Inicio Urge marco legal que garantice derechos humanos de infantes

Urge marco legal que garantice derechos humanos de infantes

Por la Redacción

México carece de un marco legal que garantice los derechos humanos de la infancia, ya que un importante número de niñas y niños siguen siendo presa fácil de la explotación sexual, reconoció el presidente de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), José Luis Soberanes Fernández.

Al inaugurar el Seminario Internacional La Infancia en Situación de Explotación: La Negación de sus Derecho, donde estuvo presente la presidenta de la Fundación Vamos México, Marta Sahagún; la representante regional para México y Panamá del Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), Yoriko Yasukawa y la delegada regional adjunta del Comité Internacional de la Cruz Roja para México, Centroamérica, Haití y el Caribe Hispanohablante, Ariane Tombet, el ombudsman reconoció que aún falta un largo camino para que las garantías individuales de los infantes se hagan realidad.

En este contexto señaló que a pesar de que esta tendencia es mundial, nuestro país no escapa a las indignantes y trasgresoras prácticas de abuso y explotación.

Por ello, consideró necesario promover a nivel internacional el respeto a los derechos de la infancia en los ámbitos familiar, escolar, comunitario y estatal, poniendo especial énfasis en la erradicación de cualquier práctica de explotación.

Soberanes Fernández indicó que un indicio de esperanza puede ser el surgimiento de un movimiento a favor de los derechos de los niños y las niñas, en donde éstos sean escuchados y considerados en la toma de decisiones, tratados con respecto y en donde el derecho a liberarse de la negligencia, el abuso e indiferencia de los adultos sea un derecho incondicionalmente respetado en todo el mundo.

En este contexto, el ombudsman destacó que a nivel mundial se estima que 20 millones de infantes han tenido que abandonar sus hogares por causa de conflictos armados y violaciones a sus garantías individuales y viven como refugiados en otros países o han sido desplazados internamente dentro de su propia frontera.

“Se calcula que hay más de 300 niñas y niños soldados que participan en 30 conflictos armados en el mundo. Aunque sólo se dispone de cifras aproximadas, existen al menos en el mundo 250 infantes cuya edad oscila entre los cinco y los 14 años que se ganan la vida trabajando, en tanto que más de 100 millones de infantes realizan alguna actividad laboral consideradas como las peores formas de trabajo infantil”.

El ombudsman nacional resaltó que tan sólo en Asia, durante los últimos 30 años, 30 millones de mujeres, niñas y niños han sido sometidos a la explotación sexual. Y México “no escapa a estas indignantes y trasgresoras prácticas de abuso y explotación”.

Ello, demuestra que el respeto, la vigencia y la promoción de los derechos de la infancia hasta ahora no se ha traducido en una realidad social, debido a que todavía no existe una conciencia clara de violaciones a la integridad física y mental que sufre la infancia y menos aún de sus altos costos sociales.

Resaltó que este negro panorama exige tomar medidas jurídicas y sociales necesarias para garantizar mejore condiciones de vida para la infancia. Por ello, agregó, la CNDH está satisfecha de las continuar la estrecha cooperación con el Comité Internacional de la Cruz Roja; la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR); el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia y la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

En su intervención, Ariane Tombet Caushaj, delegada regional adjunta del Comité Internacional de la Cruz Roja para México, Centroamérica , Hití y el Caribe Hispanohablante, comentó que la situación de guerra que vive la infancia los hace vulnerables, debido a que los exponen a ser reclutados por la fuerza por los ejércitos y las guerrillas, lo cual provoca que las armas que se ponen en sus manos sean mortales para sus blancos.

Sostuvo que los infantes que ingresan a las filas de esos grupos guerrilleros no están conscientes del peligro que corren, y provistos de alcohol, drogas y armas hace aun más difícil la tarea de buscar una salida positiva a su desarrollo.

En tanto, Yoriko Yasukawa, representante Regional para México y Panamá del Fondo de Naciones Unidas para la Infancia, edijo que hay un déficit democrático y cultura cívica social para reconocer los derechos de los niños y niñas.

2004/JG/GV

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content