Inicio Uruguay: mujeres de izquierda pugnan por más derechos

Uruguay: mujeres de izquierda pugnan por más derechos

Por Karina Thove
frenteampliomujeres01larepublicadelasmujeres

En las últimas semanas el Frente Amplio (FA) difundió su propuesta programática para un tercer periodo de gobierno (2015-2020), un documento de 150 páginas elaborado por 28 unidades temáticas, que será aprobado en el Sexto Congreso Extraordinario Hugo Cores, a realizarse el 23 y 24 de noviembre próximo.
 
Una de las unidades temáticas se enfoca a los derechos del 52 por ciento de la población uruguaya. La República de las Mujeres conversó con tres de sus integrantes: Andrea Venosa, Jacqueline Chouhy y Susana Kauffman.
 
Actualmente, la Unidad Temática (UT) de los Derechos de las Ciudadanas del FA funciona con una coordinación a cargo de seis mujeres, tres de las cuales son las entrevistadas.
 
Una vez al mes se reúnen en plenaria, los viernes lo hace la coordinación en la sede central del FA (Colonia 1367). Las nuevas tecnologías tienen su lugar en las formas de trabajar y llegar a la mayor cantidad de mujeres posible: tienen “Google group” y en los plenarios se comunican con “las compañeras del interior por Skype”, según reveló Jacqueline Chouhy.
 
A diferencia de las distintas comisiones del FA, donde todos los sectores políticos y las bases tienen su representación, esta UT “está integrada por todas las mujeres que tengan interés en la temática de género desde el punto de vista de los derechos de las mujeres, no importa de qué sector sean, no están mandatadas por sus sectores, vienen a título personal”, explicó Susana Kauffman.
 
“En marzo el FA convocó a trabajar para las bases programáticas. A partir de allí hemos venido trabajando en plenarias, en algunas ocasiones convocamos a académicas, a mujeres que están en el gobierno, para abordar temas específicos y elaborar documentos”, añadió Andrea Venosa.
 
Una decisión que se tomó es que las mujeres no estuvieran solamente trabajando en esta UT sino que “fueran a las distintas unidades programáticas transversalizando el tema de género. Hay  compañeras trabajando en deportes con esta perspectiva, por ejemplo”, relató Kauffman.
 
“A mí me gustaría resaltar que nosotras en esta UT funcionamos antes, durante y después de los congresos programáticos, porque reunimos también todo el trabajo político y tenemos alianzas muy fuertes con las organizaciones civiles”, destacó Chouhy.
 
BALANCES Y DESAFÍOS
 
Algo que juzgaron como muy positivo, cimentado a lo largo de los  dos gobiernos nacionales del FA, es la implementación de  mecanismos de género en todos los organismos del Estado y la  respectiva rendición de cuentas de lo actuado cada 8 de marzo, Día
Internacional de la Mujer.
 
“En la Oficina de Planeamiento y Presupuesto (OPP), que era un lugar donde esto estaba bastante rezagado, se acaba de constituir el mecanismo de género con muchas propuestas”, anunció Chouhy.
 
El reclamo por incluir la mirada de género en el presupuesto nacional y las rendiciones de cuentas está contemplado en el programa. “También se ha avanzado en cómo comunicar incluyendo la perspectiva de género en los llamados del Estado”, agregó Kauffman.
 
En materia laboral ven con muy buenos ojos el actual proyecto de Ley de Licencia Parental, que propone que en los seis meses  posteriores a la licencia maternal, el medio horario puede ser usufructuado tanto por el padre como por la madre (aún no se ha tratado a nivel parlamentario).
 
El punto 3 de la propuesta programática apunta a la “instalación de un sistema integral de respuestas hacia un país libre de violencia de género y generaciones”.
 
Venosa explicó: “Lo que hemos visto es que la ley de violencia doméstica está muy acotada. Necesitamos avanzar más para abarcar los distintos tipos de violencia de género. Hay que romper con esos patrones culturales de dominación o de autoridad que impone el hombre, el ser masculino.
 
“Ha habido casos de mujeres asesinadas que no quedan dentro del encuadre de la violencia doméstica porque no había una relación vincular, afectiva. En los ámbitos laborales se ven situaciones de acoso moral, sexual, además de que muchas veces se ejerce una violencia simbólica sobre las mujeres, al no dejarlas avanzar en los puestos de trabajo de mayor jerarquía”, añadió.
 
