Inicio Trabajo doméstico, una forma de explotación laboral infantil

Trabajo doméstico, una forma de explotación laboral infantil

Por Mónica Pérez

El trabajo doméstico infantil y adolescente es considerado una forma de explotación laboral hacia las personas menores de 18 años. Este trabajo, realizado por niñas, niños y adolescentes, principalmente por mujeres, se desarrolla en el espacio privado de los hogares.

Según la Organización Internacional del Trabajo (OIT) este tipo de actividad es un fenómeno cada vez más recurrente en todo el mundo y abarca al menos a 10 millones de niños y niñas, quienes son víctimas de diferentes formas de explotación, abusos, riesgos para su salud y violencia.

La misma fuente señala que 91 por ciento de quienes realizan trabajo doméstico infantil y juvenil en terceros hogares son niñas y mujeres adolescentes.

De acuerdo con el análisis titulado Una mirada de género al trabajo infantil doméstico, realizado por el Programa Internacional para la Eliminación del Trabajo Infantil (IPEC) de la OIT, el trabajo infantil y adolescente doméstico está oculto, pero muy difundido, especialmente entre las niñas.

Estas niñas constituyen una de las poblaciones más difíciles de proteger, ya que hacen el trabajo en casas particulares y su labor generalmente no se considera trabajo sino una extensión de las obligaciones que tienen en sus hogares, por lo que suele identificárseles como niñas de casa, sirvientas o criadas; términos utilizados para no reconocer las tareas que desarrollan y justificar las condiciones de explotación.

Esto ha permitido que las niñas y adolescentes que participan en esta práctica a menudo sean consideradas invisibles por cuanto están dispersas, escondidas, ignoradas y sus tareas no suponen trabajo.

El análisis de Montserrat Sagot, catedrática de la Escuela de Antropología y Sociología de la Universidad de Costa Rica, indica que a pesar de que las causas del trabajo infantil doméstico son diversas, hay una relación directa con la pobreza, lo que ha llevado a legitimar la incorporación de las niñas a muy corta edad en el trabajo doméstico en hogares de terceros, es decir, en hogares que no son los suyos.

De acuerdo con la catedrática, para hablar del trabajo doméstico que realizan las niñas y las adolescentes, hay que partir de un hecho indiscutible: independientemente de las variaciones históricas y culturales, en ninguna sociedad del mundo la condición general de niñas y adolescentes es igual o superior a la de los varones de sus mismos grupos de edad.

Su estudio explica que la invisibilidad del trabajo doméstico que realizan es un claro indicador de la desigualdad de género y de la devaluación social de todas las tareas consideradas como femeninas.

Hay también una relación significativa entre la socialización de las niñas, la discriminación de género y la incorporación temprana al trabajo doméstico. El trabajo doméstico, impuesto como un destino inevitable, refleja la idea de que las niñas nacen sólo para ser madres y esposas.

Este trabajo es entendido por sus familias, por los empleadores, y por ellas mismas como la actividad natural de las mujeres. Poco reconocidas como ciudadanas con derechos, las mujeres desde niñas son tratadas como objetos, como un cuerpo para ser usado por otros, ya sea como servidoras domésticas, cuidadoras o trabajos sexuales.

Por todo lo anterior, explica la experta, el trabajo doméstico, principalmente el realizado en hogares de terceros, empieza a ser entendido de manera creciente como la forma por excelencia del trabajo forzado.

Estudios recientes han identificado ocho tipos de riesgo potenciales en el trabajo doméstico: largas horas de trabajo, trabajo físico pesado, abuso físico o emocional, abuso sexual, deficientes condiciones de vida, salarios bajos o en especie, falta de oportunidades educativas y falta de beneficio para el desarrollo emocional y social.

Asimismo, investigaciones realizadas en diferentes países del mundo, indican que ignorar las asimetrías genéricas en relación con el trabajo infantil doméstico significa ignorar a las niñas y reforzar la invisibilidad y la devaluación de su trabajo

2005/MP/SJ

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content