Inicio » Trabajadoras domésticas: analfabetas, pobres y sin derechos

Trabajadoras domésticas: analfabetas, pobres y sin derechos

Por Carlos Erandi Rodríguez

Al presentar en esta ciudad, el programa federal Tu casa, Mi empleo, la presidenta del Instituto Nacional de las Mujeres (Inmujeres) Patricia Espinosa Torres dijo que a través de éste, las empleadas del hogar podrán concluir sus estudios básicos.

En el marco del Día Internacional de la Empleada del Hogar, la presidenta del Inmujeres estableció que las trabajadoras domésticas son de las más desprotegidas debido a los pocos beneficios con los que cuentan.

En este sentido refirió que según datos de la Encuesta Nacional de Empleo, en el país existen casi dos millones de personas que realizan algún trabajo de tipo doméstico, de las cuales, el 88 por ciento son mujeres.

En la Plaza Melchor Ocampo, la funcionaria federal, indicó que una quinta parte de las mujeres empleadas en el servicio doméstico son menores de 20 años, y poco más de la tercera parte son casadas. Una quinta parte son jefas de hogar; 40.7 por ciento de ellas gana menos de un salario mínimo, y el 44 por ciento recibe ingresos de uno a dos salarios.

En coordinación con el Instituto Nacional de Educación para los Adultos (INEA), el programa Tu Casa, Mi empleo, pretende que todas aquellas empleadas domésticas que no cuentan con estudios básicos, reciban apoyo para culminar la instrucción primaria y secundaria.

Existe un 52 por ciento de personas adultas que padecen rezago educativo, recalcó el director general del INEA, Ramón de la Peña Manrique.

Las acciones y proyectos van encaminados a generar opciones que permitan proteger a los sectores vulnerables, entre los cuales están también las analfabetas o personas que no completaron su educación básica por problemas económicos.

El reconocimiento, capacitación y desarrollo de las trabajadoras del hogar o domésticas, también debe llevar al cumplimiento de sus obligaciones fiscales, en la medida de que mejore su situación económica, aseguró Ramón de la Peña.

Y continuó: no se puede hablar de un México competitivo y en desarrollo, pues para las mujeres que desempeñan un trabajo doméstico remunerado o no, sigue haciendo falta equidad en sus derechos y obligaciones.

De acuerdo con las autoridades civiles y públicas, la fuerza laboral femenina representa alrededor del 35 por ciento de la población y, de ellas, una tercera parte carece de las prestaciones legales y laborales que les concede el reconocimiento de su aportación económica al producto interno bruto (PIB) nacional.

Por su parte, aunque el presidente municipal de Morelia, Fausto Vallejo Figueroa, reconoció la importancia de los programas sociales emprendidos por el gobierno federal, recomendó que también es necesario que dichos programas reciban mayores recursos y se vinculen más estrechamente con los gobiernos estatales y municipales.

Es en éstos últimos, donde se pulsan de manera más directa las demandas y las necesidades de la población, sobre todo, entre los sectores con mayores carencias, existen pocos recursos y altos costos de administración, dijo.

Fausto Vallejo consideró a las trabajadoras domésticas como uno de los sectores que hoy demandan particular atención, siendo importante que se dé a conocer oficialmente el proyecto Tu Casa, mi Empleo, e hizo hincapié en que, en la medida que el trabajo de las empleadas domésticas sea cada vez más calificado, será mayormente valorado y reconocido socialmente.

04/CER/BJ

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más