IMPULSAR LA PARIDAD
 
La paridad “la tenemos incluida desde el programa de gobierno anterior”, recordó Chouhy y reconoció que “es un tema con muchas resistencias”.
 
“Nosotras queremos llegar a la paridad y queremos exigirle a nuestra fuerza política que haga esfuerzos para que dentro de ella estén representados en igual medida las y los militantes. Si somos 50 y 50 en las bases, entonces que en las cabezas de los diferentes sectores de nuestro partido se refleje eso y que eso también quede planteado a nivel de gabinete”, reclamó Kauffman.
 
“En Uruguay, en cuanto a representación de mujeres en cargos políticos y de poder, estamos muy por debajo de la mayoría de los países de América Latina, lo cual es bastante contradictorio en una nación con buen nivel educativo, buenos índices de alfabetización, una cultura cívica importante”, recalcó Chouhy.
 
“También queremos impulsar un cambio cultural desde nuestra fuerza política, porque si bien el FA con respecto a los otros  partidos está en un escalón más arriba –tenemos un poco más de representatividad femenina– no lo estamos en nuestra interna.
 
“Quienes arman la lista, en los distintos sectores, no son mujeres y te dicen que no hay mujeres capacitadas para liderar, cuando allí hay un capital muy importante que la fuerza política subutiliza para repartir volantes en una feria, etcétera, y no se les da otro lugar”,  añadió Venosa.
 
“A las mujeres en los partidos políticos se les hace muy difícil trabajar y muchas veces no tienen ni reconocimiento ni visibilidad. Después, cuando viene el momento de hacer las listas, hubo toda  una previa en que ya han sido relegadas, entonces hay una situación muy dispareja y un trabajo muy duro por hacer”, advirtió Chouhy.
 
“Nosotras promovemos la formación de las compañeras, las  apoyamos en su trabajo, no importa de qué sector sean”, afirmó
Kauffman, y aseguró que la próxima presidenta del congreso de ediles será la frenteamplista maragata Silvia Cabrera, quien ya fue  saludada y respaldada por la UT. Hay un pedido expreso en el programa de impulsar las cuotas en el tercer nivel de gobierno.
 
Son muy críticas respecto a lo establecido en la Ley de Participación Política, que limita la aplicación del mecanismo de cuotas a una única vez (elecciones nacionales de 2014 y municipales de 2015), para luego evaluarlo y ver si continúa (o no) su aplicación.
 
“No estamos de acuerdo con eso; creemos que el mecanismo debe continuar hasta tanto no se modifique esa realidad”, advirtió Chouhy y Venosa preguntó: “¿Quién va a controlar y hacer esa evaluación? No está claramente establecido en la ley quién lo va a hacer”.
 
EDUCACIÓN LIBRE DE SEXISMO
 
Uno de los temas preocupantes en la educación tiene que ver con la  segregación sexual –similar a lo que sucede en el mercado laboral–  en determinadas áreas de conocimiento.
 
“Esto se ve particularmente en las UTU (Universidad del Trabajo de Uruguay), en las carreras técnicas donde las mujeres tienen la misma capacidad para hacer electrónica, informática, programación, pero van a peluquería, repostería o viceversa, porque los hombres tampoco eligen lo que está feminizado”, apuntó Kauffman.
 
Una educación libre de sexismo “parte de orientar a romper con la reproducción que hace el sistema educativo de las identidades de niñas y niños: el varón como el súper violento que pega, que va contra las otras personas, y la niña dentro de ese estereotipo de princesita sumisa y sensible”, criticó Venosa.
 
“Todos los déficits en temas de género vienen de una cultura patriarcal muy arraigada y difícil de erradicar. En ese sentido, la educación es absolutamente clave, se tiene que empezar desde la primera infancia a no estratificar en roles, a buscar la  complementariedad entre los géneros”, reflexionó Chouhy.
 
“Generar contenidos educativos libres de sexismo y otras formas de discriminación”, es uno de los puntos que se plantea en el rubro de políticas educativas. Si bien se ha trabajado mucho y el país cuenta con educación sexual oficial desde 2008, se entiende que aún falta mucho por hacer.
 
13/KT/RMB

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más

Skip to content