria, dice Rivera Martínez.

“Fueron detenidas, desnudadas en vía pública, les tomaron un video adentro de la cárcel de cómo las estaban tratando los policías, les quitaron su dinero”, relata.

Fue entonces cuando las mujeres se acercaron a la CNUC, y ante los hechos, la organización metió quejas a la Comisión Estatal de Derechos Humanos y entablaron un diálogo con la presidencia municipal, donde, según Rivera Martínez, el principal argumento de las autoridades es “la buena imagen, las buenas costumbres y la buena moral”.

“No sé cuál será su tablero donde miden la buenas costumbres, la buena moral y la decencia de un pueblo con un presidente (el petista Reyes Ruiz Peña) que te puede desnudar en vía pública, te puede golpear y te puede sacar dinero”, denuncia.

Y aunque ambos lugares se abrieron posteriormente, Ruiz Peña nunca entregó los videos grabados cuando fueron detenidas, algo que habían pedido las mismas trabajadoras sexuales, agrega Rivera Martínez.

Las autoridades referían que los vecinos se quejaban de las trabajadoras, dice Rivera, lo que Reyes Ruiz interpreta como un rechazo de la sociedad hacia ellas. “Pero la gente debe tener claro que es un trabajo y que no se hace por gusto sino por necesidad pues se da en condiciones económicas difíciles”.

La CNUC comenzó a dialogar con las trabajadoras, con el fin de resistir “la ofensiva de la presidencia municipal”, fue entonces cuando las trabajadoras decidieron adherirse a La Otra Campaña e invitaron al subcomandante Marcos a visitar una de las dos casas, cuenta Rivera Martínez.

La visita del “Sub”, continúa, “marcó un camino diferente no solamente para ellas, sino para las y los trabajadores sexuales en Apizaco, pues las organizaciones no se acercaban al trabajo sexual porque estaban en otra lógica. Después empezó a verse como algo natural y algo normal defenderlas, fundamentalmente para el colectivo de mujeres de la CNUC”.

PROYECTO “PRIORITARIO”

De acuerdo con Luz Rivera, el colectivo de Mujeres de la CNUC se ha mantenido en el apoyo a las trabajadoras en contra de la zona de tolerancia que Reyes Ruiz pretende imponer en Apizaco y el cual es una inversión privada que será construida en 17 mil metros cuadrados, según el propio presidente municipal.

Reyes Ruiz ha señalado que el proyecto de la zona de tolerancia “está listo y será una zona recreativa para adultos que busca brindar servicio a todas las clases sociales y que hasta dispondrá de una zona VIP”.

La zona de tolerancia, dice Luz Rivera, ha sido enmarcada por el presidente municipal como un proyecto prioritario pues ha dicho, y lo va a hacer, que piensa cerrar su administración en 2008 con la zona de tolerancia en Apizaco.

Para Rivera Martínez, y las trabajadoras sexuales, la zona de tolerancia es “totalmente inadecuada” ya que, apunta, implica la protección del lenocinio, la trata de personas, la explotación y la segregación.

Además, explica, en el marco de las zonas de tolerancia se da la explotación no sólo de mujeres y hombres trabajadores sexuales adultos, sino también de las y los niños. Hay drogas, alcohol, y homicidios, por lo que el rechazo a la zona de tolerancia es fundamentalmente por eso.

Pero al negarnos a la zona de tolerancia, comenzó una situación de hostigamiento por parte del presidente municipal en Apizaco, señaló.

“Los policías hablaban con los clientes, les decían que era delito entrar a ver a esas mujeres, que muchas estaban contagiadas y les quitaban su dinero. Además estaban los señalamientos por parte del presidente municipal y su amenaza de poner la zona de tolerancia.

“Entonces llegó gente, no podemos decir con toda certeza que de la AFI, pero llegó gente con chalecos de la AFI para decirles a ellas que le tenían que bajar, que era muy difícil que las putas se organizaran. Sin embargo, ha permeado mucho la solidaridad de la gente que ha trabajado más tiempo organizándose dentro de La Otra Campaña y que son muchos colectivos”.

Y aunque el hostigamiento por parte de la policía ha cesado, dice, éste continúa cuando el presidente municipal sigue planteando que tiene interés de seguir invitando a los inversionistas del ramo, “que son los lenones”, así como tener una zona así para explotar a las mujeres, contando con la vigilancia del estado para esto, asegura.

07/HVR/GG

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más

A %d blogueros les gusta esto: